Viajando como estudiantes de intercambio cultural

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Culturas diferentes

Una objeción a los que objetan

Apuestas, aventura y la vida

La supervivencia del ser humano mediocre

Sobre la lealtad y la navidad

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Productos regionales

Aerolíneas

Viajar y conocer el país en el que se está residiendo como estudiante de intercambio cultural es una de las mejores cosas que se puede hacer.

No solamente es una entretenida y práctica forma de conocer lugares de forma distinta a la de un turista, sino que también constituye una forma de mejorar la propia experiencia del intercambio cultural. En el caso de los estudiantes de intercambio que he tenido en mi propia casa, hemos realizado toda clase de viajes tanto por Argentina como los países limítrofes, incluyendo a Chile, Brasil, Bolivia, Uruguay y Paraguay. Como parte de mi trabajo siempre he realizado viajes y expediciones, y de esta forma hemos podido integrar a muchachos y muchachas que pudieron conocer sitios que incuso si retornan posteriormente y con los años al país, difícilmente podrían visitar.

Los viajes de este tipo se caracterizan por lo general por su bajo presupuesto. Un estudiante de intercambio raramente cuenta con abultadas sumas de dinero con las que manejarse y en mi caso al menos, en prácticamente todos los casos mi familia les ha financiado esas excursiones. Es importante destacar que las familias anfitrionas no están obligadas a hacer este tipo de gastos. Muchas no lo hacen por no tener suficiente dinero - recordemos que la estadía de un estudiante de intercambio es algo bastante costoso - pero de cualquier manera creemos que vale la pena.

Hemos tenido nuestra dosis de fracasos en este sentido, por así decirlo, pero de cualquier forma creemos que tarde o temprano recibiremos aunque sea la verbalización de un poco de gratitud por lo que hemos hecho; en otros textos ya he analizado en detalle las razones por las que es muy importante prestarle atención a la cortesía y a la gratitud, pero la realidad es que alguons estudiantes cortaron totalmente el contacto con todas las personas que conocieron en la Argentina una vez que volvieron a su país natal; nunca escribieron o respondieron una carta o mensaje de correo electrónico.

Un hecho que constituye una pena, una verdadera lástima que traiciona el auténtico sentido del intercambio cultural motivada quizás en algún misterio de la naturaleza humana (temor a las pérdidas, huir de los problemas difíciles de resolver, etc.), en mi opinión, más que nada para ellas mismas pues se han cercenado la posibilidad de conservar amistades, algo más valioso que el oro; pero creo o al menos espero que un día maduren los suficiente como para comprender que nunca es tarde para componer las cosas y saludar de nuevo. Si esto sucede, la experiencia habrá valido la pena.


Gustavo Sakuda, Line Krane y Anne Hogsa en Viilazón, Bolivia.
Gustavo Sakuda, Line Krane y Anne Hogsa en Viilazón, Bolivia.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com