No todos los días se ve un accidente aéreo, pero cuando se lo ve, hay que pensar

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Factores humanos

Cuando un avión se nos cae encima: Cómo reaccionamos frente a una emergencia

Supervivencia de combate y tiro de defensa

Introducción a la supervivencia (I)

La estandarización del equipo

Todos los huevos en la misma canasta

Ensayar lo inesperado, sobrevivir y triunfar

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Las situaciones de supervivencia nos ponen a prueba a todos, inclusive a los que tenemos que ser testigos sin poder hacer nada, como cuando un avión va a efectuar un aterrizaje de emergencia sabiendo que todos sus ocupantes pueden resultar heridos, o peor.

Hace algunos meses yo estaba en el aeropuerto internacional de San Fernando (SADF), ubicado al norte de Buenos Aires. Esta instalación aeroportuaria es la de mayor tránsito aéreo de toda la Argentina y se orienta a la aviación general y ejecutiva. Quienes volamos desde allí tenemos muchas veces numerosas esperas y demoras, tanto durante le rodaje a las cabeceras como así también en el aire. Esto sucede generalmente a causa del tránsito pero a veces puede ocurrir por algún problema.

Y eso es lo que ocurrió un día de 2008, mientras yo me encontraba allí preparando una sesión de vuelo en el simulador LV-MLF, ubicado en una oficina dentro de un hangar cercano a la cabecera de la pista 23.Dado que yo diseñé la integración y varios de los componentes del software y hardware de este simulador y por aquel entonces lo estábamos poniendo en marcha, mi papel ese día era el de instructor de vuelo dado que - no lo digo por modesta aparte sino por que esto era un hecho - nadie sabía más que yo sobre esa máquina. Y así estábamos preparando un vuelo simulado de un B350 cuando alguien entró al recinto diciendo "Hay un Beechcraft con una emergencia de tren".

Salimos de allí y caminamos a la rampa cercana; alrededor de los aviones estacionados allí había ya un pequeño grupo de gente que observaba a un Beech similar al que estábamos por simular, aunque de una versión algo más antigua. El avión estaba haciendo lo que se conoce como "toque y motor" usando las ruedas del tren principal, es decir, las dos patas que se encuentran debajo de las alas. El problema que tenía es que la pata delantera de su tren triciclo no había bajado completamente y evidentemente no estaba trabada. Los pilotos estaban intentando sacudir el avión con la esperanza de lograrlo pues evidentemente, ni el sistema habitual ni el de emergencia les habían funcionado.

La maniobra no funcionó y el avión se alejó mientras los pilotos analizaban sus opciones. Al cabo de unos minutos retornaron e intentaron realizar un aterrizaje de emergencia. El avión tocó tierra a muy baja velocidad, los motores fueron apagados, y los pilotos mantuvieron la nariz del aparato hacia arriba por el mayor tiempo posible, hasta que la física ya indicó otra cosa. En ese momento, el avión tocó la pista con la nariz y se arrastró unos ciento cincuenta metros hasta detenerse completamente. Se abrió la puerta trasera y los ocupantes salieron ilesos mientras los camiones de los bomberos se acercaban y cubrían la aeronave con espuma.

el avión trasladaba a los jugadores de un equipo de polo y su tripulación. Afortunadamente no hubo heridos pero el avión sufrió daños importantes pese a la habilidad de sus pilotos: Las hélices, las turbinas, el tren de aterrizaje y la nariz quedaron visiblemente dañados, y considerando que se trata de un avión que vuela con su cabina presurizada, el fuselaje requeriría una revisión bastante exhaustiva después de esto. El aeropuerto permaneció cerrado varias horas hasta que la junta de investigaciones autorizó que se retirara el aparato.

En el video que adjunto a este artículo se puede observar el aterrizaje desde un ángulo lateral. Yo me encontraba ese día a unos doscientos metros de la cabecera de la pista 23, mientras que el avión aterrizó por la opuesta, es decir, la 05. Fue extraño y surrealista observar este evento porque cuando uno es piloto sabe muy bien qué cantidad de cosas pueden salir mal y se tiene conciencia de que lo que se observa quizás sean los últimos instantes de la vida de muchas personas. El avión puede despistarse, incendiarse, desintegrarse o explotar. No es una maniobra común o inocua.

Por suerte nada de eso sucedió y los pilotos salvaron las vidas de todos los ocupantes. En el aeropuerto había mucha calma y un silencio poco habitual, pues naturalmente todas las operaciones aéreas fueron suspendidas; no había ni siquiera motores en marcha mientras todos observaban con suma tranquilidad lo que ocurría, sin especular, sin bromear, sin recriminar a nadie y sin pánico.





Búsqueda rápida

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com