Dieta, peso y la fábula del montañista y la mochila


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Hacer dieta no es dejar de comer (I)

Obesidad y sobrepeso: causas y consecuencias (I)

Peso adecuado: medición de grasa a través de pliegues cutáneos

Indice de Masa Corporal (IMC) y de cintura-cadera

Dietas y ejercicio físico: medición de la masa y las proporciones corporales

¿Porqué ahora engordo si sigo comiendo lo mismo?

Dieta y peso: los bioanalizadores

Salud y vegetarianismo, o el mito de la margarina

Alimentación y salud: ¡Cuidado con los aceites interesterificados!

Las contradicciones del orgullo gordo

El mito de Popeye y las vitaminas

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Medicinas y alimentos naturales

Equipos y provisiones para la aventura

Cocina extrema y de campaña

Cuando alguien tiene un exceso de peso corporal ello obedece a una razón, de la misma forma en que un montañista pesa más cuando lleva una mochila a cuestas.

Mochila y peso, dieta y peso
Peso y mochila, o viceversa...

La comparación no sólo es evidente, sino que va más allá. Porque cuando uno lleva una mochila, en ella lleva comida, lo necesario para sobrevivir. Su caminar es más lento, pero es ABSOLUTAMENTE necesario que lleve los víveres consigo, porque no los encontrará en otro lado.

Y en principio el exceso de peso debería tener sólo ese objetivo: servir de reserva, de anticipación ante la supervivencia futura. El problema se da cuando la mochila que llevamos ya no tiene sentido, porque esta mochila, este peso extra innecesario, poco a poco, irá resintiendo nuestro organismo.

Cuando uno necesita o quiere moverse rápido en montañismo, se libera del peso. Eso tiene sus riesgos, pero también sus ventajas si se sabe lo que se hace.

Por ejemplo, sin peso se puede subir una determinada montaña y bajarla el mismo día, incluso se puede prescindir de la ropa de abrigo. Pero también puede que uno tenga que desprenderse del peso por cuestiones de supervivencia nada gratuitas, al tener que escapar corriendo de una avalancha que se acerca, por ejemplo...

Los riesgos son grandes, pero son como apuestas, las hay más o menos arriesgadas. Hay veces en que mantener un exceso de peso es sin duda una apuesta mucho más riesgosa que liberarse de él (caso del alud que nos acosa).

El cuerpo está hecho para moverse, no podemos sobrecargarlo y condenarlo al sedentarismo relativo por mucho tiempo sin que su salud se resienta. Tanto en montañismo como en cuestión de dietas, nuestro organismo tiene un límite, y si queremos vivir más y (sobre todo) mejor, debemos respetarlo.

Moraleja: libérese de su mochila antes de que ella se libere de usted... Si quiere conocer más sobre dietas y régimenes para adelgazar, haga clic aquí.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com