El Gea

Las canciones no cambian el mundo, pero pueden hacerlo mejor (I).

Por Arleen Rodríguez Derivet de Juventud Rebelde


Tienda Andinia

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Hace ya seis años y meses que cinco cubanos fueron apresados y posteriormente confinados a purgar las más prolongadas condenas. Sus delitos: haber penetrado los grupos terroristas del sur de la Florida, para trasmitir al gobierno cubano la información necesaria que permitió detener los planes criminales contra la Isla.

La misión fue cumplida honrosamente. Cuba pudo mostrar a las autoridades estadounidenses y al mundo las pruebas de sus denuncias, pero Estados Unidos prefirió encarcelar a estos luchadores y dar luz verde a los viejos terroristas que su propia CIA entrenó como emisarios de la muerte.

Durante los largos meses que duró el injusto y amañado proceso que se les siguió en una Corte de Miami, los Cinco, distantes y prácticamente incomunicados con su país, se acompañaron de ciertos amuletos intangibles que más tarde, al hacerse públicas las razones de sus estancias en territorio norteamericano y declarárseles Héroes, pasaron a ser elementos clave para comprender las enormes fuerzas morales que sostienen a estos.

Entre esos talismanes de la resistencia -incluyen leyendas conmovedoras de la historia cubana, cartas a sus madres, esposas o hijos...- están dos canciones de Silvio Rodríguez, el más emblemático de los cantautores contemporáneos cubanos. El Necio y El dulce abismo, temas de innegables connotaciones políticas e indiscutible ternura poética, fueron y son himnos de horas cruciales para los Cinco y sus seres queridos, y para una lista cada vez más enorme de seres humanos del mundo, decididos a honrarnos defendiendo su causa.

Con "Amada", como también se conoce popularmente El dulce abismo, Silvio iluminó el primer acto público realizado en Cuba en demanda de justicia y libertad. Y cada vez que está delante de un auditorio que le respeta y le quiere, dedica el concierto a sus compatriotas presos en Estados Unidos.

Para contarse mutuamente la historia de ese lazo armado de canciones, un día de agosto de 2004, el trovador se dejó entrevistar por los Cinco desde la distancia. En un programa de la radio cubana que, en días de suerte llega con su señal a tres de las cárceles donde ellos cumplen sus condenas, la madre de Antonio Guerrero y las esposas de René González y de Ramón Labañino, llevaron al reconocido músico las preguntas -o los comentarios- enviados por los Héroes. Todo lo que se conversó aquel día debe publicarse muy pronto por la revista Tricontinental como parte de la campaña por la liberación de los Cinco. Juventud Rebelde adelanta un extracto de ese valioso documento en preparación.


<<Anterior - Indice - 1ra Página - Comprar - Buscar - Siguiente >>


El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©