Hacer dieta no es dejar de comer (I)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

¿Porqué ahora engordo si sigo comiendo lo mismo?

Obesidad y sobrepeso: causas y consecuencias (I)

El mito de Popeye y las vitaminas

Peso adecuado: medición de grasa a través de pliegues cutáneos

Indice de Masa Corporal (IMC) y de cintura-cadera

Dietas y ejercicio físico: medición de la masa y las proporciones corporales

Dieta, peso y la fábula del montañista y la mochila

Dieta y peso: los bioanalizadores

Salud y vegetarianismo, o el mito de la margarina

Alimentación y salud: ¡Cuidado con los aceites interesterificados!

Las contradicciones del orgullo gordo

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Medicinas y alimentos naturales

Equipos y provisiones para la aventura

Cocina extrema y de campaña

Dejando de comer el tiempo suficiente uno adelgaza, sin duda. Pero esto no significa hacer dieta, y lo que es más importante, es mucho más peligroso.


Sin hacer ejercicio es casi imposible combatir la obesidad.
Sin hacer ejercicio es casi imposible combatir la obesidad.

El ser humano es, entre otras cosas, el único ser vivo del planeta (que sepamos...) que puede dejar de comer por propia voluntad, que puede "ayunar". Lo hace por motivos espirituales, por motivos de salud, por motivos estéticos o (finalmente) por motivos patológicos. Un ejemplo de esto último lo constituyen enfermedades como la bulimia o la anorexia.

Cuando no se está enfermo, y se quiere controlar un sobrepeso, o una obesidad consecuencia de malos hábitos alimenticios y de vida (falta de ejercicio), dejar de comer sin más no sirve, y no debe confundirse este hecho con el de "hacer dieta". Hacer dieta implica comer de forma controlada y, al mismo tiempo, aprender a comer, de forma tal que en adelante ya no sea la dieta una forma "excepcional" de alimentarse, sino "la" forma en que nos alimentamos.

Dejar de comer sin más tiene varios inconvenientes...

- El primero, que al ir "contra natura", es muy difícil de sostener la determinación de no comer...finalmente, se termina comiendo algo, a deshoras, mucho o poco, pero normalmente de forma descontrolada, con el consecuente peligro para la salud y riesgo de caer en una situación psicológicamente complicada.

- El segundo problema es que cuando no se come de forma radical y por mucho tiempo, el organismo se pone en "modo de emergencia" (por llamarlo de alguna forma), y ahorra energía (acumula grasa y no la usa de ser posible). Esto significa que aunque comamos poco o nada, gastamos poco o nada, y por lo tanto no adelgazamos. La forma de bajar de peso con eficiencia evitando este efecto, es combinar una dieta adecuada (varias comidas al día con alimentos pensando en la calidad, más que en la cantidad) con un programa de ejercicios o la práctica de un deporte que nos mantenga aeróbicamente activos.

El ejemplo de que se ayunar no afecta necesariamente a nuestro peso si se alterna con "comilonas", lo tenemos en algunos de aquellos que a lo largo de la historia han ayunado por motivos religiosos. Muchos de ellos, pese a ayunar casi la mitad de los días del año, estaban gordos o mantenían su peso: dejar de comer absolutamente por ciertos períodos no adelgaza si tarde o temprano se vuelve a comer, aunque parezca paradójico.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com