¿Por qué sobrevivieron los uruguayos del accidente aéreo en los Andes? (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

La conducta, la motivación y la autoestima en supervivencia (I)

La necesidad de la motivación para la supervivencia (I)

Normas de seguridad en actividades terrestres al aire libre

Recomendaciones para el cuidado del medio ambiente en actividades al aire libre

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Por eso decimos que el comer o no comer carne humana no fue el primer paso para su salvación, sino el tener el valor de hacerlo. El primer paso para sobrevivir es no querer morir. Es el segundo, en todo caso, el hacer lo necesario para tener las fuerzas físicas para lograrlo.

Se sea creyente o no, este caso nos obliga a reconocer la fuerza que da la creencia para sobrevivir. La creencia puede ser religiosa o no, pero lo importante es que si no se tiene un sentido por el cual vivir, la batalla contra la supervivencia se pierde rápido. El valor es paralelo al haber encontrado un sentido a la vida, y querer luchar por conservarlo.

Una vez aseguraron en cierta medida su alimentación, y constataron (al escucharlo por radio) que se suspendían las laboreas de búsqueda y rescate, su actitud como grupo fue el segundo factor decisivo para la supervivencia. Allí seguramente influenció positivamente su capacidad para trabaja en equipo fruto de su experiencia deportiva. No sólo se organizaron muy bien teniendo en cuenta las circunstancias, sino que finalmente decidieron y llevaron a cabo con éxito una expedición en busca de ayuda.

Así, su capacidad para trabajar en equipo unida a la creencia de que estaban obligados a prestar ayuda al prójimo (sus amigos o familiares), les posibilitó primero unir fuerzas, rescatar y atender a los heridos en la medida de lo posible; y luego limar asperezas y organizar el refugio, hacer expediciones de prueba para evaluar tanto su situación geográfica como sus fuerzas, y finalmente llevar a cabo la expedición definitiva en busca de la civilización con aquellos que consideraron más preparados psíquica y físicamente para lograrlo.

Sin embargo, no hay que idealizar su actuación y creer que todo fue color de roza, porque no fue así ni mucho menos. Lo cierto es que el trabajo en equipo fue medianamente posible luego de que se instalara cierta "estabilidad de poder" entre distintos "subgrupos" que se formaron debido a afinidades entre los distintos pasajeros o por decisión de los propios accidentados. Así, por ejemplo, el grupo de "los expedicionarios" se formó eligiendo a los voluntarios más capacitados para la expedición, y conformó una especie de "élite" con ciertos privilegios de ocio, alimentación y confort previos a su salida (para juntar fuerzas) en busca de ayuda. Al mismo tiempo, los que trabajaban en las tareas cotidianas (cortar carne de los muertos, fundir agua, organizar el refugio, etc.) tenían más autoridad que aquellos que no hacían nada fruto de sus heridas físicas o psicológicas, y por lo tanto también tenían mayor acceso a la comida y a otros recursos, dejando (por una especie de "selección natural") a los que no aportaban nada siempre en segundo lugar en la cola de los beneficios (nutrición, ropa, confort, etc.).

Todo el que haya ido a una expedición en los Andes sabe que lo realmente importante para aguantar las penurias y luchar contra las inclemencias del tiempo al aire libre es tener la fortaleza mental para hacerlo. El no poder es en principio psicológico, si la psicología no falla, el cuerpo responde hasta su límite físico, que es mucho mayor del que creemos.

Dicho de otra forma, teniendo una salud medianamente buena, el cuerpo humano (que no animal) es una unidad de la que la parte mental es el punto débil que puede ser más vulnerable. Porque como una vez me dijo alguien, cuando creemos que no podemos más, todavía nos restan un 50% de las fuerzas. Y los uruguayos sobrevivieron, creyeran lo que creyeran, no sólo por un milagro o por su buena suerte, sino gracias a que utilizaron ese 50% hasta sus últimas consecuencias y no se rindieron nunca. Creo que esta es una lección mucho más importante para todo superviviente que la de conocer el uso específico de técnicas de supervivencia.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com