Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (V)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

La cadena asistencial en caso de accidente

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Primeros auxilios ante hemorragias externas (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Las causas de los accidentes (I)

¿Qué es el Triage o Triaje de catástrofe? (I)

Tratamiento de heridas en primeros auxilios (I)

La Escala de Glasgow

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

2.B.1) - Forma de realizar las ventilaciones:

En todos los casos debemos verificar que el pecho se eleva durante el proceso de ventilación, señal de que el aire ingresa correctamente. Esto se observa al mismo tiempo que hacemos la insuflación, ya que miramos hacia los pies del paciente. Si vemos que se hincha en estómago (dilatación gástrica), debemos sospechar una obstrucción de la vía aérea, y debemos volver verificar que estamos realizando y manteniendo la maniobra de despeje de la vía aérea de la forma correcta mientras damos la insuflación.

Si resulta que, pese a estar bien hecha la maniobra de despeje de la vía aérea y no observarse nada que las obstruya, esta sigue igualmente obstruida, hay que suponer una obstrucción interna y continuar únicamente con las masaje cardíaco, ya que la ventilación artificial inefectiva no es solo una pérdida de tiempo, sino que puede estimular el reflejo del vómito al desviar aire hacia el estómago, con el consecuente peligro de broncoaspiración y graves sus complicaciones para la víctima. En rigor, en este punto estamos pasando del protocolo de RCP al protocolo de obstrucción de vía aérea, pero que aquí coincide en todo con la RCP sin ventilación artificial.

Las ventilaciones pueden realizarse de tres formas diferentes:

- Directamente con la boca.

Esto puede ser: boca a boca, boca a nariz o boca a boca-nariz (si la boca está dañada, o si es muy pequeña la boca-nariz de la víctima respecto de la nuestra), es decir, abarcando con nuestra boca tanto la boca como la nariz de la víctima. En todos los casos hay que presionar bien la boca, evitando que el aire se escape por los costados.

Si se realiza las insuflaciones boca a boca, hay que tapar la nariz de la víctima al hacerlo, para que no se escape el aire por ahí, mientras que si se hace boca a boca-nariz, esto no es necesario.

El aire que se insufla es el que tenemos en nuestros pulmones tras aspirar normalmente, ya que el aire que nosotros mismos exhalamos. porque el oxígeno que consumimos del aire inspirado no suele superar el 18%, quedando el restante disponible para el paciente (con alrededor de un 16% de oxígeno). Luego se retira la boca y se espera que el aire salga [6], para realizar entonces la segunda ventilación.


En el video de RCP de adultos se ve cómo hacer las insuflaciones o ventilaciones artificiales boca a boca.

Se puede usar un pañuelo de tela como una forma mínima de evitar un contacto directo con los fluidos de boca de la víctima, aunque no garantiza totalmente la higiene. También podemos improvisar usando la propia ropa del herido, un simple pedazo de plástico o polietileno con un agujero, etc. La idea es crear algún tipo de barrera entre nosotros y el herido que permita el paso del aire pero reduzca lo mejor posible el de microorganismos en ambos sentidos. Esto podrá parecer "imprescindible" si sentimos asco en caso de existir sangre o vómitos en la boca de la víctima. Esto último puede ocurrir antes y durante la RCP debido al masaje cardíaco y el aire que se deriva al estómago estimulando el reflejo del vómito. Sí, los primeros auxilios no serán siempre "agradables", y estas es una de las razones por la que se recomienda el uso de una mascarilla de RCP con válvula anti-retorno, y llevarla siempre para estar preparado para hacer una RCP completa sin riesgo alguno para nosotros (ver punto siguiente). Si ni siquiera disponemos de ningún tipo de material que nos permita improvisar una protección, al menos debemos recordar que de todos estos métodos el que al parecer conlleva menos riesgo de contagio es el de "boca a nariz".

- Usando una mascarilla de RCP o mascarilla facial.

