Supervivencia urbana: Saqueos

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Consejos de supervivencia para desastres económicos

Algunas historias de contrabandistas y emprendedores del mercado negro

Todas las historias de aventureros y viajeros

El Mercado Negro

¿Es conveniente desarmar a la población civil?

Una posibilidad que no debe descartarse en el estudio de la supervivencia urbana: los gobiernos pueden tornarse en contra de su propia gente

Apagones y cortes del luz

Trampas defensivas

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

El saqueo es una forma de robo masivo en el que la impunidad se busca y a veces se obtiene en base al predominio de la masa; el que quiera protegerse de un saqueo generalmente deberá recurrir a la violencia, como la evidencia parece indicar.

No vamos a tratar de entender por qué se produce un saqueo; eso es cuestión de los políticos y expertos en seguridad. Nos vamos a enfocar aquí y ahora en tratar de ver el asunto desde el punto de vista del sobreviviente, de quien debe defenderse de un grupo de saqueadores.

En estos mismos momentos, en Argentina, corremos peligro de que se produzcan renovados saqueos y muertes. Hace una semana se inició una ola de saqueos en la provincia de Córdoba, en el centro del país. Luego esos saqueos se extendieron por prácticamente todo el territorio hasta comenzar en la ciudad de Tucumán. Allí se produjeron los episodios de mayor violencia tanto por la modalidad de los saqueadores como por la respuesta de la población civil que, frente a una huelga policial que también abarcó casi la totalidad del territorio nacional, tuvo que hacerse cargo de su propia defensa y la de sus seres queridos, propiedades, amigos y vecinos.


Protección por parte de las autoridades

Frente a una situación de saqueos no espere ninguna clase de ayuda por parte de las autoridades, al menos en el corto plazo; usted deberá defenderse y sobrevivir como pueda frente a una horda dispuesta a todo que aparece a partir de gente de diversas clases sociales pero con poca o nula conciencia social y respeto por los demás (ver ¿Repiqueteo de Isengard?), y lo mejor va a ser, según enseña la experiencia e eventos recientes y otros no tanto, colaborar con sus vecinos para establecer mecanismos de alerta y autodefensa comunes. Quizás esto le parezca una exageración, pero tenga en cuenta que incluso en situaciones relativamente normales, cuando se llama a un servicio de urgencia, la respuesta puede tardar algunos minutos, y eso es todo lo que necesita una horda de saqueadores para acabar con un comercio o con una casa. Frente a situaciones caóticas o a medida que los disturbios o el desorden se tornen comunes, esa respuesta puede tardar mucho más en llegar, e incluso puede no llegar nunca.

Hay varias razones por la que no es aconsejable contar con que las autoridades legalmente constituidas responderán en tiempo y forma, que podemos dividir en tres categorías principales:

No pueden: es muy probable que al producirse saqueos la situación no se localice solamente en un comercio, un supermercado, una calle, etc. sino que se extienda por toda una ciudad, o aún por varias. Algunas situaciones como una conmoción interna, un desastre natural, un apagón, etc. pueden constituir un escenario propicio para los saqueos porque ya de por sí habrán comprometido a las fuerzs de seguridad en otras tareas, teniendo que restar atención a la vigilancia y prevención de los delitos comunes (ver Supervivencia urbana: apagones y cortes del luz). Eso implica que aún con la mejor voluntad, las fuerzas de seguridad se encontrarán al menos por un tiempo en serias dificultades para satisfacer todas las demandas de ayuda que les lleguen porque sencillamente tendrán las manos llenas con toda clase de problemas similares.

No cuente con que las fuerzas de seguridad tendrán medios y personal como para responder con rapidez frente a todo tipo de situaciones. La plantilla de personal de la policía de una ciudad, por cuestiones presupuestarias, no es generalmente más grande que lo que se necesita para mantener un control razonable en tiempos normales. Frente a disturbios generalizados, por lo menos en una primera etapa, se verán totalmente sobrepasados.

Además, la ineficiencia puede que sea ya una característica de los servicios públicos - ya sea brindados por el estado o por organizaciones privadas - en la localidad donde usted vive (ver Se necesitan noventa días para cortar un solo cable) durante tiempos normales, así que en situaciones de emergencia no resultaría razonable esperar un rendimiento mejor. Esta ineficiencia puede abarcar a toda clase de servicios, incluyendo los hospitalarios (ver Sistema de salud ¿pública?), sanitarios (ver No juntan la basura), policiales, provisión de luz y gas, etc.

