P. Edronkin

El Plan Andinia es un reclamo equívoco y un sitio incorrecto donde mirar



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Muchos nacionalistas, tanto en la Argentina como Chile, plantean a la hipotética existencia del supuesto plan andinia como un peligro para la soberanía de sus países, principalmente por su postura antisionista: pero se equivocan, pues no existe un riesgo por ese lado sino por el de la secesión mapuche, a través del reino de la Araucanía y Patagonia (RAP).

Y no solamente eso: No son estos nacionalistas los que defienden la soberanía de un territorio, sino quienes apoyan la usurpación del mismo.

Contrariamente al Plan Andinia, ese reino ha existido, fue reconocido, ha sido tangible y existen personas e instituciones que reclaman los derechos de su existencia. El Plan Andinia nunca ha pasado de ser una hipótesis vista de forma más o menos creíble o más o menos quimérica según quien sea el observador y con toda seguridad se basa en prejuicios fascistas; pero el RAP ha tenido auténtica existencia como reconocido representante de la nación mapuche y quieran los nacionalistas argentinos y chilenos o no, cuando un estado pasa a existir y es reconocido, por más que su territorio sea ocupado o usurpado, sus derechos soberanos no cesan.

Particularmente entre los mapuches del lado chileno de la cordillera, pero también entre los que se encuentran del lado administrado por la Argentina, existen auténticos movimientos independistas (hasta se ha hecho ondear la bandera mapuche y del RAP), y la discusión en el cono sur puede llegar a cambiar: ya no se tratará de discernir si el Reino Unido tiene o no derechos sobre las Malvinas / Falklands, o qué islotes fueguinos le pertenecen a la Argentina o Chile, sino si estos dos últimos países tienen derecho real a ocupar todo el extremo sur del continente. Parece una verdad incuestionable que el RAP tiene derecho real a existir en al menos parte del territorio ocupado hoy en día por estos dos países sudamericanos.

Ver esto desde un punto de vista religioso o teológico se puede reducir simplemente a que si Dios o "El Ideal" (desde un punto de vista eco-ecuménico) quiso que un grupo de gente ocupara exitosamente un territorio durante unos sesenta siglos, entonces el estado natural de las cosas es que sigan allí y no se puede sostener que dos países conquistadores - la Patagonia y la Araucanía fueron ocupadas militarmente por los actuales administradores - que han estado solamente por ciento cincuenta años allí tengan más derechos que la nación mapuche; es lógica, legal y religiosamente absurdo. En otras palabras, es pecaminoso.

Entiendo perfectamente que una afirmación como la mía puede herir muchas susceptibilidades nacionalistas, tanto honestas como deshonestas, pero con los hechos no se puede discutir: Considerando el desorden sin futuro que son los países latinoamericanos actuales, me pregunto realmente si no sería mejor darle cabida a este reino. Al fin y al cabo los mapuches sobrevivieron y prosperaron allí pro cerca de seis mi años y esa es la mejor prueba de que han sabido administrar mejor sus cosas en torno a su cultura y forma de vida.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©