Primeros auxilios: valoración primaria de un herido (I)

Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Primeros auxilios: valoración secundaria de una accidentado (I)

La Posición Lateral de Seguridad (PLS)

Primeros auxilios: RCP, reanimación cardiopulmonar o resucitación cardiorespiratoria (I)

Primeros auxilios: la cadena de supervivencia en los accidentes (I)

Golpe de calor y primeros auxilios

Insolación: prevención y primeros auxilios

La cadena asistencial en caso de accidente

Determinando valores normales y anormales de presión arterial

Congelación: reconocimiento y actuación de primeros auxilios (I)

Primeros auxilios ante hemorragias externas (I)

Consejos para protegerse del Sol (I)

Primeros auxilios: síntomas, consecuencias y efectos de la deshidratación

Hiponatremia, o el peligro de hidratarse en exceso (I)

Primeros auxilios: principios a seguir antes de transportar o movilizar heridos

Las causas de los accidentes (I)

¿Qué es el Triage o Triaje de catástrofe? (I)

Tratamiento de heridas en primeros auxilios (I)

La Escala de Glasgow

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Luego de haber seguido los dos primeros pasos de la cadena de supervivencia ("proteger" y "avisar"), hay que encarar el tercero: "socorrer". Pero es imposible salvar a alguien si no sabemos cual es su problema, por eso lo primero es buscar enterarnos.

Para esto existe lo que normalmente se denomina "exploración primaria" o "valoración primaria" de un paciente, herido o víctima de un accidente. Con esta exploración buscaremos problemas de salud en orden de importancia, bajo un orden preestablecido que hay que recordar y manejar a la perfección (si pretendemos ser verdaderos conocedores de los primeros auxilios) e iremos solucionando estos problemas a medida que nos encontremos con ellos. Lo que perseguiremos es comprobar las constantes vitales de la víctima en el orden siguiente:

1 - Valorar conciencia.

2 - Valorar respiración.

3 - Valorar pulso / signos de circulación sanguínea y control de hemorragias graves.

1 - Valoración de la conciencia.

Lo primero será determinar si el herido está conciente. Si lo está, podremos descartar automáticamente otros problemas, y decir que, en principio, no presenta una afección grave (parada respiratoria o cardíaca, por ejemplo).

Para valorar la conciencia debemos:

1.1 - Estimularlo de auditiva ("¡hola!", "¿me escucha?", "¿estás bien?") y de forma táctil o con un estímulo doloroso si no responde (pellizco a la altura del trapecio, por ejemplo [0] ) siempre evitando tocar o agravar cualquier lesión.

Si la persona responde, evidentemente está consciente. Dependiendo la coherencia de su respuesta, su estado de conciencia será más o menos lúcido. Pasaremos entonces a la valoración secundaria, que explicaremos en otro artículo más adelante.

Una persona que se mueve o agita sin parecer que de señales de que detecta nuestra presencia, esta inconsciente. Y evidentemente alguien que no responde también. Pasaremos entonces a ver si respira.


Notas:
[0] Nunca debe hacerse el estímulo doloroso a nivel del cuello o la cara, sobre todo cuando se trata de un herido traumático (o con golpes en la espalda, columna o cráneo) ya que podría incitar al herido a mover la cabeza y agravar sus lesiones.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com