En vez de que nuestra boca contacte con la de la persona en parada cardiorespiratoria, podemos usar una mascarilla pensada precisamente para evitar esto, una mascarilla para RCP. Hay muchos modelos pero, básicamente, se trata de un tubito con una válvula que permite que el aire pase, pero que no vuelva, y que está unida a una máscara pensada para colocarse sobre la nariz y boca del paciente, y que hay que colocar correctamente (tiene un lado específico para poner sobre la nariz, el de ángulo más agudo) y mantenerla bien sellada para evitar que se escaque el aire durante el proceso. Por lo demás, las insuflaciones se realizan de la misma forma.

- Usando un dispositivo bolsa-mascarilla o balón resucitador durante una RCP instrumental.

El dispositivo bolsa-mascarilla o balón resucitador ("ambú") se trata básicamente de un aparato que constan de una mascarilla como la que describimos más arriba (removible, pudiéndose elegir de distintos tamaños), unida a una pelota o balón que, al presionarlo, insufla aire, por lo que no hace falta soplar y una bolsa reservorio. Además, se le puede enchufar una manguera unida a una botella de oxígeno, para así insufla aire enriquecido, todo lo cual lo transforma en una forma más eficiente de administrar ventilación artificial (ver el video de abajo para un ejemplo gráfico. No explicaremos aquí como usarlo, ya que suponemos que si dispone de este aparato, sabrá cómo hacerlo. Por lo demás, el ritmo y número de las insuflaciones se mantiene igual.


Ambú, balón resucitador o dispositivo bolsa-mascarilla.

2.C) - Algunos errores comunes a evitar

La fase de bajada y subida del masaje cardíaco (compresión y descompresión, respectivamente) se debe hacer a a la misma velocidad, no baje fuerte y suba más despacio, o viceversa. Esto significa que la mitad del tiempo del masaje se usa en comprimir y la otra mitad en descomprimir, manteniendo siempre ese ritmo.

El canto de la mano no debe despegarse en ningún momento del recorrido del pecho del paciente (dar "saltos").

No debe apoyarse la mano a la altura del final del esternón (apéndice xifoide) o los dedos sobre las costillas (esto se evita tirando con la mano de arriba y procurando apoyar nada más que el canto de la mano).

Haga las compresiones dejando caer el peso de su cuerpo, no usando la fuerza de brazos.

No flexione los codos durante ningún momento del recorrido del masaje cardíaco.

Exhale el aire de forma normal, el que tiene en sus pulmones y que soplaría normalmente, sin forzar una mayor entrada de aire la víctima.

Si el aire no entra, no insista con hacer más de dos ventilaciones si la vía aérea está correctamente despejada a simple vista. Continúe con la compresiones que son más importantes.

No intente sacar un cuerpo extraño en la vía aérea que esté atascado en la cavidad bucal o la garganta y no se saque fácilmente con el barrido digital.


Práctica de RCP básica a adultos: postura del paciente y del socorrista, forma de colocar las manos
y hacer las insuflaciones, ritmo aproximado de compresiones y maniobra de frente-mentón para abrir la vía aérea.

Notas:
[4] Antiguamente se recomendaba que debía pedirse al altura desde el esternón, pero se llegó a la conclusión de que eso tardaba mucho tiempo y daba lugar a titubeos e indecisiones
[5] Durante un tiempo se recomendó 15x2 para adultos y 5x2 en niños y lactantes, o variar si se trataba de uno o dos socorristas, etc. Actualmente, como decimos, se recomienda 30x2 para todos lo casos, y se trata de gente cono o sin experiencia.
[6] Es recomendable, al retirar la boca hacerlo hacia un costado (aprovechando a verificar que el pecho se deshinca), no sobre la vertical de la cara de la víctima, ya que el aire que puede salir puede ser de un aroma no muy agradable, incluyendo fluidos, vómitos, agua el caso de ahogados, etc. y, además, así tomamos aire nuevo (no el que la víctima exhala) para realizar la siguiente insuflación.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com