El Gea

Discurso sobre la actual crisis mundial (X).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

La batalla por la paz y la integridad de Iraq es una batalla política y no militar. Si la verdad puede ser asegurada, si la mentira puede ser vencida, la paz en la región aún puede salvarse, con beneficio incluso para el propio pueblo de Estados Unidos. En esa guerra sólo ganarían los productores de armas o los que albergan el imposible sueño de que 6.300 millones de seres humanos, hambrientos y pobres en su inmensa mayoría, puedan gobernarse por la fuerza.

Apoyamos la decisión del gobierno iraquí de destruir los cohetes Al Samoud, y exhortamos a Iraq a destruir hasta un centímetro cúbico de cualquier arma química o biológica que pueda quedar, si es que todavía existen o puedan haberse producido.

El gobierno de Estados Unidos no tendría pretexto legal o moral alguno para atacar a Iraq, mucho menos si a la luz del mundo se está cometiendo un verdadero genocidio contra el pueblo palestino, y el estado de Israel posee un arsenal de cientos de armas nucleares y los medios con que transportarlas suministrados por Estados Unidos.

Sólo la plena verdad demostrada irrefutablemente ante el mundo, daría al pueblo iraquí la fuerza moral y un apoyo internacional total para defender su patria y su integridad hasta la última gota de su sangre.

Sin una visión clara de la época que estamos viviendo, este gran evento político que nos reúne hoy tendría solo una relativa importancia. Cuba ostenta el honor de ser en la actualidad uno de los pocos países que gozan de privilegios excepcionales. Corremos, desde luego, los mismos riesgos globales que el resto de la humanidad, pero ninguno está mejor preparado políticamente para enfrentar problemas que hoy azotan a gran parte del mundo y forjar planes y sueños que nos convertirán, sin dudas, en una de las sociedades más humanas y justas de la Tierra, mientras nuestra especie sea capaz de sobrevivir. Ninguno está más unido ni es más firme y fuerte para enfrentar peligros externos e internos.

Al referirme a peligros de carácter interno, no estoy pensando en riesgos políticos. Tal es la fuerza y la conciencia acumulada en estos 44 años de heroica lucha que todos los intrigantes y pérfidos teóricos de la subversión y la desestabilización en el mundo juntos, al servicio del imperialismo, no podrían subvertir el orden interno y el rumbo socialista de nuestra Revolución.

Cuando alguien sumamente poderoso nos exigió desde el exterior cambiarlo, la respuesta de nuestro pueblo fue declarar en la Constitución de la República el carácter irrevocable del socialismo en Cuba. No les queda otra alternativa que inventar trucos y mentiras para alimentar sus magras y ridículas esperanzas.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©