Historia de las organizaciones de ex soldados combatientes en Malvinas (IV)


Foto del autor no disponible
Jorge Omar Vazquez

Lecturas sugeridas

El despilfarro de lo ajeno y el cuidado de lo propio

Vótenme a mi, que no quiero gobernar

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

¿La democracia argentina realmente sirve?

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Comando Capitán Giachino

En noviembre de 1983, estábamos sentados en el Café de La Paz, Marcos García y yo. De repente vemos pasar a Marta Vasallo, la mamá de un caído en el Crucero General Belgrano e iniciadora del CESCEM. Nos ve y entra. Le ofrecemos sentarse junto a nosotros y comienza a decirnos que había un grupo de rock que se llamaba Kiss que iban a venir tocar a la argentina, que se comían pollitos en el escenario, que orinaban al público y que eran unos degenerados y mil cosas por el estilo. Marta estaba envenenada y desencajada con ese tema.

Quienes la conocen recordarán su persistencia. Así que tenía claro que lo único que conformaría a esa madre era hacer algo delante de ella como para que sintiera que alguien al menos intentaba hacer algo. Marcos García tenía una voz grave. Respetuosamente parecía esa voz de borracho de vino tinto. Era su voz. Así que saque de la agenda el teléfono del diario Crónica y le dije. Llama por teléfono y decís que llamas de parte del Comando Capitán Giachino, que si llega a venir Kiss a la argentina le vamos a meter una bomba.

El se levantó, fue al teléfono que estaba a la entrada de los baños he hizo la llamada. Concluido esto, Marta Vasallo se fue tranquilamente a su casa y nosotros seguimos con nuestra charla de café.

Al otro día la tapa del diario Crónica anunciaba con letras catástrofes que meterían una bomba en la cancha de boca si llegaba a tocar Kiss. La verdad que me causo mucha gracia que dieran entidad a esa amenaza. A partir de eso el tema fue un debate nacional sobre la música y la cultura. Muchos músicos deberían agradecer a ese debate que los escenarios nacionales no fueron ocupados por grupos extranjeros.

Recuerdo que la gente de revista CABILDO nos invito a una cena. De alguna manera ellos sabían que éramos nosotros quienes habíamos usado el nombre de "Comando Capitán Giachino" para realizar la amenaza. Y a su vez, sabíamos nosotros que ellos eran quienes se denominaban "Comando Capitán Giachino".

No fue la única vez que coincidimos con esta gente. Recuerdo que ya con Alfonsín en el gobierno mientras Terragno hablaba de las bondades de privatizar Aerolíneas Argentinas, coincidimos con esta gente y otros grupos en ir al Banco Central y llenarlo a huevazos para tratar de frenar la privatización de Aerolínea Argentinas. En esa época alertábamos que comenzarían con las empresas del Estado, luego con los salarios, después con el aguinaldo, las vacaciones y después deberíamos pedir por favor seguir trabajando en cualquier forma y condición. La policía nos reprimió como nunca, perdimos la bandera del Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas en esa refriega.

Éramos apenas un puñado los que enfrentamos la intentona privatista de los radicales entre ellos estaba Miguel Ángel Trinidad.

El MOJUPO nos traiciona

Al tiempo, el MOJUPO integró al Partido Comunista. El MOJUPO hizo un par de iniciativas a las cuales el CESCEM adhirió como era lo pactado.

Cuando llegó febrero de 1984, convoque al MOJUPO para comenzar a organizar el acto del 2 de abril. La respuesta que obtuve de ellos es que "El MOJUPO convocaba al acto y nosotros los ex soldados combatientes debíamos adherir.

La propuesta era un disparate: "Yo jamás entregaría lo que representaba el 2 de abril a ningún sector ajeno a los ex soldados combatientes" Les dije que no, que ellos convocaran lo que quisieran que no íbamos a participar. La alianza UCR-PC creo que no fue un secreto. Al tiempo el CECIM - LA PLATA formaría parte de esa alianza.

No esta muerto quien pelea

Conocedor de la complicada situación comencé a buscar a las demás juventudes políticas que con el florecer de la democracia habían comenzado a surgir. Gente de Guardia de Hierro, del Frente de Izquierda Popular, Partido de la Liberación y muchos otros grupos y partidos pequeños que hoy no los recuerdo.