No saben: los integrantes de las fuerzas de seguridad en prácticamente todos los países generalmente saben de qué manera responder frente a una situación de conmoción que implique saqueos, al menos teóricamente si no cuentan con experiencia práctica. El problema es que las fuerzas de seguridad, al actuar en el marco de la legislación vigente, dependen de funcionarios judiciales y políticos.

En el caso de los funcionarios judiciales, hay que tener en cuenta que sus tiempos no son los mismos que los de la realidad que a usted puede estar afectándole, por lo que si las fuerzas de seguridad requieren de alguna clase de oficio u orden judicial para empezar a actuar, puede que no lleguen a tiempo. Pero es en el caso de los políticos en el que, por temor a perder elecciones o por falta de experiencia y conocimientos es probable que se produzcan problemas de comando y control, se tomen decisiones con lentitud e incluso de manera muy equivocada porque para decirlo de forma cordial, los políticos suelen ser gente bastante ignorante que llegó a donde están por oportunismo pero no por idoneidad.

Puede que incluso algunos políticos piensen que pueden obtener alguna ganancia de la situación - por ejemplo, para desacreditar a algún político opositor -, aún si no la han provocado o aún si tienen conciencia de que deben hacer algo.

No quieren: además del oportunismo que puede tentar a más de un político a obtener beneficios de la situación de conmoción, retrasando la decisión de actuar para reprimir a los saqueadores, por ejemplo, hay ocasiones en las que son las propias autoridades las que fomentan los saqueos, el robo y aún cosas peores.

En Venezuela, en tiempos recientes, el gobierno del Sr. Maduro ordenó literalmente bajar los precios y estimuló a la muchedumbre a que fueran a "comprar" cosas a precios "verdaderos". El resultado fue que muchos locales comerciales fueron arrastrados a la ruina, al quedar obligados a vender mercaderías por debajo del costo y de esa forma, no poder realizar las reposiciones de stocks que luego fueron necesarias.

Otro ejemplo fue el de la kristallnacht organizada por los Nazis en 1938, en Alemania y contra los comerciantes y empresarios judíos como respuesta a un supuesto complot sionista que re resultó en un atentado contra un diplomático alemán.

Posteriormente, los nazis permitían el saqueo de las propiedades de las personas - mayormente judíos - que arrestaban, y ellos mismos implementaron todo u sistema de robo y saqueo a lo largo y ancho de Europa, apoderándose de obras de arte, cuentas bancarias, propiedades, mercaderías, etc. y en muchos países, transcurrida la guerra mundial, los antiguos propietarios fueron doblemente traicionados, pues las autoridades de varios países se negaron a devolver esos bienes o manifiestamente lo tornaron lo más difícil que se podía (ver Robbery and Restitution).

En Ruanda, la guerra civil y el genocidio de los Tutsis también fue promovido por las autoridades. Por lo tanto, no crea que es inconcebible que un gobierno se convierta de esta forma en enemigo de la propia gente (ver ¿Puede ser un estado nacional una organización criminal?), o al menos de parte de los ciudadanos con el objeto de dar pan y circo a terceros.


Cuando el estado es el saqueador

Como hemos visto, no siempre el estado estará de parte de los ciudadanos; hay algunos casos en los que el estado por cuestiones de índole racial, política o religiosa directamente puede ser la entidad u organización que promueve o ejecuta los saqueos.

Si el saqueo se produce con la venia o le visto bueno del estado, cuente con que su información personal - declaración jurada de bienes personales, información domiciliaria, etc. va a ser usada en contra suya: ya lo hicieron los nazis con los judíos y por ejemplo, una de las primeras medidas que tomaron al ocupar Varsovia, en 1939, fue obligar a los judíos polacos a entregar declaraciones juradas de bienes en las que debían especificar qué poseían y dónde, tanto en Polonia como en el extranjero con el obvio objeto de expropiarles esas cosas y de ordenar a terceros que saquearan inmuebles, bancos, etc.

En general, cuando un estado empieza a aumentar los impuestos de un sector en particular bajo pretextos relacionados con que tienen demasiado dinero (ver ¿Los ricos versus los pobres?) y deben repartirlo, esa es la antesala de acciones ulteriores destinadas a destruir a dicha clase social, grupo étnico o socioeconónico (ver El agro versus el estado), y dichas acciones generalmente incluyen el saqueo y la agresión física.

