El Gea

Discurso sobre la salud pública (XII).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Hemos descubierto que realmente nuestros hospitales, que tienen un objetivo social, la atención de los problemas más complicados de los ciudadanos, han estado ejerciendo, muchas veces, o casi todas las veces, las funciones de medicina primaria. Hoy estamos elaborando y desarrollando la concepción de que los clínicos quirúrgicos y otros hospitales se dediquen fundamentalmente a la misión de los servicios más especializados y complejos. Muchas otras tareas que hoy realizan corresponden a la medicina primaria, y en la concepción está ir convirtiendo los policlínicos en centros de atención primaria de la más alta calidad.
 
Hoy sabemos muchos problemas y detalles ante situaciones viejas y nuevas. Se prolonga la vida entre nuestros ciudadanos, el número de personas que tienen que ser atendidas por determinadas enfermedades que antes no eran las principales causas de muerte, y habiendo desaparecido muchas de las infecciosas que antes eran la causa fundamental de muerte, requiriéndose hoy servicios médicos de otros tipos, tanto en la atención primaria como en los hospitales. La idea básica es ir hacia la excelencia en cada uno de los servicios y prestar en el policlínico el servicio que hay que prestar en el policlínico.
 
Es asombroso pensar que, por ejemplo, en los policlínicos hoy no se pone un yeso, entonces el ciudadano tiene que trasladarse al hospital especializado, allí donde lo puedan poner, y hay que saber distinguir a la perfección qué debe ser atendido en un hospital y qué debe ser atendido en un policlínico; ahorrar a la ciudadanía montones de gestiones y de movimientos.
 
Recuerdo que hace un número de años se construyeron 20 policlínicos nuevos en la capital. Cada uno de ellos tenía centro de rehabilitación, y en los años del período especial, por las causas enumeradas, objetivas y subjetivas, desaparecieron los centros de rehabilitación de esos policlínicos. 

Antes había que ir a las proximidades de Boyeros, al hospital “Julio Trigo”, convertido hoy en un excelente hospital de otra categoría. Antes había 30.000 viajes de ómnibus diarios, cuando vinimos a descubrir la situación actual quedaba en un solo municipio un centro de rehabilitación, para servir a una población cuya edad crece, cuyas necesidades en ese campo crecen. Entonces, si vive en Guanabacoa tiene que montarse en uno, dos o tres camellos, no sé cuántos, para venir aquí a Plaza, donde hay un buen centro de rehabilitación. Eso es sencillamente una locura, eso es una estupidez, por eso no vacilé en emplear tales palabras para calificar algunas cosas.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©