Cómo sobrevivir al pago de impuestos

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

La supervivencia urbana en la sociedad actual

Cómo sobrevivir al pago de los impuestos inmobiliarios

La naturaleza no necesita cobrar impuestos

Introducción a la supervivencia (I)

Prefiero el juicio de Zurvan que el de un irrespetable juez

Supervivencia urbana: dinero versus calidad de vida

¿Es conveniente desarmar a la población civil?

Los editoriales de Desaparecido N.N.

Supervivencia urbana: Saqueos

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Dónde obtener dinero

Créditos para tus proyectos

A los gobiernos les encanta cobrar cada vez más impuestos; la voracidad impositiva en el mundo es notable y hoy en día el ciudadano común paga al estado casi la mitad de lo que gana, lo cual es ser servicial aún de manera más pronunciada que durante la era feudal.

El "ciudadano libre" de cualquier país democrático moderno es en realidad u superviviente urbano que debe entendérselas con toda clase de compañías de servicios que cobran dinero por un trabajo mediocre, robos, asaltos, accidentes, terrorismo y también la cada vez mayor voracidad del estado que amparándose en la ley (¿quién dijo que lo "legal" es realmente lo "justo"?) halla siempre nuevas maneras de castigar a la gente de una u otra forma.

Así es como tenemos cámaras de video en cada calle y abrir una cuenta bancaria se ha transformado en un problema mayor bajo la excusa de controlar el lavado de dinero... Pero el hecho de que una docena de multimillonarios - que pueden ser individualizados fácilmente y contados con los dedos de las manos - intenten mover su dinero de una parte a otra ¿justifica el hacer las cosas más difíciles a miles de millones de seres humanos alrededor del globo? ¿Y quién le garantiza a usted realmente que esa cámaras de vigilancia que están frente a su casa no están mirando dentro de su hogar ahora mismo?

Esto no se limita solamente a los países del tercer mundo donde la sabiduría popular indica que el dinero de los impuestos termina en los bolsillos de los líderes: Basta recordar que un ciudadano norteamericano o británico, por ejemplo, que es honesto y paga los impuestos que debe, contribuye a financiar - y es todo legal - la fabricación y el uso de minas antipersonal en Irak, donde el noventa y cinco por ciento de los niños tienen hoy en día problemas de aprendizaje a causa de la guerra... si es que esas minas antipersonal no les vuelan los pies, las manos, los ojos o directamente los matan.

Entonces, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que lo legal no necesariamente es lo correcto, aunque hay que hacer todo lo que sea legal porque de lo contrario uno puede tener problemas con los abogados que representan al estado y particularmente a las oficinas impositivas. Esta es la primera norma de la supervivencia urbana aplicada a los impuestos: Hay que hacer las cosas legalmente, lo cual no significa que sean justas, correctas o morales, y si a alguien le molesta esto, recordemos que en supervivencia hay que aprender cosas que a veces pueden darnos algo de asco, pero que al mismo tiempo, los abogados hacen buen dinero con ello, y si los abogados pueden, entonces ¿por qué no los ciudadanos comunes?

La segunda regla deriva del hecho que no podemos saberlo todo, así que es menester que para cumplir con la primera, hay que contar con asesoramiento profesional. Nunca hay que hacer cosas como intentar eludir impuestos e incluso pagarlos de cuenta propia sin el adecuado asesoramiento. No afirmo esto para eludir responsabilidades aquí, como hacen en muchos textos con los famosos "disclaimers" que tanto aparecen, sino para incitarle a usted a que finalmente vaya a ver a un contador para que le encuentre la forma de pagar menos.

La tercera norma básica para la supervivencia impositiva es pensar de forma no convencional: Los sistemas impositivos están hechos para trabajar a granel. Las agencias impositivas son inflexibles y muchas veces autoritarias, pero no pueden conocer exactamente lo que usted hace sino de manera indirecta; es por eso que necesitan de comprobantes y papeles, pero si esos papeles no existen, entonces les resulta mucho más difícil la tarea. Pero ¿cómo hacer para que esos papeles no existan y seguir en la legalidad? Muy simple: Pensando de forma no convencional y colocando sus asuntos financieros fuera de la jurisdicción de dichas agencias, en un paraíso fiscal, por ejemplo.

Y la cuarta norma que usted debe entender es que no se trata de ir en contra de su país o su sociedad, sino de cuidar su bolsillo. Usted, su familia y su entorno están primero que nada: Los estados y países son abstracciones. Piense como un abogado que debe proteger los intereses de su cliente - en este caso, usted mismo - sin importar la culpabilidad o inocencia del mismo, siempre y cuando se haga esto de una forma - es decir, respetando la ley - que nadie pueda cuestionar.

Respetando estas reglas básicas usted podrá sobrevivir a la creciente tendencia a aumentar los impuestos de forma directa o solapada que tienen los estados. Confiar en la ley no alcanza pues los gobiernos escriben sus propias normas. No se deje intimidar.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com