Historia de las organizaciones de ex soldados combatientes en Malvinas (III)


Foto del autor no disponible
Jorge Omar Vazquez

Lecturas sugeridas

El despilfarro de lo ajeno y el cuidado de lo propio

Vótenme a mi, que no quiero gobernar

Cómo sobrevivir al pago de impuestos

¿La democracia argentina realmente sirve?

Una objeción a los que objetan

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Creando nuestra propia ideología

En cada acto público del el CESCM lo más difícil era elaborar el documento, era un desafío monumental, por mi falta de cultura, por mi nula capacidad de redacción y por mis total desconocimiento de las mínimas elementales y reglas de ortografía. Lo único que tenía claro era la idea de lo que quería decir, pero no sabía como expresarlo en el papel.

Me tomaba yo muy seriamente el leer los artículos periodísticos que salían fruto de reportajes que me hacían. Buscaba captar la forma en que el periodista había interpretado mi mensaje y como hacía para transformarlo en letras, oraciones. Fueron los periodistas de quienes aprendí a transformar una idea en palabra. Con los errores de ortografía no había cristo que me salvara.

Mientras estuve como Presidente siempre los borradores de los documentos que luego emitiríamos los elaboraba yo. En algunas oportunidades se los daba para que los corrigiera Fermín Chávez. Luego se los leía a mi vieja y le explicaba párrafo por párrafo que era lo que yo había quería decir. Cotejábamos que el texto final se ajustara al espíritu que quería imprimirle. Con todo eso masticado se lo daba a Trinidad y a los demás para que le pusiera alguna nota de color y lo firmaran.

Así salieron todos los documentos del CESCM y de la Coordinadora Nacional de Centros de Ex Soldados Combatientes en Malvinas hasta julio de 1984.

Recuerdo que había adoptado la manía de incorporar nombres de próceres a los documentos porque consideraba que le daba más seriedad. Por lo que debía preguntar frecuentemente sobre tal o cual prócer. Mi fuente de información en esas cuestiones era un muchacho, militante de la Democracia Cristiana que era profesor de historia. De la línea del revisionismo histórico. Me contaba la historia de una forma tal fácil y graciosa que no daban ganas de terminar la conversación.

Los demás ex soldados eran tan bestias como yo y muchas y tampoco sabían exactamente quiénes eran los próceres a los que nos referíamos en el documento. Frecuentemente, la lectura del documento debía ir acompañada de una explicación oral de las acciones realizadas por los prohombres a los que nos referíamos y nos sentíamos identificados. Lo mismo pasaba cuando el prohombre merecía nuestra desaprobación. Recuerdo perfectamente que esto sucedió también en el 1º Congreso Nacional de Ex Soldados Combatientes en Malvinas, donde se discutió con todos los compañeros, todos y cada uno de los próceres incluidos en los documentos.

El Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas de Capital Federal, había generado una red de asistencia médica a los ex soldados mediante el apoyo de muchos sindicatos. Entre ellos estaban SMATA con el gordo José Rodríguez a la cabeza. Había otros que colaboraban en el total de los silencios pero canalizaban todas las prestaciones médicas que se requerían. Muchos compañeros del interior del país acudían a nosotros y esa era nuestra única herramienta.

Mi vieja era la encargada de relacionarse con las Fuerzas Armadas, recuerdo que en el estado Mayor Conjunto estaba a cargo del Contraalmirante Busser. Junto a Trinidad fuimos a una audiencia que le solicitamos. Le planteamos el tema de los hospitales militares. Que se debía hacer algo para prever que habría muchos suicidios. Que había que generar algún tipo de contención apoyados por la asociación de psicólogos. Buser nos respondió que habíamos visto yo muchas películas de Vietnam. Desde ya que el tiempo nos dio la razón. Lo lamentable es que si hay estadísticas de suicidios y muertes violentas, la información aún no es publica.

El Dr. Fanego era el cuñado de una compañera de trabajo, nos acompaño mucho en los temas jurídicos. Por ejemplo cuando denuncié en la justicia el tema de los exocet robados en Toulouse, Francia.

Galina, era otro abogado que nos ayudaba, gran compañero. Recuerdo que escribió en algún momento "El peronismo sin cadenas no es peronismo". Recuerdo gratamente a Marcelo Cabeza de "Revista Línea", a Teresita Albistur que nos hacía la gráfica de los afiches con los "Equipos de Difusión".

En esa época conocí a la periodista María Laura Avignolo, que escribía para revista Gente, ahora corresponsal del diario Clarín en Londres, se puso en contacto conmigo, por intermedio de un conocido, y me pidió si de alguna manera podíamos darle protección y asistencia jurídica al ex soldado. Me puse en campaña para conseguir un abogado que lo asistiera y acompañara cuando se tuviese que presentar al la citación que le habían hecho las Fuerzas Armadas.

