Improvisación de refugios para la supervivencia NBQ


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Supervivencia nuclear: a más de 30 kilómetros de Chernobil

Consejos de supervivencia NBQ: una introduccion (I)

Consejos de supervivencia: ataques nucleares (I)

Máscaras antigas y equipo NBQ (I)

Equipo de supervivencia

La supervivencia ante agentes nucleares, biológicos y químicos, conocida con las siglas NBQ es ciertamente difícil; pero no imposible. Si contamos con el tiempo suficiente ante la inminencia de una amenaza de este tipo, incluso podríamos llegar a construir un refugio de circunstancia, o improvisar un lugar donde protegernos por un tiempo limitado.

En zonas de conflicto donde el riesgo de sufrir un ataque con armas NBQ es alto (o los políticos y militares quieren que la población crea que lo es) se difunden públicamente algunas formas de improvisar en el propio hogar refugios para aislarse de los efectos a corto o mediano plazo de las armas de destrucción masiva. La población de Israel, el Líbano o Estados Unidos lo saben bien.

La forma más conocida implica sellar puertas, ventanas, conductos de aire y cualquier tipo de conexión con el exterior. Para eso hay que usar plástico y cinta adhesiva. Cuando más grueso sea el plástico mejor, así podrá resistir mejor el viento y en alguna medida las ondas expansivas de posibles explosiones.

Aislar una vivienda del exterior busca impedir que penetren en ella agentes biológicos o bacteriológicos que podrían transmitir enfermedades rápidamente letales. También tiene el mismo efecto con agentes químicos, es decir, venenos o tóxicos que podrían matarnos o incapacitarnos gravemente al aspirarlos o al entrar en contacto con nuestra piel.

En cierta medida el asilamiento también impedirá que la radiación producto de una explosión nuclear entre en nuestro domicilio, pero en este caso la protección será muy limitada, siendo sólo medianamente efectiva contra el "fallout" o lluvia radioactiva. La radiación residual se mueve conforme los vientos, ya que va "montada" en las partículas de polvo que flotan en el ambiente. De ahí que si impedimos que ingresen estas a nuestro improvisado refugio NBQ, tendremos una radiación más baja dentro de él. Pero la radiación nuclear atraviesa (dependiendo el tipo de radiación) casi todas las superficies, sobre todo las de poca densidad o grosor, como puede ser un simple plástico.

Por eso debemos complementar, en caso de una emergencia atómica o nuclear, el sellado de nuestra vivienda con el bloqueado de las aberturas con materiales lo más gruesos y compactos que tengamos a mano. A su vez, deberemos trasladar los víveres y el agua y situarnos en el lugar de la casa más alejado del las paredes exteriores, y no movernos de ahí salvo que sea absolutamente imprescindible. Sin embargo, hay que recordar que, salvo que tengamos un sótano, incluso las paredes de nuestra casa ofrecerán una protección limitada en este caso.

Si vivimos en un país donde se tiene en cuenta la posibilidad de ataques con armas de destrucción masiva, ya sea en forma de atentados terroristas o de amenazas de una potencia enemiga cualquier; o si vivimos en un país donde el frío en invierno sea verdaderamente severo; o si en nuestro país se dan ambas cosas ( ;) ), es probable que la normativa para la construcción de viviendas obligue que las casas tengan aberturas que cierren herméticamente, que las ventanas sean de doble hoja, que las puertas sean dobles, etc. O simplemente puede que se de el caso de que nuestra vieja casa cuente con todos estos detalles que la hacen más confortables y más ecológica, porque permiten ahorrar energía al conservar mejor el calor.

Si es así, la tarea de aislamiento será casi tan sencilla como cerrar puertas y ventanas. Pero incluso en este caso vale la pena reforzar las rendijas con cinta adhesiva y plástico. Si nuestra casa es vieja, muy probablemente tenga muros de roca de un grosor superior al de la mayoría de las casas modernas de ladrillo, y eso dará también una mayor protección ante radiaciones nucleares externas.

Por último, hay que considerar que el aislamiento de nuestra vivienda será simplemente un refugio nuclear, biológico y químico IMPROVISADO. Es decir, no servirá de mucho en el mediano plazo, y prácticamente de nada a largo plazo. Porque, recordemos, un refugio improvisado aislado del exterior implica también oxigeno limitado dentro del mismo.

Construir este tipo de refugios improvisados implica suponer que las autoridades gubernamentales de nuestro país o aliados vendrán en nuestra ayuda rápidamente. Si esta no es la situación, debemos crear un refugio donde se pueda habitar de forma permanente o semipermanente, y que deberá contar por lo tanto al menos con un sistema de ventilación y filtrado de aire, además de con buenas reservas de comida, agua y medicamentos para primeros auxilios NBQ.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com