Los perjuicios del machismo para la supervivencia de los hombres

Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La necesidad de la motivación para la supervivencia

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

En muchos países latinoamericanos y de otras partes del mundo aún persiste una cultura machista, entendiendo esta como la actitud del hombre que no admite hacer ciertas tareas domésticas, y pretende ser servido por la mujer. Esta actitud no sólo es contraproducente para la mujer en cuanto a la limitación de sus derechos y su libertad, sino para el propio hombre desde el punto de vista de su supervivencia.

¿De qué le sirve al hombre ser machista? Es una actitud cómoda, está claro: el es el amo, manda, impone poder y pretende ser servido...y ahí se acaban sus "ventajas". Pero como ya mencionamos en más de una oportunidad, la comodidad va de la mano del sedentarismo, y ambos de la decadencia y la falta de autosuficiencia. Es decir, el hombre machista, por muy paradójico que suene, es el hombre más dependiente de las mujeres que existen. Las necesita no sólo para satisfacer sus deseos sexuales, sino para poder comer (ya que no sabe cocinar), las necesita para poder arreglar su ropa (ya que no sabe cocer), las necesita para que le limpien la casa (porque no sabe hacerlo), y así un largo etcétera que incluye habilidades básicas para las supervivencia urbana, o incluso la supervivencia en todos los ámbitos, como es la preparación de comida.

Por si esto fuera poco, el machismo está a un paso de la violencia de contra las mujeres para imponer su voluntad. Una actitud machista se transforma de por sí (si la mujer ya no la consciente pero se ve obligada a tolerarla) una forma de violencia de género, la peor y la más sutil, la violencia de género psicológica. Violentar a las encargadas de engendra y educar a las nuevas generaciones no es una buena "política de supervivencia" de una sociedad que se precie.

En países como Ecuador, todavía es bastante común la actitud machista de algunos hombres: la mujer es la que exclusivamente hace la comida, lava los platos, limpia la casa, sirve la mesa, etc., mientras el hombre trabaja afuera pero cuando llega es el que (como si estuviera en un hotel de pensión completa se tratara). Esto es tan así, que algunas inmigrantes ecuatorianas de países más avanzados en este sentido, se dan cuenta de la diferencia que hay entre los hombres que no fueron criados en su país de origen, y los que conocen ahora, dándose cuenta de que las cosas pueden ser de otra manera.

En un mundo globalizado las actitudes machista ya no se pueden tomar como la única forma de ser del hombre, y las mujeres (por mucho que lo pretendan algunos) no son tontas...el resultado es que los machistas se quedarán cada vez más solos, y finalmente se terminarán extinguiendo. Siempre quedarán algunos, por el simple hecho de que algunas mujeres son más machistas que los hombres (les gusta servir y cumplir un papel secundario en ese sentido).

No ser machista no implica ser feminista. No creemos que las mujeres sean iguales a los hombres (no lo son, ni fisiológica ni psicológicamente), pero merecen las mismas posibilidades a nivel de libertad y oportunidades. Por ser diferentes son totalmente necesarias y dignas de todo respeto, son imprescindibles y debemos cuidarlas, como hombres y como seres humanos.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com