P. Edronkin

¿Cuantos Everest han existido?



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

A lo largo de la historia geológica de nuestro planeta siempre ha existido una montaña más alta, pero no siempre ha sido esta el Everest. El tiempo tiene otro valor cuando se mide la historia geológica de un planeta: nuestras vidas de setenta u ochenta años resultan ínfimas, pero así y todo, esa perspectiva tan estática que la brevedad de nuestra presencia aquí os deja, las cosas van cambiando en el mundo. Y a veces resulta curioso ponerse a conjeturar sobre algunas de esas cosas sin dejar de lado, por supuesto, los límites impuestos por la metodología científica.

Es como si fuéramos discapacitados en materia de comprensión temporal y solamente pudiéramos ver uno o dos fotogramas de una película entera, tratando de comprender la trama y el libreto en su totalidad. No podríamos entender la saga de "La guerra de las galaxias" con solamente uno o dos cuadros de uno de las seis películas de esta historia mítica moderna.Hoy en día sabemos de Pangea, Laurasia y Gndwana, que eran antiguos continentes que existieron hace decenas o cientos de millones de años. Muchos de los rasgos morfológicos de aquellas antiguas tierras han desaparecido o se han transformado, pero sin embargo, cada vez aprendemos más gracias a ciencias como la geología y la paleontología.

De estos mundos antiguos no sabemos todo, por supuesto, y puede resultar difícil conocer algunas cosas: como soy montañista, una de las cosas que siempre me ha intrigado es si sería posible determinar de alguna forma al menos dónde podrían encontrarse las montañas más altas del planeta en esas eras pasadas, y cuales hubieran sido sus características generales, en función de los procesos geológicos que ya son conocidos. Por ejemplo, sabemos que el Monte Everest es la montaña más alta de la Tierra en la actualidad: también sabemos que está creciendo a medida que la placa tectónica del subcontinente indio presiona hacia el norte, dentro de Asia. Pero también se sabe que en nuestro planeta, por cuestiones geofísicas, una montaña no puede superar los doce mil metros de altura.

Esto quiere decir que existe una buena posibilidad de que en el pasado o en el futuro hubieran existido o puedan existir montañas más elevadas que el Monte Everest, quizás en la propia cordillera del Himalaya o en otro sitio. Ciertamente que hasta que no se produzca ningún cambio paradigmático en las ciencias naturales - o alguien pueda viajar en el tiempo - no podremos conocer más detalles acerca de tales hipotéticas o probables montañas, pero esta especie de paleomontañismo podría tener algún valor positivo desde el punto de vista de la ciencia. En efecto: montañas como el Monte Everest son colosales.

Este macizo tiene más de noventa kilómetros de largo e indudablemente tiene influencia climática sobre las zonas adyacentes. Nepal posee un clima diferente del Tíbet y China, y la gran cordillera del Himalaya es una de las causas. Al conocer más detalles sobre esta influencia y contrastarla con lo sucedido en otros sitios y en otros tiempos, podremos afinar mejor nuestra comprensión sobre los cambios climáticos de nuestro mundo, además de aprender sobre las montañas más altas de diversos tiempos.

Ya me imagino a enormes montañas del período carbonífero, hace trescientos sesenta millones de años, con laderas cubiertas de coníferas primitivas y helechos gigantes: creo que sería una buena idea para un documental.


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©