El mito de Popeye y las vitaminas


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Hacer dieta no es dejar de comer (I)

Obesidad y sobrepeso: causas y consecuencias (I)

Peso adecuado: medición de grasa a través de pliegues cutáneos

Indice de Masa Corporal (IMC) y de cintura-cadera

Dietas y ejercicio físico: medición de la masa y las proporciones corporales

Dieta, peso y la fábula del montañista y la mochila

Dieta y peso: los bioanalizadores

Salud y vegetarianismo, o el mito de la margarina

Alimentación y salud: ¡Cuidado con los aceites interesterificados!

Las contradicciones del orgullo gordo

¿Porqué ahora engordo si sigo comiendo lo mismo?

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Medicinas y alimentos naturales

Equipos y provisiones para la aventura

Cocina extrema y de campaña

Popeye, el antiguo dibujo animado, comía espinacas en lata para hacerse repentinamente fuerte. Todo sabían que en realidad ese efecto no era cierto, pero el hecho es que las latas de espinacas se empezaron a vender como panes. Los beneficios comerciales fueron tales para los productores de espinacas, que en la ciudad de Crystal City (Texas), dedicada en gran medida a este rubro, se le construyó a Popeye una estatua en agradecimiento por fomentar el consumo de este vegetal.

Popeye
Popeye. Foto: Wikipedia.

Y esto, por supuesto, no era casualidad. Era consecuencia del marketing. De hecho, rápidamente se empezaron a comercializar espinacas enlatadas marca "Popeye" en Estados Unidos. Precisamente en la sede de la empresa que vendia estas espinacas en lata, se hizo otra de las estatuas en honor a Popeye el marino.

Esto nos enseña que nunca hay que comprar nada guiándose exclusivamente por su publicidad, sea esta divertida, fantasiosa, realista o (como es quizás el caso de Popeye) producto de un éxito televisivo. Incluso aquellas que alegan motivos científicos para decir lo que afirman, suelen esconder pequeños asteriscos que llevan a letras casi invisibles, o que desaparecen de la pantalla tan rápido como aparecieron de forma miniaturizada, y donde se aclara que "esto no es exactamente así..." o que "consulte a su médico...", etc..

En lo que se refiere a los alimentos y los suplementos alimentarios en particular, hay que tener especial cuidado. Un ejemplo que podemos tomar para ilustrar esto es el del uso y abuso de las vitaminas. Al parecer el mito de Popeye se extiende y aplica con la misma intensidad a las vitaminas, también fomentado por dibujos animados y publicidades engañosas, existe la creencia casi inconsciente en muchas personas de que tomar vitaminas nunca puede ser malo, que trae más fuerza y vitalidad.

La realidad es distinta, sin embargo. Las vitaminas son un tipo de alimento no energético, es decir, no sirven para generar energía. Mientras un tipo de vitaminas (las hidrosolubles, C y complejo B) prácticamente no se almacenan (por lo que un exceso de ellas simplemente se elimina, normalmente por la orina); el otro tipo (las liposolubles, A, E, D, K) sí se almacenan en mayor medida.

En el caso de las primeras, el tomar muchas vitaminas "extras", por tanto, no sirve de mucho si nuestras necesidades están cubiertas (solo las mearemos, literalmente). En el segundo caso, el consumo excesivo puede perjudicarnos. Por lo tanto, lo más probable es que sean un gasto de dinero innecesario.

Es cierto que el cuerpo necesita ingerir vitaminas, ya que no puede producirlas. Pero estas se ingieren con los alimentos, están contenidas en ellos, o se sintetizan gracias a factores externos (como la vitamina D, a partir de recibir luz solar). Si uno come de forma equilibrada no tiene porqué recurrir a ningún tipo de complejo vitamínico, ni siquiera si se es un deportista.

En algunos casos las vitaminas extras sí están indicadas. Por ejemplo, para algunas personas que, siendo vegetarianas, no reciben la cantidad necesarias de vitaminas (normalmente las del complejo B, o de tipo B). Los vegetarianos también pueden necesitar hierro, porque la fuente más asimilable de este se encuentra en las carnes rojas. Es por eso que, estrictamente hablando, un vegetariano no se alimenta de forma equilibrada, lleva una dieta deficiente o carente en algún sentido.

O dicho de otra forma, nadie puede sobrevivir sólo a base de espinacas...ni siquiera Popeye :D



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo



Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com