Yo conocía a Luís Arias, que era un militante peronista que trabajaba en el poder judicial. Fui a verlo por este tema y me contacto con su papá y el socio de éste. No eran ni más ni menos que los doctores César Arias y Carlos Saúl Menem. Ellos brindaron asistencia legal gratuita.

Con la experiencia previa del acto en la embajada Norteamericana, asumí la organización del acto de 2 de abril de 1983.

Análisis de previo de la situación:

a.- EL poder de convocatoria del CESCM era nulo.

b.- No teníamos ex soldados combatientes formados para ir y generar debates políticos en los distintos ámbitos.

c.- Las organizaciones político partidarias estaban desorganizadas. No había una expresión pública que tuviera representación y aceptación popular.

La Multipartidaria si bien era una expresión genuina de ese momento, sus dirigentes solo se miraban el pupo y se median el traje de candidatos. Nadie querían arriesgar nada, las elecciones estaban ahí nomás.

d.- Las Juventudes Políticas a fines de 1982 no existían en la vida pública.

e.- Tenía la certeza que la dictadura realizaría su propia conmemoración del 2 de abril tratando de aislarnos mas de lo que estábamos.

Tomé contacto con algunos dirigentes del peronistas, entre ellos el "petiso Blanco" de judiciales, Eduardo Valdez, Patricia Bullrich. Ellos conocían a otros dirigentes de otros partidos políticos. Ante esa perspectiva el CESCM convocó a una reunión de todos los sectores juveniles de los partidos políticos. Concurrieron el "petiso Blanco" de judiciales, Eduardo Valdez, Patricia Bullrich, por el PJ, Pablo Batalla y algunos otros por la UCR , Alejandro Barte del Partido Intransigente, gente del MAS, del PL, Mosquera del Partido Comunista, y algunos más que no recuerdo.

Antes de empezar, para mi sorpresa, uno de los presentes plantea que si participaba de la reunión el Partido Comunista se retiraban, la mayoría de los presentes adhería a esa posición. Así que debía tomar una decisión.

Íntimamente no estaba de acuerdo con expulsar al Partido Comunista, porque erauna forma de discriminarlos y además porque sabía que existían ex soldados combatientes de ese partido político que merecían sentirse representados.

También sabía de las actitudes de este partido con el CESCM. Por otro lado, la mayor cantidad de ex soldados combatientes eran peronistas y radicales, por lo que consideré que debía optar por las mayorías y no por la minoría que pretendía ejemonizar el mensaje.

Así que le solicité al Sr. Mosquera que tuviera a bien retirarse.

Continuó la reunión y acordamos que las juventudes políticas adherirían a los actos que el CESCM convocase todos los 2 de abril y que el CESCM participaría de todos los actos convocados por las juventudes políticas, que luego se denominaría MOJUPO. Movimiento de Juventudes Políticas. Algunas juventudes políticas no presentes no se sumaron y otras que no estaban lo hicieron con posterioridad.

Esa época fue muy dura para mi familia. Teníamos los servicios de inteligencia en la puesta del departamento. En casa o en la calle recibía permanentes amenazas de muerte. Yo no trasladaba esto al los demás ex soldados porque no quería preocuparlos y suponía que tal vez podrían llegar a dejar de militar ante tanta presión.

Se hizo el acto del 2 de abril con relativo éxito, el PC y las organizaciones satélites hicieron sus propios actos, si mal no recuerdo en el Hotel Savoy.

Al tiempo el partido Comunista me solicitó una reunión. De ella participaron Patricio Echegaray, Mosquera, Drakman y yo. Ellos estaban muy enojados porque yo había permitido que los echaran de la reunión del MOJUPO. Me echaron en cara que el la revista ¿Qué pasa? ellos siempre nos habían reivindicado, y que siempre nos habían acompañado.

Yo les recordé la actitud de los ex combatientes del partido comunista de la Plata , que en ese momento ya se estaban formando como CECIM LA PLATA , de los "olvidos" de Enrique Drakman y que mi único compromiso político era con los ex soldados combatientes, la causa de Malvinas y no con ningún partido político. En ese momento Patricio Echegaray sentenció "No hay iniciativa juvenil que pueda sobrevivir si el partido Comunista se pone en contra, así que ya sabes lo que tenés que hacer" y dio por terminada la reunión.

Como respuesta, el Partido Comunista hace hablar a Rodolfo carrizo en el acto de cierre de la campaña política con vistas a las elecciones en 1983.

Como respuesta formal el CESCM puso en circulación este slogan "A nuestros compañeros los mataron balas inglesas, dirigidas por los Yankis, avaladas por el Mercado Común Europeo y consentidas por la URSS ". Nada de ello era mentira, ya que la URSS había rehusado hacer uso del poder de veto en las Naciones Unidas. Si era la URSS socio de la dictadura, porque no extendió esa sociedad a la guerra dando un apoyo claro y concreto.



Búsqueda rápida.

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Tienda Directorio Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com