Esguince de tobillo: inmovilización de circunstancia en primeros auxilios


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

La cadena asistencial en caso de accidente

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Primeros auxilios ante hemorragias externas (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Las causas de los accidentes (I)

¿Qué es el Triage o Triaje de catástrofe? (I)

Tratamiento de heridas en primeros auxilios (I)

La Escala de Glasgow

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Una forma de inmovilizar un tobillo esguinzado en primeros auxilios, utilizando medios de circunstancias: en este caso, una toalla.

Un esguince es una separación momentánea de la superficie articular que termina lesionando o afectando a los ligamentos de la articulación comprometida en dicha lesión. Esto se da por un estiramiento excesivo, torcedura o rasgadura, también llamado distensión. Es una lesión lamentablemente bastante común que por afectar a una articulación no implica rotura ósea o fractura y, por lo tanto, tampoco (en principio) una inmovilización rígida con férula y/o yeso (escayola).

En cualquier caso, en primeros auxilios la inmovilización inicial no será nunca la final, por definición, sino aquella que nos permita procurar una segura movilización y transporte del paciente hasta donde pueda aplicársele un tratamiento definitivo.

En este sentido, y pensando en que difícilmente contemos con medios específicos para inmovilizar un tobillo como socorristas casuales (tales como las férulas de las que disponen en ambulancias, hospitales, etc.) pensamos aquí en mostrarles cómo inmovilizar un esguince de tobillo con una toalla, materia más que común (y más aún para los que han leído el libro "Guía del autoestopista galáctico" o "Hitchhiker guide to the Galaxy" ;-). Para ello los invitamos a ver el siguiente video tutorial.


Video tutorial sobre cómo improvisar una inmovilización de tobillo tras un esguince de tobillo y usando una toalla.

Recomendaciones

Algunas recomendaciones a tener en cuenta en la inmovilización de un tobillo:

- Procurar inmovilizar el tobillo en la posición antiálgica que toma el herido.

- La toalla usada en el video tutorial que se ve arriba de estas líneas puede reemplazarse, por supuesto, con otro tipo de tela o tejido (por ejemplo, un mediasombra), una almohada, papel de diario o revistas, etc. Evidentemente si disponemos de una venda elástica y sabemos cómo vendar, este será el método de preferencia para inmovilizar un tobillo.

- Buscar que los dedos queden visibles, para notar cualquier cambio de coloración que podría indicar una mala circulación (por ejemplo, por haber apretado en demasía el vendaje). Por esta misma razón, si bien puede existir la tentación de dejar la bota o zapato puesto al herido para evitar dolor o incluso ayudar en la inmovilización, esto no se puede hacer: incluso las medias o calcetines deben sacarse, quedando los dedos la aire. Si de debe caminar por terreno muy accidentado (montaña) habrá que posponer la inmolivización en post de procurar que, con el calzado puesto, el herido pueda ir caminado, sobre todo porque una vez sacado el calzado, la inflamación hará que sea muy difícil (y frecuentemente imposible) volver a colocarlo en su lugar, esté o no vendado.

- La fijación puede hacerse tal como se ve en el video (con cinta adhesiva) o usando pañuelos, pañuelos triangulares, trapos atados, etc. Evitar en lo posible hilos o sogas que puedan hacer el efecto de un torniquete. Recuerde que no debe quedar rígido totalmente, solo evitar movimientos accidentales propios del transporte o movilización del herido.

- Las fijaciones se pueden reforzar todo lo que se quiera en función de la potencial situación de transporte (por ejemplo, debe ser más fuerte si el herido va a tener que pisar sobre ese pie que si va a ser llevado en una camilla).

- Si se busca una inmovilización más completa, para un herido que será transportado por terceros, se puede unir la pierna herida a la otra con un vendaje adicional, buscando la menor movilidad lateral posible.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com