Fidel Castro Ruz

La necesidad del fin del bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba (VI)

Por Felipe Pérez Roque, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. Nueva York, 8 de noviembre de 2005


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Ecología y Jardinería

¿Buscando empleo?

Por ello, el gobierno norteamericano mantiene desde el año 2004 su prohibición a la compañía holandesa INTERVET para la venta a Cuba de vacunas aviares, alegando que contiene un antígeno producido en los Estados Unidos.

La compañía mexicana VAFE S.A. tuvo que suspender la venta a Cuba de un material necesario para la fabricación de ollas de presión domésticas, porque contenía una materia prima de los Estados Unidos.

En septiembre del 2004, la compañía aérea de Suecia NOVAIR canceló el contrato de arrendamiento de una aeronave Airbus 330 con Cubana de Aviación, porque no podía recibir servicios de mantenimiento, ya que aunque el avión es de fabricación europea utiliza varias tecnologías norteamericanas.

En octubre del 2004, la compañía japonesa HITACHI HIGH TECHNOLOGIES CORPORATION no pudo vender un microscopio electrónico para un prestigioso hospital cubano, por las mismas razones ya apuntadas.

El bloqueo prohíbe a empresas de terceros países -las que ustedes representan aquí, señores delegados- exportar a los Estados Unidos cualquier producto o equipo si contiene alguna materia prima cubana.

Ninguna empresa en el mundo, ¡ninguna!, puede exportar confituras a los Estados Unidos, si contienen azúcar cubano.

Ninguna empresa en el mundo, ¡ninguna!, puede exportar a los Estados Unidos automóviles u otros equipos si no demuestra primero que los metales empleados para su fabricación no contienen níquel cubano.

El bloqueo prohíbe la entrada a puertos de los Estados Unidos a buques que hayan transportado mercancías hacia o desde Cuba. No buques norteamericanos, señores delegados, buques de los países que ustedes representan no pueden ir a los Estados Unidos si primero entran a puerto cubano. Es la Ley Torricelli, firmada por el Presidente Bush padre en 1992.

El bloqueo prohíbe, en virtud de la Ley Helms-Burton, las inversiones de empresas de terceros países en Cuba, bajo el supuesto de que están relacionadas con propiedades sujetas a reclamación por parte de los Estados Unidos. Por eso, señores delegados, permanecen sancionados los ejecutivos de la compañía canadiense SHERRITT y se retiró el pasado año de Cuba bajo esta amenaza la compañía jamaicana SUPERCLUBS.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©