Los beneficios de la dieta de supervivencia


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La distancia a los alimentos como problema de supervivencia

La conducta, la motivación y la autoestima en supervivencia (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Es paradójico que muchos de los que podrían permitirse comer bien, lo hagan peor que aquellos que no pueden hacerlo, ya que su economía sólo les permite una elección limitada de su dieta.

Cocinando con fuego al aire libre.
Cocinando con fuego al aire libre.

La gran cantidad de oferta de comida basura, chatarra o como se la quiera llamar, que hay para aquellos pocos que en el mundo tienen una capacidad adquisitiva alta, hacen que las "tentaciones" triunfen sobre la buena alimentación. En cambio, los que sólo pueden comprar los alimentos más básicos o baratos (que no son la mayoría, porque algunos no pueden hacer ni eso, recordemos...) terminan comiendo una dieta más cercana a lo que se recomienda en las famosas pirámides alimentarias: más legumbres, pasta, cereales, harina, etc. (más barato), menos carne, postres con sus grasas, azúcar refinada, etc. (todo más caro).

Así la "dieta de supervivencia" termina haciendo que una persona con menores recursos económicas esté, a la larga, y en lo que a la salud se refiere, mucho mejor alimentada que una que puede permitirse elegir.

De hecho, otra cuestión a tener en cuenta es la cantidad de comida, desde hace milenios los partidarios de filosofías alimentarias como la macrobiótica defienden que comemos no sólo mal (desequilibradamente) sino en exceso, y que esa es la causa de la mayoría de nuestras enfermedades, de muertes prematuras, de mala vejez, etc. Personas con determinada genética pueden tolerar vivir con 500 calorías por día, lo que para la mayoría de los occidentales resultaría irrisorio, y no hablo de sólo "sobrevivir", sino de vivir con mejor salud que aquellos que comen más.

Por supuesto, todo depende también de la energía que se utilice en la vida diaria. Pero incluso en situaciones extremas, de gran esfuerzo físico, muchos deportistas demuestran que el cuerpo puede vivir bien y rendir con mucho menos de lo que se cree. Nosotros mismos lo comprobamos en la montaña, cuando estamos semanas comiendo mucho menos que lo que comemos en la ciudad, al tiempo que hacemos el doble de ejercicio. Otro ejemplo son corredores de fondo (de resistencia) como los keniatas, algunos se mantienen con dietas que rondan las 1.500 calorías diarias, y ganan a corredores occidentales con dietas que superan ampliamente las 4.500 calorías.

Así vemos que sobrevivir, puede ser a veces vivir mejor...



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com