Defensa personal dosificada


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La ética de la defensa personal

Bases para la defensa personal ante armas blancas

La Víctima Perfecta (I)

El sistema de armas Nanotyrannus (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipamiento para defensa personal

Equipo de supervivencia

Cuando tenemos que defendernos de un ataque que no tenemos posibilidad de evitar, pero en el cual a su vez vemos podemos salir airosos con relativa facilidad, no sólo tenemos que preocuparnos de nuestra propia seguridad, sino también de la de la persona que nos ataca, aunque parezca paradójico.

En efecto, cuando uno se defiende de forma activa (contraataque, ataque) hay que saber dosificar la violencia empleada. Esto tanto por motivos morales como legales [1]. Sin embargo, los que practican defensa personal, o un arte marcial aplicado a la defensa personal, muchas veces lo hacen utilizando principalmente técnicas que son potencialmente mortales o gravemente incapacitantes.

Una defensa personal realista, por tanto, tiene que prever simulacros de situaciones en las que se sepa como reducir a un atacante teniendo en cuenta el daño que se le vaya a hacer a dicho atacante, y el objetivo perseguido por la defensa (huir, deternerlo, defenderse de otros o a otros, etc.). Es decir, sabiendo dosificar la defensa para poder dañar más o menos dependiendo de la situación. Dicho metafóricamente: no podemos usar un cañón para matar una mosca, ni una gomera para derribar a un elefante...y además, puede que no queramos ni siquiera matar a una mosca (aunque podamos hacerlo) y que solo queramos asustar al elefante (porque no podemos hacer otra cosa...).

Así, el repertorio de técnicas de ataque y defensa cuerpo a cuerpo para situaciones de defensa personal tiene que ser suficientemente amplio. Pero me atrevo a decir que debe priorizar más las técnicas que no son gravemente incapacitantes en lugar de las que sí lo son, y dejar casi totalmente de lado la práctica de técnicas mortales que (salvo que cumplamos tareas como parte de fuerzas de seguridad, militares, policiales, etc.) raramente tendremos que usar. Porque recordemos que la defensa personal es eso, defensa, no venganza o ataque o una excusa para practicar artes marciales por la calle.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com