Determinando valores normales y anormales de presión arterial


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

La cadena asistencial en caso de accidente

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Primeros auxilios ante hemorragias externas (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Las causas de los accidentes (I)

¿Qué es el Triage o Triaje de catástrofe? (I)

La Escala de Glasgow

Tratamiento de heridas en primeros auxilios (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

¿Cuáles son los valores normales de tensión o presión arterial o sanguínea? ¿Cómo averiguar cuando la presión está compensada o descompensada e indica una urgencia? Son alguna de las respuestas que tratamos de responder en este artículo desde el punto de vista del socorrismo o los primeros auxilios.

Definición, tipos y conceptos

La presión arterial, presión sanguínea o tensión arterial (a partir de ahora presión arterial, ya que es el término que consideramos más correcto) es un signo del estado de salud del organismo, signo que en algunas casos estás descompensado crónicamente a la alza (hipertensión) o a la baja (hipotensión) y que entonces puede considerarse una afección o enfermedad. Pero la tarea del socorrista será tomar a la presión arterial siempre como un signo, ya que le será imposible hacer un diagnóstico profundo del paciente cuando su ocupación no es esa, sino proporcionar los primeros auxilios.

La presión arterial está definida por el volumen plasmático circulante por el sistema circulatorio en función de la resistencia periférica que se ejerce sobre las arterias. Así, existen dos tipos de presiones arteriales medibles:

- La presión arterial sistólica (tensión máxima o "alta"). Es la presión que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón se contrae (sístoles). A partir de ahora TAS.

- La presión arterial distólica (tensión mínima o "baja"). Es la presión que ejerce la sangre contra las paredes arteriales cuando el corazón se relaja (diástole). A partir de ahora TAD.

Valores normales y anormales

Teniendo en cuenta esto, podemos decir que en general, en una persona sana y dependiendo de la edad, estados físico y otros factores (si es fumador, tiene sobrepeso, si padece hipertensión o hipotensión crónica, etc.) la presión arterial normal en reposo será:

- Normal cuando su TAS se encuentre entre 100 mmHg (o 10 cmHg) y 140 mmHg o (14 cmHg)

- Elevada (hipertensión) cuando su TAS se encuentre por encima de 140 mmHg (14 cmHg).

- Baja (hipotensión) cuando su TAS se mida por debajo de 100 mmHg (10 cmHg).

A su vez, se dice que la presión arterial está "parametrada" o "compensada" cuando:

- La TAS está entre 140 mmHg y 100 mmHg y la TAD está entre 90 mmHg y 50 mmHg.

¿Cómo determinar la presión arterial normal?

Como dijimos, los anteriores valores están estipulados teóricamente, de forma ideal y para personas en estado de reposo. Pero en la realidad nos encontraremos con que cada persona tiene unos valores ligeramente diferentes, por un lado, y por el otro, que estos valores pueden variar mucho si la persona se encuentra haciendo alguna actividad física, está nerviosa, etc., algo bastante normal durante accidentes o situaciones en las que, precisamente, uno quiere medir la presión sanguínea.

Por eso existe un método simple para saber si la presión arterial que le tomamos a una persona está dentro de los valores habituales o normales, y se basa en determinar el resultado usando las siguientes fórmulas:

TAS habitual / 2 = X


TAD máxima: X + 20

TAD mínima: X - 10


TAS máxima: TAS habitual + 20

TAS mínima: TAS habitual - 20

Siendo:

TAS habitual: la tensión habitual para ese paciente en reposo. La cual podemos averiguar preguntándole a su familia si el paciente no puede darnos este dato debido a su estado.

X = el resultado de dividir por 2 la TAS habitual.

Aplicaremos el cálculo anterior suponiendo que la TAS habitual de un paciente es de 130, entonces tendremos que sus valores límite de tensión sanguínea son:


TAD máxima: 85 mmHg

TAD mínima: 55 mmHg


TAS máxima: 150 mmHg

TAS mínima: 110 mmHg



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com