Calambres o tirones musculares (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

La necesidad de la motivación para la supervivencia

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

Un calambre o tirón muscular es la contracción involuntaria y dolorosa de uno o más músculos que se mantiene en el tiempo, apareciendo de forma repentina. Una vez desaparece, el dolor desaparece totalmente. No es una lesión que deje secuelas, aunque puede darse periódicamente y/o ser recurrente dependiendo de si:

Se realiza una mal entrenamiento (sobreentrenamiento) o exige mucho físicamente al cuerpo o una de sus partes, ya sea de forma brusca o por acumulación (sobrecarga).

Se expone uno a un frío intenso el cuerpo o una de sus partes.

No se realizar una buena hidratación (falta de líquido y/o sales minerales).

No se come de forma adecuada (nutrición desequilibrada),

Se realiza ejercicio demasiado intenso tras una cena muy copiosa (la sangre está en su mayor parte dedicada a la digestión, y puede faltar a nivel muscular provocando una falta de oxigenación y el consecuente calambre)

Caso raro y emergencia médica: por envenenamiento o problemas digestivos, calambres a nivel abdominal, acudir inmediatamente al médico si se sospecha esto.

Esta lesión puede ser, además de muy dolorosa, muy molesta física y psicológicamente debido a su recurrencia. Por eso es importante saber cómo tratarlo una vez aparece, y también cómo evitarlo con medidas preventivas que busquen obviar las situaciones descriptas más arriba (hidratarse bien, mantener los músculos calientes, alimentarse de forma equilibrada, respetar las pausas y los descansos en los entrenamientos, etc.).

A nivel de primeros auxilios, en el diagnóstico de una lesión muscular hay que saber diferenciar siempre muy bien un calambre de un posible desgarro. Ya sea analizándonos a nosotros mismos o a terceros lesionados.

Es importante diferenciar un calambre de un desgarro antes de aplicar los primeros auxilios, ya que el tratamiento es directamente el opuesto y contraproducente. Para diferenciar un calambre de un desgarro hay que saber que:

El dolor de un calambre impide mover el musculo afectado ya que deja "trabado" al músculo en una posición de contracción, normalmente haciendo que una articulación quede flexionada (tobillo si se trata del gemelo, pierna si se trata del cuádriceps, etc.)

En cambio, un desgarro se acompaña de un dolor que impide mover el miembro afectado pero no por contracción muscular, sino por debilitación muscular. A nivel subjetivo, podríamos decir que el desgarro se siente como un fuerte golpe o herida en el músculo (un cuchillazo, un golpe "paralizante" en un músculo tenso, etc.) que obliga a relajar totalmente el músculo impidiendo su movimiento y el de los músculos asociados. Normalmente es el resultado de una acción brusca y se siente como un latigazo en el músculo seguido de un dolor agudo, pero que disminuye con el paso del tiempo y dependiendo la postura que se adopte (músculo lesionado en reposo), cuando es un desgarro crónico surge como consecuencia de una sobrecarga, pero igual se diferencia de un calambre por ser menos agudo y más mantenido en el tiempo y no realizar una contracción violenta del músculo implicado.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com