Una historia de supervivencia: La construcción del ferrocarril de Birmania (I)

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Supervivencia de combate y tiro de defensa

Religión y supervivencia

Richard Hastleton, el perseverante

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos para policías, militares, bomberos y fuerzas de seguridad

Supervivencia militar y de combate

Armas para caza, defensa personal, artes marciales y paintball

La historia de la construcción del ferrocarril de Birmania nos muestra que los auténticos sobrevivientes saben que las oportunidades no desaparecen, sino que se van con otros.

Esta es una de esas verdades que han sabido aprovechar todos aquellos que a lo largo de la historia se han convertido en millonarios, los grandes líderes políticos y militares, los exploradores, los aventureros y los descubridores exitosos de todos los orígenes.

Esto es algo que tenemos que considerar cada vez que se nos presenta una oportunidad para hacer cualquier cosa, porque muchas veces nos damos por vencidos antes de empezar y todo demuestra que quien no se da por vencido es quien triunfa.

Cuando los japoneses decidieron construir un ferrocarril a través de las selvas de Tailandia y Birmania, ahora llamada Myanmar, para llevar abastecimientos a sus tropas que se encontraban cerca de la frontera con India, en la segunda guerra mundial, no tuvieron escrúpulos en utilizar a prisioneros de guerra asiáticos, norteamericanos y europeos de forma brutal para trabajar en dicha construcción, en condiciones inimaginables de peligro e insalubridad. Este ha sido un crimen contra la humanidad que costó la vida a un número difícil de estimar, pero ciertamente superior a las cien mil personas.

Las condiciones de trabajo eran tan difíciles, el trato dispensado por los guardias japoneses tan malo y la alimentación tan escasa que el propio sitio de la construcción se convirtió en un auténtico campo de exterminio; escapar resultaba prácticamente imposible pues había cientos o miles de kilómetros de terreno hostil para cruzar hasta llegar a las líneas propias y de hecho, la mayoría de los prisioneros de guerra sobrevivientes permanecieron en poder de los nipones hasta el final de la segunda guerra mundial.

La supervivencia o la muerte se convirtieron en los objetivos de unos y otros, y cuando una persona sujeta a semejante disyuntiva hace dos cosas: o se deja vencer definitivamente, o bien lucha todo lo que puede.

De los pocos sobrevivientes que hubo, prácticamente todos afirmaron posteriormente que su supervivencia no se debió a la casualidad sino a su obstinación personal y también al enojo que sentían contra sus captores.


Imagine tener que realizar trabajos forzados en un sitio similar a este...
Imagine tener que realizar trabajos forzados en un sitio similar a este...



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com