¿Más vale curar que prevenir? (II)


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Apostando a comer

Hacer dieta no es dejar de comer (I)

La necesidad de la motivación para la supervivencia

Tipos de motivación aplicados a la supervivencia (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Medicinas y alimentos naturales

Equipos y provisiones para la aventura

Cocina extrema y de campaña

Lo cierto es que, mirados en retrospectiva, la mayoría de los problemas crónicos que se dan a edad adulta y en la tercera edad se deben principalmente a tres cosas:

Falta o deficiencia en la forma de hacer ejercicio físico.

Falta o deficiencia en la forma de alimentarse.

Tener vicios contrarios a la buena salud.

Dicho de otra forma: si se hubiera prestado atención en su momento más a la prevención, la medicina de "cura" sería poco o nada necesaria a cierta edad.

Por supuesto, la economía y la sociedad no permitieron en su momento a algunos hacer otra cosa que trabajar para sobrevivir, y después de jubilados ("marginados" por el mundo laboral) su cuerpo pague las consecuencias de dejar de hacer el único ejercicio que hacían: trabajar duro.

Pero lo cierto es que incluso en generaciones que ya disfrutaron de ocio y de tiempo libre, y sabiendo de las bondades del deporte y de los perjuicios innegables de muchos vicios (como fumar, beber alcohol, drogarse, etc.) se priorizó el "placer del momento" a "el placer de vivir saludable". ¿Por qué? Quizás porque simplemente eran tontos, o quizás porque pensaban que las bondades de la medicina velarían por ellos en el futuro...y en parte tenían razón, pero en parte no...porque lo que no calcularon es que esa dependencia de los sistemas de salud, además de ser muy molesta y limitante, es peligrosa...

No nos olvidemos que los países que tienen los excelentes sistemas de salud que permitieron (de la mano del "Estado de bienestar") llegar a tales extremos de dependencia de la medicina, lo hicieron a costa de gastar millones de los propios contribuyentes para sostenerlos. Esto implica que las crisis económicas de ahora no sólo impactan en el bolsillo del ciudadanos común recortándole sus "lujos" o la posibilidad de comer (dependiendo de quién se trate) sino que ahora pueden afectar a un tambaleante sistema de salud que en muchos casos pasará de una espectacular cobertura pública que subvenciona todos los medicamentos, a una tacaña (buscadora de beneficios antes que proveedora de bienestar, mejor dicho) cobertura privada-empresarial. Esto ya se siente claramente en Europa desde con la crisis de la primera década del año dos mil.

Ser dependiente del Estado a nivel sanitario es entonces un riesgo claro que se potencia en épocas de crisis. En materia de salud, la mejor opción es entonces adelantarse a los problemas, prevenir antes que curar, y no vivir en un constante "tira y afloja" entre las dolencias y las curas de que proporciona la ciencia moderna, simplemente porque nuestro modo de vida deja mucho que desear.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com