Juegos de naipes: el mentiroso o desconfío


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Diversas">Diversas formas de clasificación de los juegos (I)

Consejos didácticos o metodológicos para una buena organización y desarrollo de una actividad lúdica (I)

El juego y el deporte

Teorías del juego (I)

El juego como actividad de enseñanza y aprendizaje (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Juegos de viaje y aire libre

Equipo de supervivencia

Para jugar al mentiroso o desconfío (llamado de la primera de las maneras en España y de la segunda en Argentina, Uruguay y las Islas Canarias) se deben repartir todas la cartas de una o más barajas españolas (dependiendo la cantidad de naipes de la cantidad de jugadores), pudiendo usarse los 8s, 9s y comodines si se desea (también puede jugarse con otro tipo de naipes, como los de poker).

Una vez repartidas las cartas, de derecha a izquierda respecto del que repartió, cada uno de los jugadores van poniendo cuando les toque el turno una o más cartas boca abajo en el centro de la mesa, al tiempo que dicen en voz alta la cantidad (una, dos o tres) y el número de las cartas que "se supone" son las que pone. Por ejemplo "dos cincos".

Cualquiera de los jugadores que no está poniendo las cartas puede entonces decirle al que las pone "mentiroso" o "desconfío", y entonces este tiene que mostrar los naipes. Si resulta que las barajas son las que dijo que eran y en la cantidad que afirmaba, el que se lleva las cartas es el que lo acusó de mentiroso; pero si, en cambio, resulta que realmente era un mentiroso (o sea, no puso las cartas que se supone que eran) el que se vuelve a llevar las cartas, junto con todas las que haya en el centro de la mesa tiradas con anterioridad, es él que mintió, del que se "desconfió".

Si nadie acusa al que pone cartas, pasa a poner cartas el siguiente, debiendo poner una o más cartas EXACTAMENTE DEL MISMO NUMERO (o decir que lo son, más bien) que el anterior, arriesgándose a que le llamen mentiroso o desconfien de él...

El objetivo de este juego de cartas es descartarse, es decir, quedarse sin cartas. El perdedor será el que todavía conserve naipes cuando el resto de los jugadores ya se haya descartado.

Existen variantes de este juego, en las cuales puede jugarse por palo, y no por número, o en las que es obligatorio dejar siempre una carta. En otras, si se tienen cuatro cartas de un mismo número, uno puede descartarse de esas cartas mostrándolas al resto de los jugadores, y dejándolas aparte. También puede usarse el uno o as como comodín. En otras versiones del juego el primer jugador puede mostrar la primera carta que pone, es decir, ponerla boca arriba, pero el resto de los jugadores no.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com