Cómo sobrevivir al pago de los impuestos inmobiliarios

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Cómo hablar en código de forma simple y efectiva

Los editoriales de Desaparecido N.N.

Supervivencia urbana: Saqueos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Dónde obtener dinero

Créditos para tus proyectos

Maquiavelo escribió una vez que más importante que ser bueno es parecerlo, y eso es lo que importa a la hora de hacer las cosas para pagar menos impuestos por las propiedades e inmuebles.

El padre de la ciencia política tenía razón, y por más despreciable que la propaganda política de reyes, presidentes cardenales y papas han intentado hacer parecer a este pensador por cinco siglos, lo que él escribió en la Italia renacentista es tan valido entonces como hoy y más vale que el ciudadano común lo conozca porque seguramente sus líderes sí lo sabrán y lo aplicarán en su contra.

En el pago de impuestos inmobiliarios, tanto el estado como el individuo tienen sendas ventajas:

- El estado cuenta con la ley en la mano y con tecnología para detectar más propiedades, mejoras, etc. en los terrenos que pertenecen a los ciudadanos con el objetos de cobrar más impuestos.

- Los individuos cuentan con la iniciativa para eludir dichos impuestos por diversos medios; hablamos de cosas legales, pro supuesto, pero para que lago sea legal tiene que "parecer" y no necesariamente "ser"... los abogados son especialistas en lograr tal efecto.

Los cobradores de impuestos son voraces porque los gobiernos también lo son, y están dispuestos a llegar hasta el canibalismo, o como afirmara una vez más Maquiavelo, incluso los republicanos, para demostrar ser justos necesitarán cada vez más dinero y por lo tanto deberán actuar cada vez más injustamente.

No solamente no se puede culpar a nadie ni nadie debe culparse por tratar de pagar lo menos posible siempre y cuando se haga de acuerdo con la ley, sino que además debe considerarse que cuanto menos sepa el estado acerca de usted, tanto mejor para su seguridad futura puesto que nadie sabe cómo se desarrollarán las cosas en el futuro y qué es lo que un gobierno puede hacer con la información de la que dispone.

Por ejemplo, los judíos hasídicos de Polonia prácticamente fueron exterminados por los nazis dado que los hassidas constituyeron siempre la aristocracia hebrea y naturalmente, formaban parte de la alta sociedad polaca en 1939, lo cual facilitó las cosas a los nazis, quienes solamente tuvieron que armar listas de quienes debían ser eliminados en primera instancia.

Y si usted piensa que en su país tal cosa no puede pasar nunca déjeme preguntarle ¿Usted cree que es más inteligente que Platón? La verdad es que mientras nos gustaría serlo es muy difícil que seamos mejores que el filósofo griego a la hora de pensar... Y Platón escribió una vez que toda democracia termina en una tiranía, así que le dejo esto para que lo considere y aprenda de la historia.

Por ello, a usted, estimado ciudadano y sobreviviente urbano, no le debe temblar el pulso ni debe sentir ningún remordimiento a la hora de cuidar sus propios intereses, porque si no lo hace, nadie lo hará por usted. Asesórese con un contador y un abogado, pero tenga en cuenta y asuma que el estado existe para rapiñarle su bolsillo tirándole de vez en cuando algún mendrugo - un "servicio", una "obra pública" o cualquier otra cosa que en realidad cuesta per capita mucho menos de lo que usted ha pagado - para justificarse. Olvídese del patriotismo y cuide sus intereses; sea egoísta pues eso es lo que le ha servido a la humanidad para sobrevivir durante milenios.

Y hablando de ese egoísmo digamos que los estados a través de la historia han cobrado los impuestos inmobiliarios basándose muchas veces en la superficie de los terrenos; en el valle del río Loire, en Francia, hay casas construidas en riscos de piedra caliza, particularmente durante el siglo XVIII, cuando los reyes que después fueron guillotinados por su querido pueblo empezaron a cobrar impuestos inmobiliarios sobre la base de la superficie de los techos y las ventanas. La gente respondió construyendo sin techos y con menos ventanas.

Dicen que ojos que no ven, corazón que no siente, así que sin tener que recurrir al camuflaje o mimetización (¿se imagina colocando una red mimética de trinchera sobre su patio para que no tomen fotografías aéreas?), digamos que si construye dentro o debajo de lo que ya está construido, si construye bajo tierra o de forma tal que no se observen protuberancias desde el aire, usted podrá armarse un palacio y pagar lo mismo.

Por supuesto, y una vez más, le insisto que consulte a su abogado y a su contador para hallar la forma más eficiente de eludir pagos elevados de forma legal, pero también le recomiendo que lea la historia y algo sobre las técnicas de mimetización pues puede resultar muy útiles para hacer las cosas (hablamos siempre del terreno de la legalidad, desde luego). Durante las guerras, las fuerzas armadas se las arreglan muy bien para hacer que lo que sea algo parezca otra cosa, y si otros ya han inventado la rueda ¿para qué reinventarla?



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com