Una de las respuestas habituales de los gobiernos frente a la problemática de los saqueos - que es acompañada por la falta de mercaderías - constituye en el establecimiento de "precios máximos", "precios acordados" o "precios populares" que no son otra cosa que precios controlados por el propio gobierno. Pero la realidad es que los precios no se pueden controlar por decreto, sino que obedecen al funcionamiento de la ley de la oferta y la demanda. Existen evidencias históricas, como el decreto de Diocleciano, en el que se pretendía regular los precios máximos en Roma.

Desde entonces y hasta la fecha, ningún control de precios, en ninguna parte del mundo, pudo funcionar. El control deprecios es sencillamente una alternativa inviable, y que solamente conduce al fomento del mercado negro y pro supuesto, precios mucho más elevados (ver La política económica de Nerona tiene 1700 años de fracasos: Historia del 'Edicto sobre Precios Máximos').

Generalmente, la respuesta de las autoridades frente al fracaso de las políticas de control de precios consiste en profundizar los controles, creyendo que con eso solucionarán el problema. Peo lo único que consiguen es aumentar la falta de mercaderías, aumentar los precios y por consiguiente, incrementar el riesgo de futuros y mayores saqueos.

En otros casos puede tratarse de una política no tan explícita pero que en el fondo busca generar la división y el odio entre los habitantes por diversos motivos. Esto, en algún punto termina por provocar o fomentar la comisión de delitos (ver (in)Justicia para todos! (reforma judicial K Argentina)) y además constituye un pésimo ejemplo para la educación y la convivencia (ver Hechos, discursos y conferencias de Cristina F. de Kirchner).

Hoy en día cualquier agencia impositiva obliga a la gente a hacer lo mismos, supuestamente con el fin de conocer las finanzas de cada uno, evitar el lavado de dinero y otros delitos, etc. pero siendo en el fondo una medida de control copiada del nazismo y que muy fácilmente puede ser utilizada con el fin de robar, saquear y hasta asesinar (ver Su información personal está en peligro). Por su propia seguridad, siempre guarde un as en la manga sin importar lo que puedan decir terceros sobre ello. De hecho, no debe decirle a nadie, no siquiera a su gobierno, acerca de ése as en la manga.

En suma, no crea que necesariamente el gobierno que usted ha votado estará del lado de la ley y el orden, ni que hará lo que corresponda o le convenga a la ciudadanía. Cabe preguntarse si la política realmente le sirve a la sociedad o es un engaño; no nos extenderemos en esta ocasión sobre este tema, pero puede leer los siguientes debates en nuestro foro si le interesa pensar un poco más sobre estos aspectos:


¿Sirve realmente de algo la política a la sociedad?

Crear un Estado en función de la preservación de su ecología

Organizaciones sin jefes: estructuras jerárquicas planas

Sobre teorías conspirativas, libertad y domino de masas

Democracia: estrategias para revoluciones no violentas

¿Llega la democracia verdadera de la mano de internet?

¿Es correcto que un gobierno espíe a los ciudadanos?


También hay un par de artículos que ejemplifican cómo un estado puede actuar fuera de la ley en contra de sus propios ciudadanos:


Los colectivos, orden y terror chavista en Venezuela

El año en que las protestas policiales desataron otra ola de saqueos

Capitanich dijo que Echegaray tendrá que "aclarar" los hechos


Temporada de saqueos

Una vez que el saqueo se instala en una sociedad, puede volver a repetirse. Como delito y de forma aislada, esto aparece como un evento más de tantos que las fuerzas de seguridad deben resolver, pero hay casos en los que los saqueos se convierten ya en una costumbre más peligrosa. En Río de Janeiro y otras ciudades de Brasil, por ejemplo, habitantes de las favelas a veces descienden hacia las playas con el objeto de robar a los turistas. En Argentina, cada vez que arrecia una crísis económica nueva, vuelven a aparecer los saqueos, generalmente fomentados.

A diferencia de otras "temporadas de saqueos" que hemos presenciado, ésta ha adquirido un nivel de violencia que es inusitado, dado que la gente reaccionó de forma casi inmediata frente a los saqueadores. Esto se debió probablemente a la huelga policial sumada al hartazgo de la gente en relación al grado de inseguridad imperante en los últimos años en el país, cosa que es minimizada y negada por el gobierno.

