Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Hidratación y ejercicio físico

La deshidratación en la montaña

Hipotermia y congelación en altitud

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

La Escala de Glasgow

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

Aunque mucha gente cree que cada vez que termina de hacer ejercicio "adelgazó", la realidad es simplemente perdió agua, de deshidrató, y por lo tanto perdió peso que debe (tarde o temprano) ser repuesto.

Intensa sed.

Deshidratación
La traspiración es inevitable ante ciertos esfuerzos físicos y su consecuencia es la deshidratación.

En las actividades al aire libre sometidas a altas temperaturas o a fuerte vientos, la deshidratación es aún más acuciada que la que ocurre en deportes de interiores, por lo que hay que tener todavía más cuidado. Algunos creen todavía que lo que hacen al bajar de peso es "quemar grasas", y por eso se van contentos a su casa por pesar (después de una sesión de gimnasio) 1 kilo menos que cuando ingresaron. Si se volvieran a pesar una vez saciada su sed, se darían cuenta que en realidad lo estaban simplemente forzando a su organismo al hacerlo trabajar en un régimen de deshidratación.

Si se pierde 1 litro de sudor o transpiración, ya empezamos a sentir los efectos de la deshidratación: nuestra frecuencia cardiaca aumenta, (8 pulsaciones por minuto por cada litro de sudor perdido), el gasto cardiaco disminuye (1 litro por minuto) al tiempo que aumenta nuestra temperatura (0,3 grados por litro perdido) y la glucemia o azúcar en sangre (a consecuencia de la subida de ácido láctico, símbolo de la fatiga).

Cuando la pérdida de sudor supera el 1% empezamos a sentir sed. Cuando esta pérdida traspasa el 2 %, perdemos el apetito. Cuando la pérdida de agua llega al 3%, aumenta nuestra hemoconcentración, disminuye la excreción renal, síntomas de que el organismo "cierra filas" ante la falta de H2O.

Cuando ya hemos perdido el 4% nuestro rendimiento físico caerá entre un 20% y un 30% aproximadamente, y cuando esta llega al 5% padeceremos de dificultadas de concentración, impaciencia, dolores de cabeza e insomnio.

El haber perdido un 6% del agua de nuestro cuerpo ya se considera un problema grave, lo que se traduce en problemas serios de la termoregulación (nuestro organismo no puede enfriar el cuerpo por falta de agua) lo que se refleja también por un aumento del ritmo respiratorio.

Una pérdida de agua del 7% es la antesala de un posible colapso y un golpe de calor.

Para saber más sobre la deshidratación y temas relacionados con los primeros auxilios y la supervivencia ante la misma, visite nuestro foro.

Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com