Lo que se juega al intentar ganar


Clic aquí para contactar al autor
Federico Ferrero

Lecturas sugeridas

Diversas formas de clasificación de los juegos (I)

Consejos didácticos o metodológicos para una buena organización y desarrollo de una actividad lúdica (I)

El juego y el deporte

Teorías del juego (I)

El juego como actividad de enseñanza y aprendizaje (I)

Productos y servicios relacionados

Energía verde

Equipos y provisiones para senderismo y excursionismo

Equipo de supervivencia

Hay más de una "trampa" marketinera con las que hay que tener cuidado cuando uno pretende participar en uno de los "fabulosos" concursos que hay en todas partes.

En todos se ofrece una cantidad impresionante de premios que podemos ganar, y en esto no está la trampa: realmente se pueden ganar esos premios. Pero para que esto pase siempre hay que dar algo a cambio, y lo que suele ser ineludible como moneda de cambio a dar son nuestros datos personales.

Nuestros datos personales (dirección, DNI, fecha de nacimiento, etc. etc.) son tan importante para los marketineros como la sangre misma que corre por sus venas. Sin ellos no podrían existir las bases de datos que posibilitan el que nos lleguen toneladas de publicidad por correo, por mail o por teléfono. Sin esas bases de datos, no podríamos ser para ellos o para cualquiera al que le vendan esa información "potenciales clientes". Ofreciendo nuestros datos personales ya justificamos con creces el costo insignificante de los premios de un concurso, porque nuestros datos, como vemos, son mucho más valiosos.

Estos datos son todavía más preciados (y también peligrosos) cuando incluyen información adicional como nuestra tarjeta de crédito, o cuando cedemos el copyright de nuestra propia imagen, tanto en caso de ganar como de perder...

Un caso típico lo constituyen los concursos de fotografía. En ellos además de entregar los datos personales que pasarán a formar una base de datos, se entregan (por supuesto) las fotografías que queremos que concursen. Normalmente éstas, se gane o se pierda, son "cedidas" en cuanto a derechos de reproducción a la empresa que organiza el concurso, que (citando al autor en el mejor de los casos) podrá disponer de ellas como si fueran suyas. Por supuesto, desde ese momento el/la autor/a de la foto no podrá reclamar ningún pago ni beneficio monetario por el uso de la misma en libros, internet, etc.

Esto significa que el leer las bases y condiciones de un concurso antes de participar en él no es un dato menor ni mucho menos. Al leerlas se tiene que prestar la misma atención que la que se debería prestar cuando se lee un contrato cualquier, una serie de cláusulas que nos comprometen con algo que, en definitiva, podría tanto beneficiarnos como perjudicarnos.

Teniendo en cuenta estas particularidades de los concursos, podemos tomar sin dudas la decisión de participar, e incluso ganar dinero o premios sabiendo que no perdemos nada que no hayamos considerado.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com