Construcción de un calentador u hornillo improvisado para supervivencia y viajes


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Hornillos o calentadores de camping de gas, combustible líquido y multicombustible (I)

Fogatas versus hornillos o calentadores de camping (I)

Fabricación de algodón carbonizado como yesca artificial para encender fuego con chispas

Cómo hacer fuego con una barra de ferrocerio

Cómo buscar buena leña para hacer fuego

Construcción y uso de un arco de fuego o arco de rodamiento indio

Cómo hacer fuego con hongo yesquero

Cómo tallar madera usando fuego

Hacer fuego al aire libre, ubicación y zona de seguridad (I)

Cómo encender una fogata con un arma de fuego

Cuando el fuego no quema: Hirviendo agua en una botella

¿Se puede encender y mantener un fogón bajo la lluvia?

Encendiendo fuego con leña húmeda y napalm

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Con una simple lata de bebida podemos improvisar un hornillo o calentador que funcione con alcohol o cualquier otro combustible líquido. Vean acá cómo hacerlo en base a un video tutorial con explicaciones pormenorizadas, paso a paso, y así lograr construirlo sin ningún problema.


Tutorial en video que muestra la construcción y uso de un calentador, hornillo o anafe para supervivencia.

Ya sea por cuestiones de supervivencia, o porque estamos de viaje de mochileros (por ejemplo) en un lugar donde no hay cocina (por ejemplo, el típico albergue o hostel) saber cómo improvisar un calentador u hornillo como el que muestra el video arriba de estas líneas puede ser algo muy útil. Para ello debemos tener los siguientes elementos:

Cualquier lata (de gaseosa, cerveza, etc.). Si se trata de una lata grande, tenemos más margen para recortar el sobrante, pero no conviene que nuestro hornito sea muy alto, porque perdería estabilidad.

Algo para cortarla (navaja multiuso, tijera, cuchillo, sierra, abrelatas, etc.). Incluso un cortaplumas o cuchillo viejo sirven, así no arruinaremos una buena navaja, por ejemplo.

Combustible líquido (alcohol etílico, alcohol de quemar o alcohol metílico, gasolina o nafta, queroseno o diesel, etc.). Más adelante recomendamos porqué, de todos estos, es mejor el alcohol etílico o etanol.

Algo para encender fuego o hacer chispas (una barra de ferrocerio, pedernal, encendedor o mechero, etc.).

Con estos elementos podemos crear un calentador, cocinilla o anafe de camping básico como el que se muestra en el video. Este nos puede servir para calentarnos, para cocinar o también como una buena forma de iniciar el fuego de una fogata que se nos resista en días húmedos o fríos (leña mojada, etc.) o si no disponemos de fósforos o encendedores, pero sí de una forma de hacer chispas, ya que como se ve en el video este anafe se prende muy fácilmente. El fuego de un hornillo de este tipo también puede usarse para hacer señales luminosas en la noche, si queremos que nos encuentren al estar extraviados, por ejemplo.

A continuación damos algunos consejos a tener en cuenta al confeccionar, seleccionar el combustible, transportar, encender y apagar nuestro calentador improvisado con una lata:

1) - Lo más fácil de transportar y usar como combustible de nuestro fogón portátil es etanol o alcohol etílico al 96%, ya que este tipo de alcohol es mucho más versátil (tiene mucho más usos) que otros combustibles líquidos, y además se consigue con facilidad en casi cualquier lugar del mundo.

El alcohol etílico al 96% se vende en farmacias o incluso en quioscos, supermercados, locales de venta de artículos de limpieza, almacenes, autoservicios, etc., ya que, como dijimos, tiene varios usos: sanitarios y medicinales (para elaborar medicamentos, como desinfectante o antiséptico [1]), de higiene y limpieza (vidrios, azulejos, plásticos, electrodomésticos, etc.), como quitamanchas (tinta, césped, lápiz labial, etc.), gastronómicos y culinarios (en bebidas alcohólicas, como conservador de frutas, para flambeados, etc.). Como vemos, algunos de estos usos pueden sernos útiles durante un viaje o en supervivencia por distintas razones, por lo que llevar una botellita con alcohol es recomendable no sólo para nuestro hornillo, sino como un líquido útil para primeros auxilios y en general [2].

En cambio, el alcohol de quemar o alcohol metílico es tóxico, y aunque quizás sea más barato, es más difícil de conseguir y su uso prácticamente se limita al de combustible, mientras que su transporte es más peligroso. Lo mismo se aplica a otros combustibles usados tradicionalmente para hacer funcionar motores de combustión interna o iluminación, como la nafta o gasolina, el diesel, kerosen, etc., que además en la mayoría de los casos emiten gases tóxicos y cancerígenos que deben ser evitados todo lo posible. Por supuesto, en caso de supervivencia servirían, incluso también podría quemarse aceite usado de cocina, aceite mineral, etc., pero estos últimos aceites funcionan mejor en hornillos de arena (ver al respecto aquí)

2) - El recipiente donde se transporte el combustible líquido para usar en el calentador debe ir herméticamente cerrado y ser de un material resistente, como las botellitas en las que se guardan jarabes para la tos, etc.

