Síncope o desmayo, primeros auxilios

Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: Valoración primaria de un herido (I)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: Valoración secundaria de un herido (I)

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

La necesidad de la motivación para la supervivencia

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

Productos y servicios relacionados

Equipos y provisiones para la aventura

El término síncope se usa tanto para hacer referencia a la pérdida súbita y transitoria del conocimiento debido a una parada cardiaca, como para hablar de un perdida de conciencia similar, pero como resultado de cualquier tipo de afección en general, lo que normalmente se conoce como desmayo.

Alguno hablan directamente de lipotimia en vez de síncope, pero en realidad una lipotimia es un tipo de síncope, el más frecuente. En lo que a los primeros auxilios respecta, lo importante es saber a qué se debe que ocurran los síncopes, lipotimias o desmayos (que aquí trataremos como sinónimos, salvo que aclaremos lo contrario).

Se puede interpretar al síncope como un mecanismo de defensa del cuerpo ante la ausencia de llegada de sangre (arterial) al cerebro. A diferencia de los músculos encargados de nuestros movimientos, el cerebro carece de un lugar donde almacenar localmente energía, pese a que la necesita continuamente para funcionar (y si él no funciona, el resto del cuerpo tampoco...). Si por más de alrededor de 10 segundos la sangre deja de llevar nutrientes al cerebro, este desencadena un mecanismo por el cual la persona pierde el conocimiento, lo que en condiciones normales hace que si está de pie (posición vertical), caiga (posición horizontal) facilitando la llegada de la sangre al cerebro, ya que la gravedad deja de oponérsele.

El desmayo, por tanto, puede ser brusco en casos graves, o dar un preaviso, un cierto malestar que se conoce como presíncope, y que puede incluir los siguientes síntomas:

- Sensación de mareos,

- debilidad,

- náuseas,

- piel pálida, sudorosa y fría,

- sensación de flojedad en las piernas,

- pérdida total o parcial de visión,

- sonidos como de zumbidos o campanas, etc. que no son reales (acúfenos).

El síncope o desmayo puede estar ocasionado por multitud de causas, siendo las más frecuentes estados emocionales alterados (ansiedad, miedo, tensión...) lugares muy calurosos o poco aireados, mala alimentación o ayuno, exceso de ejercicio físico, etc. Son las conocidas como "lipotimias" hablando estrictamente. También puede darse que una persona se desmaye al levantarse después de estar sentada (síncope ortostático).

El tratamiento o primeros auxilios para el síncope consiste en:

- Colocar a la persona afectada en posición anti-shock (acostado boca arriba con las piernas levantadas alrededor de 35 centímetros respecto del resto del cuerpo, y la cabeza inclinada hacia un lado, siempre que no se sospeche lesión cervical).

- Aflojarle la ropa para que respire mejor.

- Procurar que esté en un entorno ventilado, evitar aglomeraciones de gente a su alrededor.

El síncope brusco también puede darse por causas más raras, como son la respuesta a un dolor intenso (síncope vasovagal).

Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com