Muchos de ellos no tenían la menor idea de cómo organizar una movilización. Por lo que les pedí que solo firmaran el documento que habíamos elaborado y que convocaran a los que pudieran. Que no se preocuparan por los demás temas, que eso era responsabilidad nuestra. En realidad yo tenía más dudas que certezas.

Con Trinidad fuimos a la Plata a invitar al CECIM, hicieron una asamblea y en la cara nos dijeron no adherían a la marcha del 2 de abril de 1984. Lo mismo hicieron algunos centros de la provincia de Buenos Aires. Los centros de las distintas provincias organizaban en sus respectivos lugares. Así que estábamos solos.

Intuía que debíamos tener un mensaje que rompiera el cepo que el gobierno y el MOJUPO y el CECIM La PLATA estaban ejerciendo sobre nuestra organización. Debíamos aglutinar del alguna forma a todo el abanico opositor al gobierno y desde allí avanzar al 2 de Abril.

Sabía que nosotros, como organización no teníamos capacidad de movilización. Nuestra convocatoria, hasta ese momento siempre había dependido de la voluntad de los demás sectores políticos.

Eran voluntades prestadas. Podemos decir que estaban de acuerdo globalmente con nosotros, pero no al punto de tomarse un tren y venirse convocados por un sentimiento.

Hasta el 2 de abril de 1984 no había convocatoria espontánea. Sobradas muestras teníamos de nuestra escasa capacidad de movilizar, basta recordar todas y cada una de las marchas organizadas, como por ejemplo la marchas en Plaza Italia o cuando nos pusimos de espaldas a la Casa de Gobierno en señal de protesta. No darse cuenta de ello era ser un idiota.

Somos la reserva moral

La oportunidad de generar el debate y la confrontación pública salió del lugar menos pensado. En un reportaje radial deslice que iríamos al acto con el uniforme militar que habíamos utilizado en Malvinas. Eso enervó a las Fuerzas Armadas y al gobierno nacional.

Este salió a decir que no podíamos concurrir al acto del 2 de abril con uniformes militares. Recuerdo que confronté con el Ministro de Defensa Dr. Jaunarena en forma pública y diciéndole:

"Nosotros, los ex soldados combatientes en Malvinas somos la reserva moral de las fuerzas armadas, porque somos los que combatimos al invasor ingles y no los que torturamos y desaparecimos a miles de argentinos. Por tal motivo tenemos nosotros, mas derechos que nadie de vestir el uniforme de combate"

Se armó tal revuelo en los medios de prensa que todos los sectores contrarios al gobierno salieron a apoyar nuestra convocatoria.

El gobierno acuso el golpe, sabia que el acto del 2 de abril se convertiría en un acto en contra del gobierno. Trató de desinflar la convocatoria trasladando el feriado nacional del 2 de abril al 10 de junio. El efecto buscado fue contrario, nos permitió cohesionar aún más a la oposición del gobierno radical. Esto fracturó la posición del CECIM La Plata que pese a estar en contra el oportunismo político les impedía no estar presentes.

El Dr. Jaunarena, a quien respeto profundamente, me convocó a su despacho en el Ministerio de Defensa y me ofreció trabajar con ellos en el Ministerio de Defensa, pero debería obviar eso del uniforme y medir un poco la oratoria.

En otra circunstancia habríamos evaluado tal posibilidad de colaborar o participar en la búsqueda de soluciones a los ex soldados combatientes, ayudando al Ministerio de Defensa pero nunca siendo parte de él.

Pero ofrecido así, con la convocatoria lanzada, aparecer en ese momento con "la solución mágica" a cambio de decir que no pensábamos lo que realmente pensábamos, no era una opción factible ni discutible.

Podíamos discutir soluciones, pero "jamás entregar la dignidad de los ex soldados combatientes" .

Haber aceptado, era la claudicación pública de nuestro sector. Por eso sin consultarlo con nadie le dije al Dr. Jaunarena que el acto se hacía tal como estaba programado y si querían conversar debería ser después del acto.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com