Fidel Castro Ruz

Comparecencia en Mesa Redonda sobre acontecimientos cubanos (XIX).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

25 de abril de 2003 - (Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

13 de marzo del 2003

El Departamento de Estado entrega Nota Diplomática a la Sección de Intereses de Cuba en Washington en respuesta a la nuestra del 10 de marzo, aplicando el régimen de permiso de viajes a nuestros funcionarios en esa capital.

Nuestra Sección de Intereses recibe, a través del Departamento de Estado, la solicitud de viaje a nuestro país de los congresistas anticubanos Christopher Smith (Republicano por Nueva Jersey) y Frank Wolf (Republicano por Virginia), quienes pretendían reunirse con los grupos de "oposición civil" de nuestro país. Esta visita tenía un abierto carácter provocador y se enmarcó dentro de la escalada contra nuestro país por parte de la Administración Bush. El día 18 el Departamento de Estado nos comunica que este viaje quedaba sin efecto.

14 de marzo del 2003

Nuevamente tiene lugar en la residencia del Jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, una reunión con cabecillas contrarrevolucionarios (ya era prácticamente cada dos días). Se trataba de un curso de ética para supuestos periodistas cubanos. Era el peor lugar del mundo para hablar de ética. Estuvieron presentes varios funcionarios de esa misión. A la actividad contrarrevolucionaria se facilitó acceso a la prensa extranjera.

Como expliqué en mi intervención en el Programa Especial del 4 de abril, y repito:

Nadie ignora que el señor Cason, nuevo jefe de la Oficina de Intereses, vino instruido de llevar a cabo provocaciones de todo tipo contra Cuba, y pretendió convertir su sede diplomática y su propia residencia en local para organizar, instruir y dirigir a mercenarios que traicionan a la patria al servicio de una potencia extranjera, o violan otras leyes con hechos que ocasionan graves daños al país, pretendiendo total impunidad. Varias decenas de ellos están siendo ya juzgados por los tribunales que atienden los delitos contra la seguridad del país.

En nombre de su seguridad cuántas cosas no ha hecho el gobierno de Estados Unidos, hasta una brutal guerra, sin más consideración. Nosotros, en cambio, tenemos que admitir la impunidad de los que traicionan al país, pagados por ellos, ocasionando considerable daño en muchos órdenes. Son personas que actúan contra los intereses de nuestra patria y contra la seguridad de nuestro pueblo, en una nueva y peligrosa etapa.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©