Para comprender un poco de lo que ha sucedido en Tucumán, dejar constancia del contexto y poder ver hasta dónde puede llegar la violencia y por lo tanto, por qué es necesario pensar en protegerse frente a hechos semejantes, recomiendo que lean la información contenida en estos enlaces relacionados con los eventos de estos días:


Saqueos en Córdoba, Catamarca, San Juan, Santa Fe, Argentina.

Saqueos en Córdoba: la crónica desde el lugar de una noche infernal.

Video - Así saquearon un comercio las bandas de motoqueros en Córdoba.

Ante la anarquía, los vecinos salieron a defender Córdoba.

Filmó a sus vecinos en los saqueos de Córdoba: "Vas a la iglesia, dejá de robar".

Seguridad privada frenó saqueo en Carrefour Paraná.

El cartonero que encontró la muerte bajo la persiana de un supermercado.

Tucumán: feroz saqueo en la fábrica de Sancor.

La mentira de los muertos de Tucumán.

En el final de un largo proceso de populismo, pobreza y corrupción, se pretende celebrar la democracia.

¿Cómo salimos de esto?

Desesperación K: Se les escapó la tortuga y ahora quieren explicarlo.

Ola de saqueos.

En Córdoba y Tucumán, el miedo a los saqueos hizo aumentar la venta de armas.

Crece el vacío de poder y se piensa en la cosa juzgada írrita.

Murieron dos trabajadores heridos al defenderse de los saqueos en Entre Ríos.

Proceder ante un saqueo o asalto domiciliario.


Las consecuencias históricas de los saqueos

Estos enlaces brindan alguna información sobre un par de hechos históricos que, salvando distancias, nos permiten ver hasta qué punto se puede llegar cuando un gobierno pierde el control o peor aún, fomenta hechos de violencia de unos contra otros o bien utiliza la violencia de unos contra otros para sus propios propósitos:


The Easter Massacre - The plague has been ravaging the city of Lisbon since January, it was Easter, 1506 and people blamed the Jews for it; some survived hiding in the homes of people who offered help to them or by fleeing the city, but after two days, more than two thousand men, women and children, and even their pets, have been murdered, including João Rodrigues Mascarenhas, the uncle of Maria Andrea Mascarenhas, my 13th great grandmother.

The Mother of All Mistakes - During the last years of the XV century and the first of the XVI, Spain and Portugal expelled the Jews that wouldn't convert to Christianity, losing quite a fraction of the educated, wealthy people of their countries and precluding the advent of the industrial age two centuries later; it wasn't a coincidence that at the same time began the rule of the Inquisition, which lasted until the XIX century and massacred thousands of innocents, censored ideas and persecuted dissidents, people with different religious beliefs and free thinkers.

Józef Skowronek - Józef Skowronek (1884 - 1940) was a very successful banker killed by the soviet NKVD as part of the Katyn - Lvov mass murders.

Robbery and Restitution - Delaying the restitution of properties stolen by the Nazis or Communists results in the perpetuation of a status quo which goes against the respect for private property and freedom that emerged from crimes against humanity; hence, anyone not giving back properties stolen during that period or even thinking that they shouldn't be delivered to their original owners is simply a Nazi or Communist collaborator, even decades after WWII an the fall of communism.

La inconveniencia del uso del factor militar ante un caso de conmoción Interior - Un interesante análisis sobre la necesidad o no de recurrir a las FF.AA. en casos de conmoción interna en la Argentina.

Virtudes y defectos de la población armada - ¿Es bueno que la población esté armada? ¿No sería quitarle a la gente posibilidades de supervivencia el desarmarla? Hay países en los que se prefiere que la gente no cuente con armas de fuego, mientras que otros son bastante permisivos. ¿Qué ventajas proporciona cada una de las alternativas?


La reventa de mercadería y bienes saqueados

Claramente, los saqueos pueden repetirse en cualquier momento, máxime que la relativa impunidad de los perpetradores, por lo menos hasta esta temporada 2013 en la que la población atacada ha reaccionado con suma violencia, hacía que saquear fuera relativamente fácil. Por supuesto, los saqueos también se relacionan con el mercado negro.

