De orugas, pingüinos y supervivencia comunitaria (I)

Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

La necesidad de la motivación para la supervivencia (I)

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para la aventura

Todos sabemos que muchas orugas se transforman en mariposa, pero pocas veces se cuenta algo sobre su vida y supervivencia durante su etapa rastrera. Acá comentaremos algo sobre la forma de vida de una oruga europea conocida como "procesionaria de los pinos", comentarios que pueden darnos incluso una lección de supervivencia apta para seres menos peludos pero más "rastreros" como los humanos.


Oruga procesionaria haciendo honor a su nombre
Oruga procesionaria haciendo honor a su nombre .

La oruga procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) [1] tiene por casa los pinos de todas las especies, principalmente pinos silvestres (albares, de Valsaín o royos), Pino laricio y Pino canario, al alimentarse de su corteza. Se distribuye en el Mediterráneo, Centro y Sur de Europa [2]. En primavera es fácil verla reptar por sus troncos, muchas veces en fila india, pegadas una a la otra en forma de "trencito", es decir, "en procesión" (de ahí el nombre vulgar común con el que se la conoce). También cruzan en procesión por los caminos, tras bajar de los pinos, cuando se acerca el momento de su transformación en crisálida (larva de la que luego saldrá la mariposa). Guiadas en fila por una hembra, que curiosamente no es la que va adelante, sino la que va última, atrás de todo [3], buscan un lugar en la tierra donde enterrarse para poder envolverse en su capullo, mutar y eclosionar la colorida forma de mariposa que todos conocemos.


Detalle de los pelos de la oruga procesionaria
Detalle de los pelos de la oruga procesionaria.

Vale la pena mencionar que tocar a las orugas "peludas" de cualquier tipo normalmente causa irritación en la piel a los humanos, por lo que debe evitarse su contacto. Es interesante comentar esto a los chicos que se muevan al aire libre en lugares donde abunden estas orugas, ya sea en verano (practicando senderismo, campamentos, etc.) o en invierno (practicando esquí, etc.). En el caso de las orugas procesionarias, al ver el "trencito" lo consideran divertido y atrayente, y tienen tendencia a tocar algo tan llamativo, con las consecuencias dolorosas que acabamos de apuntar. En algunos casos también causa alergia sin ser necesario el contacto, por la proximidad a su hábitat, debido a que flota en el aire cierta cantidad de sus pelos esparcidos por el viento.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com