Alimentación y salud: ¡Cuidado con los aceites interesterificados!

Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Hacer dieta no es dejar de comer (I)

Obesidad y sobrepeso: causas y consecuencias (I)

Peso adecuado: medición de grasa a través de pliegues cutáneos

Indice de Masa Corporal (IMC) y de cintura-cadera

Dietas y ejercicio físico: medición de la masa y las proporciones corporales

Dieta, peso y la fábula del montañista y la mochila

Dieta y peso: los bioanalizadores

Salud y vegetarianismo, o el mito de la margarina

¿Porqué ahora engordo si sigo comiendo lo mismo?

Las contradicciones del orgullo gordo

El mito de Popeye y las vitaminas

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Medicinas y alimentos naturales

Equipos y provisiones para la aventura

Cocina extrema y de campaña

Las grasas o aceites interesterificados están cada vez más presentes en los alimentos procesados, en reemplazo de las grasas trans, probadas como perjudiciales para la salud. Sin embargo, recientes estudios demuestran que los aceites o grasas interesterificadas también son perjudiciales: promueven la obesidad y los los problemas cardíacos.

Ya advertimos en su momento sobre las grasas trans, ahora les advertimos sobre las grasas interesterificadas.

En países como Argentina es normal ver que las papas fritas, la margarina, las galletitas, etc., dicen en grandes letras "0% grasa trans". El problemas es que estas grasas no son la únicas perjudiciales. Al prohibirse en muchos países el uso de las grasas trans, o al ser obligatorio etiquetar los alimentos informando de su uso (caso de los países del Mercosur, aunque no de Europa) y la gente saber que el consumo de grasas trans era peligroso, muchos productores de alimentos se pasaron a los aceites o grasas interesterificadas como alternativa.

El proceso de interesterificación suplantó en gran medida al de la hidrogenación de los aceites vegetales, pero estudios científicos demostraron que las grasas generadas artificialmente de esta forma elevan los niveles de glucosa (azúcar en sangre) y disminuyen el colesterol "bueno" o HDL (lipoproteínas de alta densidad).

Pese a datar estos estudios de varios años, las autoridades sanitarias de los países americanos y europeos (por no hablar de los asiáticos y africanos) no incorporan a la su legislación (siempre lenta, y condescendiente con la industria) la obligatoriedad de informar sobre el contenido de estas grasas en la información nutricional, etiquetado, etc. Incluso en los países europeos no es obligatorio que se informe sobre las grasas trans en los paquetes de alimentos, pese a que están prohibido su uso a nivel industrial y en restaurantes.

Así que desde aquí recomendamos, como siempre, leer los ingredientes de todo lo que comemos, y prestar atención a las siguientes "palabras malditas":

- grasas vegetales.
- grasa vegetal endurecida.
- grasa vegetal hidrogenada.
- grasa vegetal paracialmente hidrogenada.
- aceites hidrogenados o transesterificados.
- aceites parcialmente hidrogenados o transesterificados.
- aceites interesterificados o transesterificados.
- aceites parcialmente interesterificados.
- aceites totalmente hidrogenados o transesterificados.
- aceite completamente hidrogenizado o transesterificados.
- aceite parcialmente hidrogenizado.
- aceite vegetal endurecido.
- grasa vegetal interesterificada.
- grasa vegetal transesterificada.
- grasa vegetal totalmente hidrogenada.
- aceite de [lo que sea] interesterificado, hidrogenado, hidrogenizado, transesterificados o fraccionado.

y desechar o limitar el consumo de alimento que tengan estos ingredientes.

Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com