La mercadería robada de muchos comercios puede terminar siendo revendida en una especie de mercado negro, generalmente a precios irrisorios. Hay que recordarle a la gente que tomar parte de semejantes transacciones a sabiendas implica complicidad con los saqueadores.

A no ser que el saqueo se convierta en algo habitual y prácticamente cotidiano, el mercado negro resultante de los intentos de reventa de la mercadería robada por lo general no pasará de ser momentáneo y durará hasta que los saqueadores logren vender lo robado, o las fuerzas de seguridad e incluso los propios dueños verdaderos logren desbaratar esas transacciones.

Desde luego, hay excepciones y cabe destacar que todavía hay familias y personas que reclaman bienes saqueados durante la segunda guerra mundial, sobre todo en el caso de obras de arte y algunas propiedades de especial valor (ver Robbery and Restitution). Esto es solamente posible en el caso de bienes saqueados que son fácilmente identificables y cuya existencia y títulos de propiedan han sido documentados y registrados de forma segura de antemano. Para el caso de mercadería común, o la clase de bienes que generalmente posee una persona promedio, tales reclamos de largo plazo no son posibles y por lo tanto, lo que no se recupera con rapidez tras un saqueo bien puede darse por perdido.

Durante y después de los saqueos de esta temporada hubo varios cientos de arrestos de personas que intentaron vender mercadería robada a través de Internet, generalmente Facebook, dada la facilidad que ofrece ese medio para colocar información en línea, en contraposición a otros métodos que requieren de más conocimientos, como la creación de sitios web con dominio propio. Lo notable en estos saqueos fue que en varias ocasiones, los saqueadores y revendedores de esos bienes robados eran vecinos o conocidos de las víctimas.

De este tipo de acciones no surgirá por lo general un mercado negro estable, dado que las características del entorno y las formas de comercialización no son similares a las que se pueden presentar cuando surge una verdadera necesidad de contar con algo que está prohibido o resulta difícil de adquirir. Es decir, el mercado negro producto de los saqueos es bien diferente de aquel en el que por ejemplo, se comercializa pan en una región en la que hay hambre, o armas, cuando existe una fuerte demanda de ellas frente a dificultades o la imposibilidad de obtenerlas por vía legal.


La adquisición de armamento y sus efectos

La autodefensa es uno de los instintos básicos de cualquier persona por lo que frente al peligro de un saqueo y la inacción de las autoridades, la gente empieza a armarse, o al menos a considerar dicha opción. Al tornarse crónicos los saqueos, surge el apremio de los propietarios por defender sus bienes y como consecuencia de ello, un fuerte incremento en la demanda de armas y medios de seguridad activos.

La necesidad de armarse por parte de los sobrevivientes y defensores, ya sea vista desde el miedo o la irracionalidad, así como desde el punto de vista meramente objetivo, implica siempre la adquisición de armas de fuego, cosa que a veces no se puede hacer por cuestiones legales, de dinero o de inmediatez: en la Argentina el trámite para la obtención de una licencia para poseer armas de fuego requiere de unos dos meses de burocracia.

También se adquieren alarmas, linternas, sensores de diversos tipos, gas irritante o lacrimógeno, armas de aire o gas comprimido, etc. pero el uso de tales elementos generalmente es percibido como de menor relevancia o capacidad defensiva que las armas de fuego, por lo que la preferencia del público se volcará hacia estas últimas.

Por el contrario, adquirir en el mercado negro un arma como un fusil M-4 o un AK-47 ingresados por contrabando desde Bolivia o Paraguay, no requiere de muchos trámites que digamos y cuesta menos dinero. Es ilegal, por supuesto, pero si una persona necesita defender hoy mismo, puede que no le preste atención a la ley. Es importante detenerse en este punto porque actuar en contra de la ley puede tener consecuencias graves, pero frente a una situación de peligro, o de percepción de peligro por parte de una persona puede llevarle a desconocer o dejar de lado la legalidad. O sea, si alguien piensa que tiene que armarse para defenderse pero la ley no lo permite, se va a armar diga lo que diga un papel escrito.

