La conducta, la motivación y la autoestima en supervivencia (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La necesidad de la motivación para la supervivencia (I)

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Lo que hagamos o lo que hagan otros sin duda influirá en nuestras chances de sobrevivir a una emergencia o situación complicada de cualquier tipo. Saber distinguir entre las situaciones que dependen de nuestra capacidad, y las que dependen de la capacidad de otros o de las propias circunstancias puede constituir entonces la diferencia entre la vida y la muerte.

La teoría psicológica de la atribución que se encarga de dar respuestas a cómo la conducta de los individuos influye en su motivación en función del éxito o el fracaso de sus acciones. De esta forma nos da las bases para entender las distintas formas en que podemos explicar los resultados de una situación de supervivencia en la que nos podemos ver implicados, y cómo estos pueden influir positiva o negativamente en nuestra conducta, al mejorar o empeorar nuestra motivación y/o nuestra autoestima.


Supervivencia y motivación
Con frío pero motivados: ¡¡habíamos logrado sobrevivir a dos situaciones de emergencia!!
Y lo mejor de todo, teníamos comida, ¡todo un lujo para unos supervivientes!

Así, en principio, podemos decir que el resultado positivo (éxito) o negativo (fracaso) de una acción de supervivencia depende de cuatro factores:

- La habilidad, destreza o capacidad propia (del individuo y/o grupo).
- El nivel de aplicación de esta habilidad, es decir, el esfuerzo realizado para sobrevivir.
- La dificultad del logro a conseguir para poder sobrevivir.
- El azar o el factor suerte.

Ahora, en lo que a la motivación y la autoestima se refiere, el problema consiste en a cuales de estas causas atribuye el superviviente o practicante de la supervivencia la razón de sus éxitos o fracasos. Y, a su vez, cuales de estas causas considera como excepcionales o recurrentes.

Por ejemplo, alguien puede pensar que no pudo encender un fuego porque no tenía leña seca, y atribuir esto a algo que escapa a su control o pericia (simplemente, no había leña seca) y por lo tanto, no darle demasiada importancia ("¿para qué preocuparse de algo que no depende de mi, que no puedo controlar?", piensa).



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com