Primeros auxilios ante hemorragias externas (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La cadena asistencial en caso de accidente

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

La causa de los accidentes (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

1 - Para la presión directa (y, por supuesto, después de lavar y desinfectar la herida en lo posible) usaremos vendas, gasas o materiales improvisados, estériles o lo más limpios posible. Se puede hacer (si se sabe como) un vendaje compresivo para mantener la presión. En caso de que las gasas o compresas se empapen de sangre, no hay que reemplazaras, sino dejarlas y poner más sobre ellas, continuando con la presión.

2 - La elevación debe durar lo suficiente para que la herida deje e sangrar si volviéramos a poner la zona afectada en su postura habitual, normalmente con 5 o 10 minutos es suficiente. No debe realizarse si se sospecha una fractura en la zona afectada. En caso de que la herida esté en la cabeza, debe incorporarse (sentarse) al herido, pero nunca si no se está SEGURO de que no existe ninguna lesión a nivel de la cervical o de la columna vertebral.

3 - Los puntos de compresión digital son aquellos en los que se puede presionar (normalmente con uno ambos dedos pulgares) principalmente una arteria (raramente una vena) contra un hueso para impedir que pare la sangre, siendo los más comunes los siguientes:

- Para detener hemorragias en la cabeza, bajo el ángulo posterior de la mandíbula presionando contra esta, o en la sien. También a la altura de la carótida. No debe exagerarse en cuanto al tiempo de presión en este último caso para no afectar el riego sanguíneo cerebral.

- Para detener hemorragias en las piernas, en la ingle, en el punto medio de la diagonal que une la entrepierna con el hueso coxal, del lado de la extremidad herida y presionando contra este.

- Para detener hemorragias en las manos o dedos, a la altura de la muñeca, donde se toma el pulso.

- Para detener hemorragias en los brazos, en el hueco formado por la articulación del codo (donde también se suele tomar las pulsaciones), presionando la arteria humeral en la cara externa del antebrazo, bajo el bíceps.

- Para detener hemorragias en los pies, en el hueco que se forma entre el talón y de Aquiles y los extremos de la tibia y el peroné más cercanos al pie, presionando con el pulgar y el índice en forma de pinza.

4 - Para aquellos que se extrañen que no lo mencione, el torniquete es una ÚLTIMA opción, que suele traer (por usarse mal) más problemas que beneficios. Baste con decir que SOLO debe usarse en caso de que sea una amputación traumática donde los anteriores métodos no den resultado, o si se trata de una situación con múltiples heridos, y no podemos mantener la compresión en todos ellos al mismos tiempo. Ya explicaremos más adelante como hacerlo de forma correcta.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com