Juegos de cartas: el macarra


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Diversas">Diversas formas de clasificación de los juegos (I)

Consejos didácticos o metodológicos para una buena organización y desarrollo de una actividad lúdica (I)

El juego y el deporte

Teorías del juego (I)

El juego como actividad de enseñanza y aprendizaje (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Juegos de viaje y aire libre

Equipo de supervivencia

En este juego de "el macarra" [1] el objetivo principal es deshacerse de todos los naipes que nos repartieron, y para eso es posible que recibamos o tengamos que dar algunos pequeños "golpes".

Este juego español (que posiblemente exista en otros países latinos bajo otro nombre y con reglas ligeramente diferentes) se juega con una bajara española de 40 o 50 cartas (sin comodines), jugándose normalmente con una de 40 (sin 8s y 9s).

Se comienza repartiendo todas las cartas, y cada jugador deja su mazo al lado suyo, boca abajo, sin poder ver las cartas que le tocaron. El jugador de la derecha empieza entonces sacando una baraja, la que se encuentre más arriba de su mazo, y la pondrá al lado del mismo, pero visible, boca arriba.

A partir de entonces, podrá sacar una bajara de su mazo boca abajo o del que está boca arriba, teniendo prioridad este último. Dependiendo de qué bajara sea, deberá hacer alguna de las siguientes acciones, en este orden de prioridades:

1) - Si es un As, colocarlo en el centro de la mesa. Y luego sacar otra carta de su mazo boca arriba (si ve que la puede colocar) o del mazo boca abajo (si ve que no puede colocar la del mazo visible).

2) - Si la carta es la siguiente en orden y en palo a una de las que se haya en el centro la mesa, debe ponerla sobre esta (sea la que está en la mesa un as, como será siempre en principio, o las siguientes que se vayan acumulado encima de él, 2, 3, 4, 5 y así sucesivamente). Y luego, igualmente, sacar otra carta de sus mazos (recordemos, debe obligatoriamente colocar la de su mazo boca arriba si puede, y sino sacar una de las que están boca abajo).

3) - Colocar la carta en el mazo con cartas boca arriba de alguno de sus compañeros (recordemos que el objetivo del juego es quedarse sin cartas), teniendo prioridad el de la derecha (esta última regla puede no aplicarse, hay que llegar a un acuerdo al principio). Y luego, seguir el juego sacando otra carta de sus mazos (siempre si puede colocando la carta primer del mazo boca arriba).

4) - Colocar la carta en su propio mazo. Si esta el naipe que pone es de un número superior o inferior al que está estaba en su mazo de cartas boca arriba (sin importar el palo) se dice que "se la monta", y por lo tanto tiene la oportunidad de sacar otra de su mazo boca abajo, y continuar el juego, haciendo lo dicho en los puntos anteriores, de acuerdo a sus posibilidades, y en ese orden de prioridades.

Ahora, si alguno de los jugadores detecta que el que le toca colocar una carta, confunde el orden de prioridades (por ejemplo, en vez de poner un 3s en la mesa sobre un 2s del mismo palo en el centro de la mesa, lo pone sobre el mazo de uno de sus compañeros) entonces dice "macarra", y el que se equivocó recibe un golpecito con el dedo índice y el medio juntos en el antebrazo, a modo de "latigazo", por parte de cada uno de los jugadores.

Así mismo, si un jugador pone un As sobre la mesa, tiene que pegar de la misma forma al resto de los compañeros. El jugador que tiene el turno sigue sacando cartas hasta que saque una que no pueda poner en ninguna parte, ni "montársela" en su propio mazo, y por lo tanto la deja en su mazo boca arriba cediendo el turno al jugador siguiente para que haga su jugada de acuerdo a las mismas reglas.

Cuando un jugador se le acaban las cartas del mazo boca abajo, deja la última que sacó boca arriba, y da vuelta el resto del mazo que tenía boca arriba (igual que pasa con el mazo central de cartas en el Chinchón).

El jugador que pierde (es decir, el que se queda con cartas luego de que el resto de sus compañero lograron descartarse), sufrirá entonces un "castigo". Dirá un número de carta y palo (por ejemplo, el 5 de espadas). Se barajarán los naipes, y se empezarán a tirar sobre la mesa boca arriba uno a uno, contando un número por cada carta que salga hasta que aparezca la carta elegida por el perdedor (en esta caso, el 5 de espadas). Suponiendo que la carta salga después de haber aparecido 10 cartas, este será el número de "latigazos" (tal como se explicaron antes) que recibirá el perdedor, 10 por cada uno de los jugadores que ganaron.

Por supuesto, puede jugarse a este juego omitiendo la "violencia", los castigos. Pero no se puede negar que este detalle le agrega emoción y tensión a la partida. La elección queda en sus manos, pero en cualquier caso, que se diviertan, ;)

Notas:
[1] - Para el que no lo sepa, aclaramos que "macarra" significa (en España al menos) algo así como "rufián", es decir, una persona agresiva que se comporta mal...y por eso en este juego merece un castigo cada vez que se lo descubre... ;)



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com