El síndrome del inmigrante


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Vuelos: ¿envolver o no el equipaje? (I)

Cobro de indemnizaciones por retraso de vuelos

Aeropuertos complicados, soluciones más o menos afortunadas

Cuidado con los programas de viajero frecuente para volar gratis

¿Se pueden usar o no aparatos electrónicos en un avión?

Conociendo y evitando el overbooking, o como no quedarse sin el lugar que le corresponde (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Líneas aéreas, viajes en avión y reserva de billetes y pasajes

Viajes y servicios para turistas

Podríamos definir al "síndrome del inmigrante", como a algo que les pasa a muchos que dejan su país, ya sea de forma voluntaria o involuntaria, legal o ilegal, y que hace que muchas veces idolatren o repudien a su tierra, según sea el caso.

La tierra llama, la tierra tira...y por eso el que abandona su tierra, aquella en la que ha nacido o vivido casi toda su vida, evidentemente la añorará, o la recordará, para bien o para mal. Esto es lo que llamamos el síndrome del inmigrante...algo no necesariamente malo, pero que sí lo es cuando no conoce matices, cuando habla desde la radicalidad: "comparado con éste lugar, todo es bueno en mi país...o todo es malo en mi país...".

Normalmente los inmigrantes sufren una afección aguda de éste síndrome en sus primeros meses de estancia en su nueva patria (que para algunos nunca será tal, solo un lugar donde vivir por cuestiones que escapan a sus deseos reales de retorno). Pero en otros casos el síndrome persiste para siempre y se transforma en chovinismo. Es el caso, por ejemplo, de las abuelos de países latinoamericanos que siguen viendo a la distancias a España, Italia, Polonia, Rusia, Alemania, Portugal, etc. como lugares paradisíacos donde las cosas "siempre se hacen bien" y la gente es “honesta y trabajadora”. Si supieran (o quisieran saber) como realmente es Europa en la actualidad...ay ay ay...es preferible que sigan viviendo en su fantasía producto de ese síndrome del inmigrante anquilosado.

Pero este síndrome muchas veces se da a la inversa (antichovinismo): la gente cuando se va puede creer que los políticos, la burocracia, etc. etc. no pueden ser peoresque en su país, que su país de origen es el peor país del mundo... La mayoría de las veces, sin embargo, el tiempo les confirma que lamentablemente (¿lamentablemente?) ningún país es perfecto, y siempre hay uno peor que el nuestro...dependiendo el punto de vista desde el cual se lo mire. Y sobre todo, que los políticos son políticos en todas partes del mundo, diplomacia más o diplomacia menos.

Aquellos que son jóvenes inmigrantes deberían superar este síndrome, que es parte de ese tipo de idealizaciones que no se ajustan en lo más mínimo a la realidad del mundo. Por que ni hay países perfectos, ni un país puede aislarse (y ahora menos que nunca) de la realidad socioeconómica mundial.

A nivel territorial y natural, sin embargo (geográfico, de recursos naturales, de conservación del medio ambiente, etc.) sin duda algunos países (mejor dicho, algunas regiones), son más privilegiadas que otras, esto sí es indudable.

El inmigrante, por tanto, muchas veces no puede más que extrañar su "tierra" (literalmente). Pero hablar sólo bondades o maldades de nuestro país de origen es propio de fanáticos o de chovinistas, es decir, de los fanáticos que ponen por delante una idea de la patria que no concuerda con la realidad del mundo.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com