P. Edronkin

Kirchner: ¿La nueva Argentina o simplemente más de lo mismo?



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Juegos, apuestas y entretenimientos

El actual presidente de la Argentina promete crear un nuevo país; sin embargo, todo indica que la mediocridad, la chatura y la corrupción seguirán siendo la regla entre los gobernantes.

En los últimos tiempos hemos estado escuchando al Presidente Kirchner decir que se va a 'construir una nueva Argentina'; lo que honestamente se le puede reconocer al presidente argentino es que no tiene pelos en la lengua para decirle a los acólitos del FMI y las políticas del Presidente Bush lo que piensa, pero de ahí a decir que una nueva Argentina puede surgir de lo que está haciendo ya es más dudoso:

Empecemos porque una hermana suya está en congreso, y su esposa también; a eso se le llama nepotismo, y no tiene nada de nuevo. De hecho, no solamente esto no es nuevo, sino que es medieval y hasta la iglesia católica sabe que por el nepotismo se paga un altísimo precio más adelante, y basta que recordemos que el celibato se impuso finalmente en la organización de la iglesia a causa de los abusos nepóticos, cosa que evidentemente es muy común en la Argentina y que sin lugar a dudas constituye también una forma de corrupción.

Que hayan sido electas como senadoras, diputadas, o lo que sea no quiere decir que esté bien: en primer lugar, las 'listas sábana' constituyen una falacia en cuanto a las elecciones, y en segundo lugar, cuando en el medioevo se consagraba a obispos adolescentes y Papas que eran niños, también se legitimaban esos nombramientos por gracia divina. Precisamente, para la corrupción nunca falta la santificación.

La violencia en las calles, la falta de cuidado del medio ambiente, la falta de trabajo, la falta de cualquier clase de futuro para los pobres, la degradación y falta de esperanza para la clase media argentina, la burocracia impenetrable del estado y la corrupción continúan siendo iguales, y este tipo de cosas cuando continúan invariables en el tiempo, en la práctica se hacen peores porque se enquistan en la sociedad.

El PAMI, que atiende a los jubilados y pensionados de la Argentina y cuenta con la mayor partida presupuestaria del gobierno no le paga a sus médicos, empleados y contratistas, igual que antes, y se niega a pagarles, les chicanea las cosas y en general, se puede decir que su directorio continúa tomándole el pelo tanto a prestadores como beneficiarios, y es más: la ahora diputada Ocaña, interventora del PAMI hasta la fecha, maneja - como dijimos - el mayor presupuesto del país y sin embargo, ni siquiera tiene un título universitario. Su mayor logro académico ha sido terminar el colegio secundario, cosa que en la Argentina no requiere de ningún esfuerzo especial salvo cuando uno duerme, para simular que está despierto frente a los profesores.

Y respecto del 'fabuloso' crecimiento del país tras la depresión económica de 2001, lo que se puede decir es que si ha crecido a un 9% anualmente y nadie que conocemos ha reportado, por ejemplo, un incremento en su salario o sus ganancias, o bien es mentira, o bien es un crecimiento que aumenta las divisiones entre ricos y pobres y únicamente contribuye a generar el fermento adecuado para que empiece a brotar la violencia y más tarde, el terrorismo.

¿Se puede esperar una nueva Argentina cuando el propio presidente aplica el nepotismo? ¿Se puede esperar una nueva Argentina cuando personas ignorantes manejan los presupuestos de la nación? ¿Se puede esperar una nueva Argentina cuando el propio estado estafa a sus empleados y contratistas?

Este presidente es más de lo mismo, quizás con la excepción de su falta de inhibiciones en lo diplomático, y lo único que se puede esperar es que en el poder continúen políticos de baja ralea, robándole a sus ciudadanos, hasta que un día la situación finalmente explote y el daño sea aún peor, aunque en este punto cabría preguntarse si lo peor ya no sería mejor, porque la gente ya no va a creer que con la violencia no se soluciona nada.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©