¿Son útiles las armas de avancarga en el contexto de la supervivencia?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

Armas de supervivencia: Cómo emplearlas para sobrevivir realmente

Introducción a la supervivencia (I)

Aviónica y sistemas

Todos los consejos al aire libre

La estandarización del equipo

Todos los huevos en la misma canasta

Consejos de Supervivencia: Evitar riesgos innecesarios

El sistema de armas Nanotyrannus (I)

Clubes de tiro

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Equipos de supervivencia

Las viejas armas de pólvora negra que se recargan por la boca del cañón, conocidas como armas de avancarga, son utilizadas hoy en día solamente por algunos entusiastas de las antiguas tecnologías, pero no por ello resultan inválidas como armamento de supervivencia.

La historia de las armas de fuego es larga, pero entre el siglo XIV y el XIX no se conocían las armas cuya munición se basa en un cartucho de metal, papel o plástico, el cual se carga por detrás del cañón. La mayor parte de la historia de las armas de fuego se refiere al refinamiento de armas de avancarga, las cuales evolucionaron hacia las que tenemos hoy en día, conocidas como armas de retrocarga puesto que el paradigma actual ofrece numerosas ventajas en cuanto a facilidad de manejo, precisión y potencia de fuego. Pero eso no quiere decir que las armas de avancarga no sirvan absolutamente para nada.

Un moderno fusil de asalto o ametralladora ligera ofrecen mayor potencia de fuego que todo un batallón de hace tres siglos, pero este hecho obvio nos hace perder de vista muchas veces lo que debe esperarse de un arma, y es que funcione bien de acuerdo a las circunstancias. En ese sentido, y bajo las condiciones adecuadas, un arma de avancarga puede resultar tan efectiva y hasta mejor que una moderna. Basta considerar que los ingleses y españoles.

Es más: se han reportado casos en los que fuerzas guerrilleras enfrentaron con relativo éxito a tropas gubernamentales empleando armas improvisadas, generalmente de avancarga. Tal es el caso de la rebelión de los Mau-Mau en Africa, o ya hace algunas décadas, antes de la invasión soviética en las proverbiales reyertas entre las tribus y el gobierno de Afganistán. Desde luego, en un combate cercano entre una persona armada con un mosquete y otra con un AKM en sus manos, el resultado puede predecirse con facilidad salvo que el mosquetero sea muy hábil y pueda eliminar a su adversario con uno o dos disparos bien colocados. Pero en situaciones de supervivencia que no impliquen combate, las posibilidades de un arma de avancarga como herramienta de supervivencia son mucho mayores y hasta casi las mismas que en el caso de un arma moderna y para un tirador más o menos experimentado.

Y para entender esto debemos considerar cual es la técnica que más comúnmente se emplearía para cazar en una situación de supervivencia: el acecho o emboscada. Utilizando esta técnica y en la mayoría de las situaciones, el tirador podrá tener a su blanco a la distancia que él determine de acuerdo a las características del terreno y el sitio elegido para acechar. Generalmente se podrá reducir esa distancia hasta los veinticinco o cincuenta metros, una distancia perfectamente apta para el disparo con un arma de avancarga. Y si bien un fusil moderno puede contar con un alcance letal de un par de miles de metros, la realidad es que muy raramente se deberá disparar a tales distancias en un contexto de supervivencia. En la práctica y para todos excepto los francotiradores, dichas distancias de tiro resultan imprácticas incluso en el contexto de la supervivencia de combate.

Entonces ¿se debería elegir a un arma de avancarga y que funciona con pólvora negra como herramienta de supervivencia por sobre una pistola o rifle modernos? Probablemente no, puesto que las armas modernas, como mencionamos, presentan ventajas. Un arma de avancarga podría ser utilizada con efectividad, por parte de un purista o de quien sepa improvisar equipo, pero la sencillez de manejo y la fiabilidad de las armas de retrocarga no queda en duda. Un aspecto que quizás puede resultar interesante es que las viejas armas de pólvora negra, en algunos países, no están sujetas a una legislación tan restrictiva como las armas de fuego actuales y por ello puede resultarle más sencillo a algunas personas adquirirlas e incluso fabricarlas.

Y respecto de este último punto debemos decir que construir un arma de avancarga es posible utilizando herramientas sencillas, ya sea a partir de un kit o bien de un diseño propio, pero debemos advertir que hacer semejantes manipulaciones en torno a un arma de fuego puede resultar peligroso si se hace con desconocimiento o falta de experiencia, por lo que si ese es su interés, le recomendamos que antes que nada se asocie a algún club de tiro o alguna asociación de entusiastas de este tipo de armas.


Estas armas de siglos atrás todavía son efectivas (Cortesía del Museo del Ejérciot Español).
Estas armas de siglos atrás todavía son efectivas (Cortesía del Museo del Ejérciot Español).



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com