A esto hay que agregar que la adquisición de este tipo de armas es siempre mucho más económica que la reposición de un stock completo de mercadería saqueada o la refacción de un local comercial dañado o destruido, por lo cual, frente a situaciones de violencia, la compra de armas de alto poder destructivo se convierte en una necesidad más, en un ítem adicional del mobiliario y los equipos que debe poseer todo comerciante. Es decir, esto fomenta el crecimiento de un importante arsenal en manos de los ciudadanos comunes. Dicho arsenal va a incluir tarde o temprano armamento de uso prohibido para las personas comunes, porque si el caos o la sensación de desprotección se prolongan en el tiempo, la gente va a pensar más en procurarse elementos que le sirvan para defenderse y no en los "detalles" de una ley que perciben que no les sirve para nada.

Tarde o temprano y por obra y gracia del mercado negro de armas, elementos tales como armas automáticas, granadas de mano, etc. empezarán a caer en manos civiles que en muchos casos no tendrán la capacitación necesaria ni para utilizarlas ni para mantenerlas almacenadas, lo cual constituye un peligro incluso mucho después de que el caos reinante desaparezca. No se puede culpar a la gente por intentar defenderse cuando el estado se ausenta o peor aún, cuando se coloca en situación de enemigo, pero la realidad es que la proliferación de armamento adquirido a través del mercado negro puede convertirse en un problema grave.

Sin embargo eso tiene, dentro de todo, un par de aspectos positivos: en primer lugar el efecto disuasorio sobre los delincuentes, y en segundo lugar, la imposibilidad para cualquier gobierno de instalar un sistema dictatorial encubierto como ha ocurrido en Venezuela. Si la gente está armada, tanto los criminales como los políticos - notable similitud entre ambos - lo pensarán dos veces antes de atacar la propiedad privada.

Por supuesto, en situaciones de supervivencia como estas hay que considerar la aparición de armamento de circunstancia. Las armas improvisadas empezarán siendo rudimentarias al principio, pero con el paso del tiempo y a medida que la gente gana experiencia en ese tipo de cosas - generalmente con la asistencia de alguien que ya conoce del tema, como algún vecino que puede ser un militar retirado, un ex policía, etc. - las armas y trampas obtendrán un mayor grado de sofisticación y efectividad (ver STEN: El arma apestosa).

El efecto de las armas improvisadas no es menor: durante la ocupación norteamericana en Irak, el mayor número de bajas que sufrieron las tropas de EE.UU. Fueron causadas por lo que ellos llamaban IEDs ("Improvised Explosive Devices") que son esencialmente bombas y minas caseras.

En casos extremos hasta pueden desarrollarse industrias clandestinas con un completo mercado negro o paralelo para comercializar armas producidas localmente (ver La factoría de la selva exitosa). Desde luego, no basta con unos pocos saqueos para que esto ocurra, pero si una situación o anarquía se prolonga más de unas semanas, la aparición de talleres clandestinos de armamento se convierte en una posibilidad real (ver Factorías de la selva: Producción de armamento de circunstancia en forma local).


Consejos prácticos

A través de estos enlaces usted podrá hallar algunos consejos prácticos relacionados con la supervivencia urbana y en particular, con la preparación para la supervivencia frente a los saqueos:


Supervivencia urbana: enfrentando a las pandillas en moto

El liderazgo como ciencia

Atención de heridos en una catástrofe o desastre

Uso de armas de fuego en supervivencia; tiro de defensa

Supervivencia urbana - ¿Es necesario armarse?

Cómo usar un arma de supervivencia

Armas de fuego y supervivencia: ¿revólver o pistola?

Supervivencia y entrenamiento con armas

Cómo usar una honda en supervivencia

¿Qué es el proyecto Nanotyrannus?

Supervivencia y confort primitivo

Disparar y moverse

Precauciones básicas con el uso de explosivos

Precauciones de supervivencia: siempre tenga agua de reserva

Dime donde vives, y te diré si sobrevives...

La supervivencia y las armas de guerra

El peligro de depender de un objeto

El peligro de las minas y otras armas exóticas

Primeros auxilios: el shock

Primeros auxilios ante un síncope o desmayo

Cuidados del cuchillo

Argentina: una auténtica escuela de supervivencia

Supervivencia urbana: escoger el sitio equivocado

Supervivencia urbana: A aprender de la debacle argentina

Supervivencia de combate y reglas de guerra

¿Es la vida cotidiana supervivencia?

Un caso real de defensa personal

El mito de la proporcionalidad en la respuesta bélica

Supervivencia de combate: mimetización o camuflaje

La decadencia física y mental del ciudadano

Supervivencia: los pequeños detalles que causan la muerte

La bancarrota de los países... ¿Supervivencia?

