Cómo será la supervivencia de combate ante la guerra del futuro


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

El yin en el yang de las guerras

Supervivencia de combate: cuando lo simple es complejo

La incomodidad del rival o el enemigoo

Productos y servicios relacionados

Energía verde

"Han escrito sobre esto: la guerra basada en el desgaste económico, no en la pérdida de vidas. Pero siempre ha sido más fácil crear nuevas vidas que nuevas riquezas."
Joe Haldeman - Paz Interminable.

Los avances científicos y tecnológicos afectan todas las áreas de la vida de nosotros los humanos, y el área militar y de combate no sólo no es una excepción en esto, sino que suele ser una de las áreas en las que más se privilegia la inversión en nuevas tecnologías.

Supervivencia de combate
Supervivencia de combate.

Si tenemos en cuenta los avances que están surgiendo a nivel de inteligencia artificial, robótica y servomecanismos biónicos (como los recientemente presentados brazos biónicos para marines o soldados estadounidenses que perdieron sus miembros en combate), bien podemos preguntarnos en qué van a convertirse las guerras del futuros y, por lo tanto, como afectará esto a la supervivencia de combate tanto de civiles como de militares.

Estados Unidos utiliza ya hoy en día aviones y distintos tipos de vehículos y cohetes teledirigidos. Si echamos una ojeada a lo que hay hoy en el mercado (lo que se ha hecho público al menos) y lo que nos muestran las novelas de ciencia ficción, podemos imaginar varios escenarios posibles para la supervivencia de combate del futuro.

Sí, la literatura de ciencia ficción no debe se prejuzgada como herramienta para anticipar el futuro, de la misma forma que no debe tomarse como una tesis basada en conceptos totalmente científicos. Sin embargo, la ciencia ficción dura (science fiction hard), que se caracteriza por partir de los conocimientos tecnocientíficos que existen, que están probados en la práctica y en la realidad, y las teorías que se consideran en la actualidad en la que se escriben dichas obras de ficción, son una excelente forma de prever distintos escenarios para de la guerra del futuro.

En este sentido podemos dividir pensar probabilidades más o menos plausibles respecto de los participantes en conflictos militares futuros:

1 - Se desarrollarán a través de máquinas dirigidas a distancia por seres humanos.

2 - Se desarrollarán a través de seres humanos, pero metidos completamente dentro de máquinas y/o blindajes que potencien su fuerza, capacidad defensiva y poder destructivo.

3 - Se utilizarán máquinas programadas que se autodirigirán en combate.

4 - Se utilizará una combinación de todas las opciones anteriores.

En cualquiera de los tres casos, estas herramientas de guerra / robots / blindajes / cibors o lo que fuere, tendrán a su disposición cualquiera de las armas convencionales o no convencionales que conocemos o que se desarrollarán, dependiendo de la peligrosidad y/o necesidad de la misión que lleven a cabo (es decir, igual que ocurre ahora, pero maximizado). Los blindajes o el comando a distancia posibilitarían un uso mucho más libre y menos restrictivo para los atacantes de armas nucleares, químicas o biológicas (bacteriológicas) de alcance táctico (que afecten a áreas concretas), por lo que es de esperarse escenarios bélicos mucho más violentos y destructivos tanto para las personas como para el medio ambiente.

¿Qué opción de las tres anteriores se usará? En mi opinión, la tremenda dificultad de lograr una máquina que pueda calcular las infinitas variables de un combate como lo hace un ser humano, hará que el sueño del robot "terminator" quede relegado por la opción mucho más factibles (y ya al alcance de la mano) de usar un robot tipo "robotech" o "mazinger" (vehículo de guerra); o incluso de "soldados virtuales" que dirijan máquinas que combaten en el campo de batalla, mientras ellos permanecen seguros muy lejos del frente, incluso en sus propias casas debidamente ocultas y/o acorazadas. Como podemos deducir de lo que dice Joe Haldeman a través de uno de los personajes principales de su novela Paz Interminable (en la cita que abre este artículo), es más barato usar soldados que perder dinero en crear armas tecnológicas que ni siquiera llegarían a su nivel de utilidad en relación a su costo...pero a un soldado también hay que entrenarlo, y que muera en combate no solo implica que muera "solamente" (con todo lo que moralmente implica) una persona, sino que se pierdan los millones que costó su entrenamiento, y varios millones más en entrenar a otro para que lo reemplace tras su baja.

Pero quizás lo más importante, a nivel costo-beneficio al margen de la moral, sea el que las personas entrenadas son mucho más hábiles para el combate (al menos por el momento) que cualquier otra máquina de lucha creada por el hombre. El cerebro humano casi no se comprende, por eso es casi imposible reproducirlo artificialmente en la actualidad. De ahí que la opción más lógica y económica en un futuro pueda llegar a ser utilizar a soldados / operadores (¿jugadores? ¿a eso quieren acostumbrarnos con los juegos de combate?) que usen su cerebro, la máquina de calcular más compleja y barata que se ha creado nunca, y entonces usar esos cerebro para mover "cuerpos" mucho más resistentes a las condiciones del campo de batalla.

Sería bueno saber a que nos enfrentaremos si nos vemos inmiscuidos directa o indirectamente en un combate que se de acá a 20 o 30 años...habría que debatir esto, y eso pensamos hacer en nuestro foro.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com