La manta de supervivencia o manta de salvamento o manta termica


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Los síntomas de la hipotermia leve o ligera

Síntomas y grados de hipotermia

Hipotermia: actuación y tratamiento de primeros auxilios

Hipotermia y congelación en altitud

Golpe de calor y primeros auxilios

Congelación: definición, prevención y causas

Consideraciones sobre la toma de temperatura corporal al aire libre

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

La Escala de Glasgow

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

La manta de supervivencia o manta de salvamento (también llamada a veces "manta térmica") es un material que en principio sólo era usado por los servicios de emergencia públicos y privados de los países que podían permitírselo, pero el abaratamiento de su precio hace que cada vez esté más disponible para cualquiera que quiera tener este elemento útil en caso de supervivencia.

Manta de supervivencia
Manta de supervivencia o manta de salvamento.

Esta manta busca básicamente proteger del frío o del calor rápidamente a la persona que envuelva, según corresponda, a la vez que pese y ocupe poco, para poder ser transportada con facilidad incluso hasta escenario de accidentes de difícil acceso (accidentes de montaña, de tránsito, de esquí, catástrofes, etc.) Para esto, está hecha de un papel de aluminio, teniendo un lado dorado y el otro plateado, y siendo su tamaño aproximado de 1,60 por 2,20 metros, ofreciéndose doblada en una bolsita de 10x5cm, también aproximadamente.

Cuando se busca proteger del frío (supervivencia ante hipotermia, congelamiento, accidentes en nieve o en montaña, etc.), debe taparse a la persona con la manta dejando el lado dorado hacia fuera, y el plateado hacia adentro (del lado del cuerpo). Así, el calor corporal se mantiene entre la persona y la manta, siendo reflejado por el lado plateado, y el sol es "absorbido" por el lado dorado.

Cuando, en cambio, lo que se quiere es proteger a la persona ante el calor excesivo, externo o de su propio cuerpo (supervivencia en desiertos, insolación, golpe de calor, fiebre, etc.) el lado plateado tiene que estar afuera, reflectando los rayos del sol y ayudando a conservar una temperatura más fresca en el interior.

Manta de supervivencia
Se observan en la foto ambas caras de la manta de supervivencia o salvamento.

En ambos casos es recomendable fijar la manta al herido con cinta adhesiva, para evitar tener que reacomodarla cada vez por la acción del viento, etc. y para lograr un mejor aislamiento. La manta debe cubrir también la cabeza de la persona si es posible (si a esta no le incomoda) porque por la cabeza es por donde se pierde la mayor cantidad de calor.

Por último, si se puede mover a la víctima (no se sospecha lesión cervical) es recomendable aislarla del suelo con ropa o con parte de la manta de supervivencia, sobre todo si se encuentra sobre la nieve si se sabe que la espera será larga. Sino, podemos arriesgarnos a que pese a la manta de salvamento el herido igual empiece a perder temperatura.

Otros usos en supervivencia

Igual que una manta de supervivencia aisla o ayuda a calentar personas, puede hacer lo propio con un vehículo, una tienda de campaña o carpa, un refugio improvisado, etc. Otro uso es el de constituir una camilla improvisada, siempre que sea lo suficientemente resistente para ello (normamente sí).


Video que muestra cómo improvisar una camilla con una manta de supervivencia y palos.

Al mismo tiempo puede servir como aislante del suelo en una playa o sobre roca calentada por el sol, por ejemplo, o también de cortaviento abajo de nuestra ropa. Por último, hay que tener muy en cuenta no usarla durante una tormenta o en tiempo tormentoso, ya que podría atraer los rayos.

Mantas mejoradas y refugios

Actualmente existen diversos tipos de manta de supervivencia de mayor calidad, y por lo tanto grosor y resistencia mecánica, que se puede conseguir en el mercado. Podríamos decir que son un híbrido entre una manta de supervivencia portátil y casi de un sólo uso, y un poncho impermeable.

Tenemos por ejemplo las mantas térmicas Orion(R) que se diferencian por ser lavables, y por lo tanto reutilizables, además de ser más gruesas y por tanto resistentes. Estas suelen llevarse como equipo en ambulancias y otros vehículos de rescate.

Los beneficios de tener este tipo de manta, es que se podrían usar incluso para crear refugios de circunstancia más resistentes. Suele tener un sólo lado reflectante, y el otro de un color llamativo (naraja fosforecente o similar) y anillas en las putas que permiten atarle cordones, cordines, etc. para improvisar un vivac. Lo malo es que son más caras, y además suelen ser más chicas que los ponchos, y no necesariamente se pueden abrochar entre sí para formar un refugio más grande de ser necesario para abrigar a un grupo de personas.

Por eso, en mi opinión, estas mantas de supervivencia "glorificadas" vienen bien en todo caso como parte de un equipo grupal, pero no como parte del equipo individual de supervivencia, porque para esto último mejor es tener un poncho, que es más barato y resistente que las primeras.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com