¿Realmente puedo ganar?

Clic aquí para contactar al autor
Pablo Edronkin

Lecturas sugeridas

El juego y la aventura

¿Realmente puedo ganar?

Productos y servicios

Cosmic Cat - Un juego cósmico y gratuito

Ruleta Americana Gratis

Ruleta Europea Gratis

Jacks or Better Power Poker

Blackjack Gratis

Energía verde

Juegos gratis

Información deportiva y apuestas

Aumente sus ingresos para vivir libremente

Equipos y provisiones para la aventura

Juegos de viaje y aire libre

Muchísima gente, cuando se le ofrece la posibilidad de apostar en un juego al azar como por ejemplo, el bacará, se hace esta pregunta, y aquí le presentamos una anécdota para demostrarle que sí, que se puede ganar y por lo tanto vale la pena jugar si es que se entiennden los riesgos y las probabilidades a favor.

¿Qué diría usted si le dijéramos que puede ganar en una mesa de bacará? Probablemente que tal cosa sería muy improbable. ¿Y qué diría si le dijéramos que los dragones existen? Seguramente, que eso es imposible. Pero volvemos a insistir: Los dragones existen y esto no es el producto de la imaginación de nadie sino un hecho de la zoología.

Y quizás usted se estará preguntando de dónde hemos concluido que los dragones existen, pero es un hecho, y también vuelan aunque no son lo que la gente se imagina en base a la mitología.

En efecto, así como puede parecer imposible ganar en un juego de azar, pero de hecho ocurre, los dragones son una realidad de la región indomalaya (India, Malasia, etc.): el género Draco contiene unas veinte especies diferentes, todas de esta región del mundo, y todas midiendo normalmente unos treinta centímetros de longitud, con cola alargada. De estas se destaca la especie Draco volans que literalmente significa dragón volador, y es así, pues se trata de un reptil capaz de volar.

Sus alas cumple únicamente una función de planeo; están constituidas por cinco o seis costillas alargadas (hipertrofiadas) unidas por piel y que pueden plegarse o desplegarse a voluntad del animal, el cual, por supuesto, además posee cuatro patas y una larga cola que le sirve como estabilizador.

El dragón volador vive en los árboles de las selvas de la región indomalaya, y para cazar insectos se lanza desde las ramas directamente sobre sus presas, pudiendo volar como un planeador aproximadamente unos treinta metros, y si esto parece poco, se considera que de forma similar, en su momento, evolucionaron las aves a partir de los dinosaurios. En teoría no existe un límite para el tamaño que pueden alcanzar estos animales, aunque todavía no hay confirmación acerca de dragones voladores de grandes dimensiones; por supuesto, no lanzan bocanadas de fuego.

Así que siga nuestro consejo: si algo "imposible" como los dragones realmente existe, entonces algo "improbable" como ganar en el bacará también es un hecho, lo mismo que dar la vuelta al mundo u obtener una medalla olímpica. Nada es imposible.



Búsqueda rápida

Videos

Páginas web relacionadas

Libros

Foro de Andinia

Normas para la reproducción de este artículo

Otros

Artículos Directorio Tienda Foros

Exploración, naturaleza, deportes y aventura al aire libre en © Andinia.com