La necesidad de contar con ropa de abrigo


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Supervivencia al aire libre: alimentándose de plantas y frutos silvestres (I)

Supervivencia y alambiques: formas de obtener agua de la nada, destilarla y potabilizarla (I)

Supervivencia polar: obtención de agua del hielo y la nieve (I)

Pescando con red en el mar (forma no tradicional)

Cómo construir un iglú improvisado

Cómo construir un iglú sin herramientas (I)

Hacer fuego al aire libre, ubicación y zona de seguridad (I)

Fogatas versus hornillos o calentadores de camping (I)

Cómo hacer fuego con una barra de ferrocerio

Fabricación de algodón carbonizado como yesca artificial para encender fuego con chispas

Cómo hacer fuego con hongo yesquero

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

La ropa de invierno es absolutamente imprescindible en las regiones polares y frías, pero uno de los problemas que se puede presentar con ésta es que a causa de la humedad empecemos a perder calor pues el agua contenida en las prendas, al evaporarse, absorberá el calor corporal que de otra manera quedaría atrapando en los espacios de aire que se forman en las prendas.

Lo que hace que una prenda pueda mantener el calor es precisamente la existencia de esos espacios con aire; por ejemplo, en un pulóver, los espacios quedan determinados por los puntos que se hicieron al tejerlo.

Si nos colocamos encima un impermeable, un poncho, etc. ya tendremos menos frío porque esos elementos no permiten que el viento pase a través de nuestras ropas quitándonos calor, pero el poder de abrigo de estos impermeables es relativamente limitado. Siempre hará falta colocarse algo debajo para que el calor quede retenido cerca del cuerpo, y en caso de que se moje la ropa y nos encontremos a punto de cogelarnos o sufriendo hipotermia, lo aconsejable será cambiarse la ropa interior, que debe estar siempre seca. Actualmente se puede conseguir ropa interior que ayuda a evacuar la humedad más rápidamente, y también se seca con mayor rapidez, la cual es ideal como prenda de primera capa (en concato cojn la piel) para realizar actividades al aire libre.

Es decir, para obtener un buen efecto de impermeabilización no basta con usar solamente un impermeable o un gran abrigo, sino que hay que complementarlo con prendas adecuadas que se puedan utilizar debajo: una primera para evacuar la transpiración rápidamente, de secado rápido; un asegunda que debe servir para abrigar; y al menos una tercera que se encargará de frenar el viento o evitar el paso del agua (perlante o impermeable), pero al mismo tiempo dejando salir al exterior nuestra transpiración (transpirable). Hoy en día existen numerosos tejidos, membranas, telas y fibras artificiales muy eficientes para cumplir estas funciones. Pero en materia de abrigo, curiosamente, pocas pueden igualar la eficiencia de la lana natural, la cual mantiene el poder de abrigo incluso cuando está mojada, algo que puede resultar esencial si nos encontramos en una emergencia.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com