Fidel Castro Ruz

Conferencia sobre los mercenarios al servicio del imperio que fueron juzgados los días 3, 4, 5 y 7 de abril (III).

Por Felipe Pérez Roque, canciller cubano.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Eso plantea la Carta de la OEA, que se supone piedra angular de la organización de las Américas, y entonces nosotros estamos luchando en Cuba por este derecho, en contra de las presiones y en contra de la arreciada hostilidad de un nuevo gobierno en Estados Unidos que, en el ejercicio de su poderío unilateral en el mundo, ha aumentado hasta grados insospechados su retórica y su hostilidad contra Cuba.

Entonces, eso se juega en Cuba hoy, y, por tanto, a nosotros nos parece importante como precedente, como antecedente de todo lo que vamos a explicar, que estos elementos sean tomados en cuenta.

Ahora bien, es cierto que ha habido más de 40 años de bloqueo, de agresiones, la invasión armada; es cierto que ha existido el fomento de la emigración ilegal contra Cuba; es cierto que ha habido una política seguida por 10 administraciones norteamericanas, a las que Cuba ha debido enfrentar y a las que ha tenido que sobrevivir. Pero con el advenimiento de la administración encabezada por el presidente Bush en Estados Unidos se dio un salto en la hostilidad contra Cuba.

La presencia en puestos clave del gobierno de Estados Unidos de más de una veintena de cubanos procedentes de los grupos extremistas de Miami, la decisión de entregar la principal responsabilidad en el Departamento de Estado en los Asuntos de América Latina y, por tanto, de Cuba, al señor Otto Reich, propiciaron -junto al compromiso y a la deuda de gratitud que ya el presidente Bush tenía con los grupos extremistas de Miami que le habían apoyado en la campaña electoral y habían jugado un papel clave en su elección- que se desatara una nueva etapa de hostilidad acrecentada contra Cuba.

Debo decir claramente que nosotros no culpamos al pueblo de Estados Unidos de esta situación. Nosotros abrigamos sentimientos de amistad y de respeto hacia el pueblo de Estados Unidos y hemos dado prueba de eso.

Nosotros no culpamos a la mayoría de los cubanos que viven en Estados Unidos a los que no llamamos "la mafia"; le llamamos la comunidad de cubanos que viven allí, cuyo derecho a relacionarse con sus familias, a visitar a Cuba, nosotros respetamos y defendemos también, no es a ellos a los que culpamos. No culpamos a los amplios sectores de la sociedad norteamericana, de la intelectualidad, los empresarios, que comprenden la necesidad de un cambio en la política hacia Cuba, que apoyan la normalización de las relaciones. Nosotros culpamos a los grupos extremistas de Miami, que son una minoría, y a los sectores que dentro de la Administración se han comprometido en una política de hostilidad contra Cuba.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©