Fidel Castro Ruz

Discurso de Fidel Castro en la graduación de instructores de arte (XVII).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Ecología y Jardinería

¿Buscando empleo?

Cuando lo envían, ese es el poder de compra de ese dólar, ¿y cuánto se tiene que gastar el Estado Cubano por cada kilowatt de electricidad?, pues nada menos que, en el mejor de los casos, si los cálculos fueran correctos sobre el costo -y posiblemente es más- 36 dólares, por esos mismos kilowatts. Es decir, envían uno y nos cuesta 18 dólares en divisas convertibles; envían dos y nos cuestan 36 dólares. Así hacen con otras muchas cosas, y en realidad, nuestro pueblo, mientras nos saquean de esa forma, muchas veces ha estado recibiendo, como hasta hace muy poco -y empieza a cambiar-, un pedacito de jabón, racionado, y sin olor, sin perfume alguno, o un tubito de pasta de dientes con entregas limitadas, o, incluso, las íntimas de las mujeres en cantidades insuficientes. Lo sabemos bien, porque hace algunos meses se dieron instrucciones a la industria ligera de producir lo suficiente para incrementar las cantidades de jabón y ponerle un poco de perfume; las cantidades de pasta de dientes; las cantidades de íntimas, de manera que alcanzaran, y ese plan ya está poniéndose en marcha. Hay incluso nuevas instrucciones de incrementar sensiblemente esas cifras.

De manera que el país está haciendo esfuerzos, pero mientras tanto, cuánto dinero gasta subsidiando el dólar, multiplicando el poder adquisitivo del dólar.

No pretendo aquí explicarlo todo, pero lo anuncio, lo anuncio y lo anuncio con tiempo, porque entre todos tenemos que trabajar juntos, para derrotar esa forma de saqueo, esa forma de explotación. No es suficiente lo que hemos hecho, pero sabemos bien lo que hay que hacer, basados en el principio del mínimo de oportunidades para los parásitos; el mínimo de oportunidades para los que reciben la moneda aquella que nos saquea, trátese de la moneda que se trate, porque nuestro país ha acumulado suficiente experiencia para hacer bien las cosas y que no vuelvan a ocurrir jamás situaciones como esas.

Nuestro país marcha hacia la invulnerabilidad militar y, escuchen bien, hacia la invulnerabilidad económica; y lo que están haciendo esos miles de trabajadores sociales, aunque solo es una pequeña parte la que ha entrado en acción, es librar la batalla por ese objetivo de la invulnerabilidad económica, y el principio será lo más posible para los que trabajan, lo más posible para los que reciben un salario o una jubilación como obreros en las fábricas, profesionales, como maestros, como médicos, como trabajadores en cualquier lugar. Sí, esos deben ser los que más reciban. Como Revolución que aspira a un mundo mejor y a una sociedad mucho más justa y que hoy tiene experiencia para marchar más rápidamente hacia ese destino, debemos buscar que el ser humano se gane la vida con el trabajo, o reciba de la sociedad lo que merece por haber trabajado mucho tiempo, ayudándonos a alcanzar las cosas que hoy tenemos a solo un tercio del camino, de lo que en tiempo no muy lejano tendremos después, y sin dejar, por ello, de compartir una parte de lo que tenemos, y especialmente toda la experiencia y todo lo que conocemos, con otros pueblos.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©