3) - Hay que ser extremadamente cuidadoso al cortar la lata y, de ser posible, usar guantes, ya que es fácil cortarse durante la manipulación de los bordes de la lata. Por la misma razón, hay que eliminar las rebabas de los mismos o pulirnos. Las latas de alumnio (actualmente muy raras) son las ideales, por su mayor resistencia mecánica.

En el video se ve que se corta primero la lata por la mitad, y después la tapa. Si bien se puede hacer así, quizás lo recomendable sería hacerlo al revés, ya que cortar la tapa con la lata entera es mucho más fácil, porque la lata se manipula mejor y termina menos aplastada al tener más resistencia mecánica en su forma original.

Para cortarla, como vemos en el video, es mejor primero hacer un agujerito inicial con un abrelatas, si disponemos de él (típico en las navajas multiuso) y luego continuar a partir de ahí con la navaja, o incluso con una tijera, si tenemos.

4) - Al hacer las ranuras para crear nuestro calentador, estas deben sobrepasar el límite de la parte en que la lata se estrecha, porque sino se va a dificultar el mantenerlo encendido cuando esté tapado. La técnica que se usa para hacer las marcas es poner el dedo como base, y marcar la ranura apretando con la navaja. Por supuesto, es un método no exento de riesgo de corte, por lo que hay que hacerlo con mucho cuidado, y si se puede, con guantes que nos protejan las manos.

5) - Si la la parte de abajo de la lata, la contenedora del combustible, queda más alta que la de arriba, el fuego va a salir más descontroladamente por los costados. Al contrario, la parte interior de nuestra hornalla portátil es la que tiene que sobresalir un poco. Vemos en el video precisamente que eso para al principio, y por eso se vuelve a recortar la lata para dejarla a la medida justa. Más vale pasarse al principio y recortar después, porque hacerlo a la inversa es imposible.

6) - El agujerito de ventilación tiene que ser generosos (aunque no demasiado grande) ya que es lo que posibilitará que nuestro calentador siga funcionando cuando le pongamos encima un recipiente, y el fuego siga saliendo por los costados (si las ranuras fueron bien hechas).

7) - Fijar el hornillo con piedras o de alguna otra forma para que gane base y estabilidad, y construirle un parapeto para el viento que sirva también de pantalla de calor sería lo ideal. Construirle un parapeto adecuado para el viento evita que el fuego se desperdicie por fuera del recipiente si lo que hacemos es cocinar, y ayuda a concentrar el calor (si lo usamos como fuente calorífico en un día frío) o incluso impide que se vuelque el recipiente donde cocinamos o el propio hornillo, que de por sí tiene una base muy chica que no le da gran estabilidad salvo que nos encarguemos de fijarlo previamente como recomendamos, por lo que hacer un parapeto, si no podemos fijarlo al suelo, es altamente recomendable.

8) - Hay que poner suficiente combustible al hornillo antes de encenderlo, ya que si este se agotara, para recargarlo hay que apagarlo primero e incluso esperar que se enfríe un poco, para evitar accidentes, lo cual será un proceso largo que hay que evitar. Si sobra combustible al finalizar de (por ejemplo) cocinar algo, se puede vaciar otra vez en nuestro recipiente, por lo que poner combustible de más es preferible a poner menos.

9) - Hay que tener mucho cuidado al prenderlo, porque la llamarada será alta. Hay que hacerlo a cierta distancia del líquido, y comprobar siempre que nuestras manos no están sucias con el mismo combustible que usamos, porque podríamos quemarnos con la llamarada inicial. Usar guantes es lo ideal. Y nunca hay que poner la cara sobre (en la vertical de) el recipiente, porque el calor que subirá podría quemarnos (como mínimo las pestañas, la barba o el pelo ;-) ).

10) - Recordemos que, como cualquier fuego, no puede dejarse sin supervisión, mucho menos si está expuesto al viento.

11) - Si van a usar el calentador como una señal luminosa nocturna, lean más al respecto acá.

12) - Se debe apagar usando un recipiente que lo tape totalmente, y así, eliminado el oxígeno (comburente) se apagará. Apagarlo de cualquier otra forma puede ser peligroso.

13) - Siempre hay que asegurarse que el calentador está frío antes de manipularlo, recargar combustible, etc. Una vez apagado, si sobró líquido podemos recuperarlo, sacando primero la parte interior del calentador (¡cuidado! si no lo hacemos, al querer volcarlo posiblemente perderemos el contenido!), y luego vaciar lo que quedó en el recipiente del combustible para un uso posterior.

14) - El hornillo debe transportase vacío y, en lo posible, en un recipiente cerrado, como vemos en el video al final.

Notas:
[1] El alcohol etílico al 96% es un desinfectante y antiséptico, pero actualmente está en desuso, reemplazado por la povidona yodada, ya que no es de tan amplio espectro bactericida como esta y, además, es más dolorosa su aplicación.
[2] En primeros auxilios, por ejemplo, el alcohol es útil para poner en forma de gotitas en los oídos (para ayudar a evaporar agua de ellos) y mitigar o ayudar a curar una otitis, para desinfectarse las manos antes de atender a un herido a falta de un mejor desinfectante, etc.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com