¿Cómo se utiliza el equipo de supervivencia?

Estado de ánimo, motivación y moral en supervivencia

Como sobrevivir sin AC-DC

Kits y botiquín de primeros auxilios

Armas de supervivencia improvisadas y que no son de fuego

¿Cómo obtengo un buen cuchillo de supervivencia?

Potabilizando agua para el consumo humano

Primeros auxilios y emergencias: técnicas y material

Supervivencia a las crisis financieras

Supervivencia urbana: los gobiernos contra la gente

Reserva de alimentos de emergencia en supervivencia urbana

Almacenar madera o combustible

Elección cotidiana de alimentos para supervivencia urbana

Supervivencia: agua estancada y potabilización

Supervivencia y primeros auxilios con medicinas naturales

Primeros auxilios: transportar a un herido no es fácil.

Cómo sobrevivir a un ataque de zombis

Supervivencia a tiroteos y mochilas antibalas

Artes marciales y supervivencia

Hachas: ¿uso en supervivencia?

Decisiones racionales para sobrevivir

Prevención y extinción de incendios

La víctima perfecta (I)

Supervivencia. Rescate y emergencias - Productos y servicios


Conclusiones

Obviamente, cuando se producen situaciones de tanto descontrol, los rumores se ponen a la orden del día pero eso no quita que los testimonios están, en muchos casos, avalados por la realidad. Con tal de que solamente una fracción de estos relatos fuera verdad, ya la situación sería de por sí sumamente grave.

Los saqueos van a volver a repetirse, ya sea en los próximos días, semanas o meses, dado que existe un sustrato o caldo de cultivo que los fomenta. Cada temporada de saqueos sucesiva va a mostrarnos una mayor radicalización por parte de los delincuentes - el malón, como se los podría definir en forma histórico - poética - como también por parte de los defensores.

Frente al saqueo, defiéndase; y quien diga que defender bienes no vale más que una vida, hay que recordarle que eso no es tan así puesto que obtener cosas a través del trabajo y del ahorro lleva, precisamente, una vida. Habrá algún filósofo político que por cuestiones ideológicas querrá rebatir esto pero a usted, como individuo, como persona ¿de qué le serviría un argumento filosófico frente al riesgo de perderlo todo? Habría que ver si quien intenta refutar que la libertad y la propiedad son la misma cosa estaría a perderlo todo frente a un saqueo por defender sus supuestos ideales. Que nos den el ejemplo y recién después nos pretendan enseñar.

Cuando a usted le roban su comercio en definitiva le están robando su vida, y si le roban todo bien podrían acabar con ella. Como corolario del pensamiento de Locke digamos que no existe libertad si no existe la propiedad, por lo que al defender lo suyo usted está defendiendo su libertad.

De lo que deben ocuparse las autoridades no es de convencer a la gente de que se dejen pasar por encima. Lo que debe llamar la atención de las autoridades y servir como alarma es la rapidez con la que la gente respondió a los saqueos con un grado de violencia inusitado y que solamente puede verse en zonas de guerra en las que por múltiples causas el rencor hace que se obvien todas las normas habituales de guerra y el respeto por los derechos humanos. Basta leer algunos de los testimonios citados más arriba, en los enlaces adjuntos, como para constatar que lo ocurrido en Córdoba, el Chaco y particularmente Tucumán no se trató simplemente de la defensa frente a los saqueos, sino que en la pelea afloraron cosas mucho más profundas.

Pero a usted como sobreviviente lo que le debe importar de todo esto es que no va a poder esperar cuartel de parte de los saqueadores, así que deberá actuar en consecuencia. Debería ser diferente, pero esto es simplemente una expresión de cómo son las cosas.

La gente tiene derecho a defenderse si el estado no cumple con su función, pero eso genera descontrol, y si a tal estado de cosas no se le pone fin, un simple saqueo puede terminar en un futuro no muy lejano en cosas mucho más serias; eso es un problema pero a usted, como defensor frente a un saqueo lo único que le sirve es pensar en la inmediatez y lo único que le debe importar es sobrevivir y defender a los suyos y sus bienes; que los políticos hagan su trabajo o se atengan a las consecuencias.





Búsqueda rápida

El Marketplace

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Términos relacionados

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com LLC