P. Edronkin

La ingratitud para con los fenicios



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Los países del norte de áfrica, incluyendo a Marruecos, Argelia, Libia, Túnez y Egipto nos presentan interesantes e importantes restos arqueológicos, sitios históricos e información sobre las tempranas civilizaciones que habitaron esa parte del mundo. El caso de los romanos, que llegaron a conquistar todas las costas europeas y africanas del 'Mare Nostrum' constituyen quizás el imperio más exitoso que ocupó la cuenca del mar mediterráneo, pero no debemos olvidarnos de los egipcios, los judíos, persas, y en particular, de los griegos y de los fenicios, que tuvieron un impacto muy amplio geográfica y culturalmente. Tanto los persas como los judíos y los egipcios, si bien constituyeron culturas importantes y los estados, reinos e imperios que derivaron de esas culturas también lo fueron, no tuvieron una difusión geográfica tan amplia como en el caso de Grecia, Roma o Fenicia, y lo interesante es considerar este último caso, pues Fenicia - mucho antes que cualquier otra nación en el mundo - se aventuró más allá de sus tierras natales del Líbano actual y llegó hasta las costas atlánticas de lo que hoy en día es la península ibérica (España y Portugal), y también de Marruecos.

Las dotes de los fenicios como mercaderes y navegantes quedan muy en claro cuando consideramos que sobrepasar el peñón de Gibraltar por vía marítima es difícil incluso hoy en día debido a las corrientes marinas. Fenicia ha quedado un tanto relegada en la historia dado que Roma, su acérrimo enemigo, se encargo muy bien en su momento de desacreditarla por todos los medios posibles, de los cuales, la destrucción militar ha sido el más obvio, pero hay muchos más: la Eneida de Virgilio es un poema épico editado justo cuando Roma se transformaba en un imperio (año 29 A.C.) y no solamente constituye una obra literaria que imita en forma y contenido a la Ilíada de Homero, sino que también ridiculiza indirectamente el origen de la ciudad de Cartago, mostrándola como el producto de un amor despechado y nada más. Aparte de ello se ha hablado mucho de los salvajes cartaginenses - que eran, por supuesto, fenicios, étnicamente hablando -, de supuestos rituales de sacrificios humanos, especialmente en el caso de niños, de mercenarios y elefantes, pero siempre desde el punto de vista del vencedor de las guerras púnicas, olvidando algunos detalles históricos importantes, como que más o menos por la misma fecha en la que el ejército de Roma arrasó completa y finalmente con Cartago, hicieron exactamente lo mismo con la ciudad de Corinto en Grecia, que nada tenía que ver con la disputa entre los fenicios y los romanos.

Por otra parte, entre las ruinas de los supuestos sitios donde los cartaginenses sacrificaban niños dejando estelas conmemorativas de cada evento también se han hallado piedras conmemorativas labradas por egipcios y griegos que profesando religiones diferentes, difícilmente recurrirían a la misma clase de sacrificios. A esto hay que agregar que se ha demostrado que supuestas construcciones empleadas para los sacrificios son posteriores y datan de la ocupación romana de los antiguos territorios fenicios, y que las citadas estelas no se encuentran actualmente en sus sitios originales: resulta claro que en este caso hubo una manipulación. Y si bien es cierto que en determinados lugares asociados a esas estelas se han encontrado cuerpos de niños muertos, esto puede explicarse de forma sencilla: la mortandad infantil rondaba el cuarenta por ciento, y lo que se ha interpretado gracias a los romanos como virtuales campos de exterminio para infantes no eran más que cementerios infantiles donde se sepultaban algunos en ataúdes de piedra, pero principalmente se cremaba a los cuerpos siguiendo, por supuesto, un determinado protocolo ritual.

Es decir, resulta claro al observarse con cierto grado de detalle la evidencia arqueológica e histórica que la historia no debe ser interpretada como quieren los vencedores, y verdaderamente que los romanos han tenido mucho éxito. Tanto que por veinte siglos hemos creído que esta gente a la que le debemos - entre otras cosas - la base de nuestro alfabeto, eran unos bárbaros mientras que en realidad se trataba de una civilización que ya existía cientos de años antes de que Roma o Grecia se constituyeran.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©