Hipotermia y congelación en altitud


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La deshidratación en la montaña

Los efectos de la altura en el ser humano (I)

Los síntomas de la hipotermia leve o ligera

Síntomas y grados de hipotermia

Hipotermia: actuación y tratamiento de primeros auxilios

Congelación: definición, prevención y causas

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

La altura y el ejercicio físico (I)

Lo peligroso de las montañas y la altura

Cómo construir un iglú improvisado

Cómo construir un iglú sin herramientas (I)

Hacer fuego al aire libre, ubicación y zona de seguridad (I)

Fogatas versus hornillos o calentadores de camping (I)

Cómo hacer fuego con una barra de ferrocerio

Fabricación de algodón carbonizado como yesca artificial para encender fuego con chispas

Cómo hacer fuego con hongo yesquero

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Debido a distintas razones que reseñaremos en este artículo, cuando estamos a una mayor altura al aire libre, practicando montañismo, trekking, escalada u alguna otra actividad, las posibilidades de sufrir hipotermia y congelaciones son mayores, por lo que conviene conocerlas para una mayor prevención.


Video que muestra al Aconcagua desde una altitud de 3900 m.s.n.m aproximadamente.

Lo primero que podemos constatar es que, a iguales condiciones ambientales, a mayor altitud es menor la temperatura. Se calcula que baja 1ºC cada 150 metros de altura. Un mayor frío implica perder calor más rápidamente y, además, potencialmente un mayor cansancio, ya que hay que usar parte de nuestras reservas energéticas en generar más calor. Y un mayor frío significa, evidentemente, mayor posibilidad de sufrir hipotermia y también de congelación de las partes más distales del cuerpo o expuestas al viento (desdos, orejas, nariz, mejillas, etc.).

Al mismo tiempo, mayor altura el oxígeno disponible disponible será menor, para una misma cantidad de aire y comparado con un lugar que esté a menor altitud. Esto se debe a una menor presión atmosférica, y se traduce en que, en la práctica, tendremos mayores dificultades para realizar la combustión de nuestras reservas energéticas, para las cuales es imprescindible la presencia del oxígeno en sangre. Es decir, por sufrir hipoxia nos será más difícil, fisiológicamente, convertir el alimento que comemos, y que luego almacenamos (hidratos de carbono, grasas) en energía. Esto implica que, además de tener menos energías para las funciones vitales y el movimiento, tendremos menos capacidad de generar calor y, por ende, la hipotermia será un riesgo mayor en altura debido a esta causa.

El viento nos robar aire por convección, y en altitud, bajo condiciones normales, el viento siempre será mayor. Esto se traduce en una menor sensación térmica o temperatura real que padeceremos (a mayor velocidad del tiempo, menor sensación térmica), con un mayor riesgo de hipotermia y congelaciones.

Adicionalmente, la deshidratación es un factor que favorece la hipotermia. Como la deshidratación es muy normal en altitud, tendremos que tener en cuenta que es muy posible que nos afecte.

Sin embargo, existe un efecto positivo de la altura en cuanto al enfriamiento, y es que a una mayor altitud existe una mayor ausencia de humedad. Esto contribuirá a un menor enfriamiento del cuerpo en climas fríos por conducción y evaporación, ya que normalmente se tratará de un frío comparativamente más "seco".

El resultado de estos conocimientos nos lleva a tomar varias precauciones para minimizar la posibilidad de sufrir hipotermia en regiones montañosas, como son:

- Abrigarse bien, usando el sistema de capas: una capa que separe la transpiración de nuestro cuerpo, otra sobre este que conserve el calor, y unta tercera que corte el viento y/o evite el paso del agua, pero que al mismo tiempo sea transpirable (membrana perlante, tipo Gore-tex). Prestar atención al uso de guantes y orejeras, y cubrirse la nariz y cara ante el viento frío.

- Dar tiempo a una buena aclimatación, ya que cuanto menor sea la aclimatación a la altura, mayor será el esfuerzo, y por tanto, menos eficiente la generación de calor.

- Hidratarse bien, antes, durante y después del ejercicio, de acuerdo a estas recomendaciones.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com